Columnistas

Biblioteca “Gilberto Martínez”
Autor: Rodrigo Zuluaga
9 de Mayo de 2012


Medellín es sin duda una de las ciudades latinoamericanas que cuenta con una mejor dotación en cuanto a bibliotecas se refiere.

Medellín es sin duda una de las ciudades latinoamericanas que cuenta con una mejor dotación en cuanto a bibliotecas se refiere. Tiene bibliotecas públicas que son modelo en Suramérica, bibliotecas universitarias que son las mejor dotadas de la región, con respecto a bibliotecas escolares ni se diga, no se queda atrás y en lo que respecta a los centros de documentación especializados, los tiene en funcionamiento y sobre diversas materias.


Dentro de este panorama hay una biblioteca-centro de documentación que es una verdadera joya, la Biblioteca Gilberto Martínez, con más de 9.000 volúmenes entre libros, revistas, recortes de prensa, archivos, estudios e investigaciones. Esta extraordinaria colección, la más completa del país, ha sido legada como herencia por el Maestro Gilberto Martínez a la ciudad y ella constituye  testimonio fehaciente de una vida dedicada por entero a la práctica del teatro, a su enseñanza, a la investigación y a la escritura permanente. Una vida en constante evolución que  aún hoy después de 50 años de dedicación sigue produciendo, dirigiendo, investigando y publicando sus conclusiones por medio de diversas publicaciones.


Esta biblioteca-centro de documentación sobre teatro está a disposición de los teatristas, estudiantes, aficionados y amantes del teatro y del público en general que quiere estar bien informado. Allí se puede leer, asombrarse con su historia, disfrutar del teatro de Gilberto Martínez, del teatro de Medellín de los últimos 50 años, del teatro colombiano y del teatro mundial. Porque allí se conservan videos, documentales, películas de y sobre el teatro como en ningún otro lugar. Es pues una biblioteca muy especial de la ciudad para el crecimiento ciudadano.


Quienes han apoyado esta magna obra son, sin duda, personas como Gloria Tobón, la compañera de andanzas intelectuales del gestor, los amigos que han donado libros, revistas y muchos materiales relacionados con la actividad teatral y por supuesto el Ministerio de la Cultura que ha creído en las bondades de este proyecto que está dirigido a la comunidad y que tiene gran proyección nacional e internacional.


Vaya una voz de aliento para los gestores de una obra de esta naturaleza que ayuda a que Antioquia logre el cometido de ser la mejor esquina de América Latina y  Medellín la ciudad educadora por excelencia. Un proyecto que documenta seriamente una actividad noble como es el teatro, que fue llamado alguna vez por un crítico norteamericano el divino pasatiempo.