Territorio

“Housing, more than four walls”
“Vivienda, más que cuatro muros”
Autor: Juan José Obando
22 de Febrero de 2013


En momentos en que se desarrolla en el país uno de los proyectos más grandes en cuanto a la construcción de vivienda gratuita, el periódico EL MUNDO quiso averiguar con varios académicos y funcionarios acerca del verdadero sentido y estructura


Foto: EL MUNDO 

Cerca de 1.400 soluciones de vivienda, en quince proyectos, serán construidas gracias a la Alianza Medellín- Antioquia, AMA, en quince municipios. Para estas han sido gestionados $49.400 millones. 


Ahora, cuando en el país se lleva a cabo un ambicioso proyecto de construcción de 100.000 viviendas gratuitas, 13.000 de las cuales estarán ubicadas en varios municipios de Antioquia, es importante explicar, desde distintos actores de la sociedad, cuáles son las características físicas y sociales que harían de estas soluciones habitacionales un lugar digno para vivir. 


Según lo indica la arquitecta e investigadora de la Escuela del Hábitat de la Universidad Nacional, Cehap, María Clara Echeverría, la vivienda no puede ser considerada como un simple espacio encerrado por paredes. “Ni la casa materialmente hablando es tan elemental como se la piensa, ni la vivienda se reduce a las casa concebida en términos materiales”, explica.


La experta afirma también que la vivienda debe comprender así mismo, una exterioridad o entorno próximo de uso público que provea las bases para una adecuada satisfacción de las necesidades. 


Con relación a estas palabras, algunas fuentes consultadas por EL MUNDO, entre ellas el representante a la Cámara, Juan Valdés, indican que el mayor reto que afronta el programa de vivienda gratuita en el país, tiene que ver principalmente con el hábitat, que hace referencia a la construcción de proyectos verdaderamente integrales, capaces de brindarle a las familias acceso tanto a los servicios básicos de agua y luz como a parques, escuelas y centros de salud.


Para Juan Valdés, la idea no es que se entreguen unos techos y ya, sino tratar de construir viviendas dignas, con las especificaciones técnicas y estándares de construcción de calidad, es decir, vías de acceso y un entorno de urbanismo social que permita construir tejido social en las comunidades.


Es al perfeccionamiento de un tejido social al que se le debe apuntar como lo afirma también Diego Restrepo Isaza, director del Instituto Social de Vivienda y Hábitat de Medellín, Isvimed. Según Restrepo Isaza, “lo que se busca actualmente en una ciudad como esta es pasar de la construcción de casas a la construcción del hábitat, hasta el punto que las personas dentro de las unidades residenciales tengan acceso a los servicios básicos, locales comerciales, zonas de recreo, entre otros espacios aledaños que suplan necesidades de primer orden”. 


En cuanto al orden regional, Beatriz Rave Herrera, gerente General de la Empresa de Vivienda de Antioquia, Viva, anota que con el fin de que en los municipios seleccionados como beneficiarios de viviendas gratuitas se construyan proyectos dignos se ha propuesto la firma de un pacto por la calidad de la vivienda, donde los actores involucrados se comprometan a velar porque las obras inicien y se desarrollen con pertinencia y calidad, teniendo en cuenta que la fecha límite de entrega es a más tardar a finales de este año. 


Rave Herrera explica que lo importante también en este punto, es que desde el mismo lanzamiento de la convocatoria en todo el país, se plantearon unos requisitos orientados a la construcción de vivienda gratuita en zonas cercanas a los núcleos urbanos donde las personas puedan acceder sin ninguna dificultad a los servicios públicos. Así mismo deben tener conectividad vial. “Estamos haciendo un trabajo con la Secretaría de Infraestructura de Antioquia para que se tomen las previsiones necesarias en este ámbito. Reconocemos que existen dificultades en materia de acceso a servicios y vías, pero con estos nuevos proyectos tomaremos las precauciones necesarias para brindarle un hábitat digno a las personas”.  


Suficiencia de espacios 


Aunque algunas personas parecen escépticas cuando se les pregunta si creen que en la ciudad hay terrenos suficientes para la construcción de las 10.000 viviendas gratuitas que gracias al programa del Gobierno Nacional estarán ubicadas en la ciudad, Diego Restrepo Isaza afirmó que para todos los proyectos ya están listos los terrenos. Uno ya fue concluido y dos están en etapa de licenciamiento, mientras el resto están listos para iniciar.  


Para Restrepo Isaza es importante que la ciudad se renueve hacia el centro. “Tenemos una muy buena cantidad de lotes para viviendas y cada día nos ofrecen más. Nuestra meta es dejar un banco de proyectos VIS y VIP para que la administración los ejecute”.  


Si bien el director del Isvimed reconoce que la labor fundamental del instituto es la de sacar adelante los proyectos habitacionales, en algunas zonas contribuirán también con la construcción de obras adicionales como aulas. 


En el país


Según el viceministro de Vivienda, Luis Felipe Henao, el proceso de adjudicación de las 100.000 viviendas finalizará la primera semana de marzo, de las cuales hasta el momento se ha iniciado la construcción de 90.000. 


Así mismo Henao afirma que lo que se ha buscado es que todas las viviendas estén dentro de los programas de Red Unidos y de programas sociales como es Medellín Solidaria, lo que según él, asegura un seguimiento social a cada una de las familias en todo el país. 




Inicio de obras


Como el segundo hito más importante para el departamento en el tema del programa de vivienda gratuita, después de la adjudicación de proyectos, ha considerado la gerente de Viva, Beatriz Rave, el inicio de las obras en varios de los municipios. 


Iniciando mañana sábado en Carepa y concluyendo el domingo en Amagá, el Ministerio de Vivienda, la Gobernación de Antioquia y la Empresa de Vivienda de Antioquia, Viva, realizarán un recorrido por diez de los veinte primeros proyectos que hasta el momento tienen constructor adjudicado. Los demás municipios son: San Jerónimo, Yarumal, Angostura, Pueblorrico, Andes, Hispania, Tarso, Támesis y Fredonia. 






Nuevo Occidente, proyecto a mejorar

Otras fuentes académicas consultadas por EL MUNDO indican que un proyecto como el de la Ciudadela Nuevo Occidente tuvo algunas falencias tanto en su parte estructural como en la social. En cuanto a la social afirman que de por sí el traslado de personas de un lugar a otro tan distante como sucedió por ejemplo con los habitantes de Moravia, reubicados en Ciudadela Nuevo Occidente, es una forma de desplazamiento. Para estos, dicho proceso de traslado, así fuera de una población de bajos ingresos, ha sido un grave problema, ya que se generaron fuertes rupturas en los procesos habitacionales, en las redes sociales y en el ámbito familiar, sin dejar de lado que a su llegada no había todavía un urbanismo consolidado. Algunos de ellos, como el arquitecto e investigador Luis Fernando González, afirman que mientras se llegaba con el urbanismo social a la zona, ya se venían presentando problemas entre vecinos, los cuales pudieron haber sido solucionados si se hubiera realizado algún acercamiento previo entre las familias reubicadas. Como solución, estos proponen territorializar los postulados por barrios, comunas o sectores, esto quiere decir que las familias sean reubicadas dentro de sus mismos espacios de convivencia sin ser trasladados a otras zonas de la ciudad.