Territorio

Mourning made the “alborada” (dawn) reduce its intensity
Luto hizo que la alborada redujera su intensidad
Autor: Estefanía Posso Soto
2 de Diciembre de 2016


La tradicional y estruendosa alborada que recibe la temporada decembrina, sucedió de forma silenciosa logrando cero lesionados por pólvora, una cifra nunca antes vista en la ciudad.



Estefanía Posso Soto

Noche tranquila en la alborada.  

Adiferencia del año pasando, cuando Medellín tuvo un registro durante la alborada de 24 quedamos, este 2016 la cifra fue de cero. Los cielos de la ciudad también se salvaron del humo negro que despiden estos artefactos. 


Según el mayor Jaime Perdomo, gerente de Pólvora de la Policía del Área Metropolitana, el homenaje a las víctimas del accidente de Chapecó sí generó consciencia y respeto, pero desde su punto de vista, las campañas también permitieron mostrar la disminución en el uso de pólvora, al igual que los controles que se desarrollaron, las recompensas ofrecidas desde la Alcaldía y todas las actividades de prevención referentes a este tema . 


Rita Almanza, líder de Epidemiología de la Secretaría de Salud de Medellín, por su parte expresó que todos los aspectos sumaron, pero se trató más de una respuesta de solidaridad la que el pueblo antioqueño mostró en la alborada por la situación de luto, lo que favoreció en gran medida el impacto positivo en esta fecha tan especial que el año pasado sí tuvo una cifra alarmante. 


Para las celebraciones de las fechas siguientes, explicó el mayor Perdomo, se hará una serie de controles más contundentes y más focalizados, especialmente en los sitios de venta y expendio, ya que se tienen contemplados algunos lugares críticos de los que la misma comunidad ha dado información sobre personas que regularmente trabajan con pólvora. Este año están enfocados en la prevención  de que este material no ingrese tanto a la ciudad como a estas casas de expendio. 


“Lo que ha mostrado el pueblo es que la movilización y la decisión de las personas es lo que marca la diferencia respecto a exponerse o no a ese tipo de riesgos. Es muchísima la gente en la ciudad que por respeto a la vida, es capaz de modificar estas prácticas de riesgo y por eso hay una gran expectativa de la Administración Municipal de que se siga manteniendo el orden y el respeto por la vida”, indicó Almanza, quien además manifestó que creen que los lesionados puedan disminuir pero se mantienen en alerta porque, si bien hay un decreto que prohíbe el uso de la pólvora, siempre hay personas que van contra la norma. 


En algunos barrios de la ciudad, como Barrio Antioquia, la alborada se vivió con globos y velas, para hacer eco a la ceremonia que se realizó en el estadio Atanasio Girardot como homenaje a las víctimas de la tragedia área. 


Asimismo, el mayor indicó que en materia de campañas pedagógicas, es decir, todo lo que tiene que ver con los menores de edad, se le ha dado a entender a la comunidad las consecuencias que acarrea que un niño manipule pólvora ya que los padres son los directos responsables como garantes de ellos, entonces eso también ha permitido que se tome consciencia y que se respete la integridad de los menores de edad. 



Sólo un caso en Barbosa

La noche de la alborada, el pasado 30 de noviembre, fue atípica a los años anteriores, pues la pólvora no fue la protagonista y por fortuna en el Valle de Aburrá y en general en Antioquia, sólo existió el caso de una persona lesionada a causa de esta, según lo informó la Secretría de Salud del departamento. Un residente del municipio de Barbosa quien fue atendido en el hospital de Girardota. Se trata de un adulto de 53 años, quien presentó lesiones de segundo grado en cara, oído, tronco y miembro superior. Al parecer no se encontraba manipulando el material explosivo, sino simplemente estaba de espectador.