Población

“It is false that the family is in charge of caring for the elderly”
“Es falso que la familia esté encargada de atender a los ancianos”
Autor: Catalina Florez Lopez
13 de Septiembre de 2016


Así lo sostuvó Carlos Welti Chanes, investigador del Sistema Nacional de Investigadores del área de población y estudios demográficos de México, quien estuvo en Medellín participando del foro de Envejecimiento digno con enfoque de derechos humanos.


Foto: Cortesía 

Carlos Welti Chanes, del Instituto de Investigaciones Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (Unam).

El experto en dinámica de la población y comportamiento reproductivo de la población, Carlos Welti Chanes, del Instituto de Investigaciones Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (Unam), habló con el periódico EL MUNDO sobre  las condiciones de vida de los adultos mayores en Latinoamérica y Colombia, las problemáticas de esta población, entre las cuales se encuentra el abandono, y el papel del Estado para garantizar el cumplimiento de los derechos y las necesidades de ellos.


¿Cuál es la condición de la población mayor en América Latina?


En los países europeos se percataron de la evolución demográfica de nuestra sociedad y por ello se centraron en atender las necesidades de los adultos mayores, pero no ha sucedido lo mismo en nuestros países.  La gran paradoja es que como resultado del éxito de los programas públicos, especialmente en el área de salud, la esperanza de vida se ha  incrementado, en el caso de Colombia hasta los 75 años, cosa que era impensable hace unas cuantas décadas, esto significó un éxito de políticas públicas que rebatieron la mortalidad infantil,  la mortalidad en otras edades y la caída en los resultados de fecundidad lo que resultó en el envejecimiento demográfico.  Situación por la cual se generaron nuevas demandas, aparte de las de atención a la población infantil o a los jóvenes y eso no es lo que precisamente ha pasado acá.


¿Cómo se deben cubrir esas demandas?


Durante mucho tiempo se pensó que la familia era el espacio para atender a los adultos mayores, pero esto es falso, porque simplemente en la familia no había muchos ancianos, sólo unos cuantos. Es falso que la familia sea la encargada de esta atención porque esta necesita de capacitación, de especialización y de recursos que la familia no tiene, especialmente porque tiene condiciones de salud importantes, y limitaciones físicas derivadas del deterioro físico y son las organizaciones estatales especializadas las que deben darle atención a los adultos mayores.  El  problema es que son pocas las públicas y muchas las privadas y a los ancianos, si es que acaso reciben algo de jubilación,  no les alcanza para esto. Por tanto son las organizaciones estatales las únicas que pueden enfrentar estas demandas.


¿Cuál es el panorama de las condiciones de vida de los adultos mayores?


Es posible suponer que en los próximos años esa sobrevivencia y la esperanza de vida  va a seguir incrementando. Vamos fácilmente a rebasar los 80 años de esperanza de vida sin mayor problema, lo que quiere decir que vamos a tener una proporción más amplia pero con unas condiciones difíciles sino incidimos fundamentalmente en los factores sociales que están afectando esas condiciones de vida y eso tiene que ver desde luego con el cuidado de la salud y con los recursos que tienen los adultos mayores para sobrevivir, ese es el problema fundamental de nuestra sociedad en las próximas décadas.


En Medellín hay una situación particular en la que los adultos mayores son llevados a la institucionalidad para que se encarguen de ellos o son abandonados ¿qué se debe hacer en estos casos?


Lamentablemente  el caso de abandono de los ancianos está siendo cada vez más frecuente, pero no solamente eso sino que esa es la última fase de una situación de violencia intrafamiliar en donde la familia lo que pretende es deshacerse del viejo en sentido estricto, por eso es de una gran ingenuidad suponer que la familia se va a hacer cargo  del cuidado de sus ancianos.


No solamente observamos el abandono de los ancianos en las calles, un fenómeno cada vez más frecuente, sino el abandono de los mismos en los hospitales, es algo verdaderamente increíble para una sociedad que se supone moderna, pero esto es un problema que afortunadamente se está atendiendo con los programas que hay en Medellín y que han respondido a esas situaciones extremas. 


¿Cuál es el programa de atención a los adultos mayores de Medellín que usted destacaría y cuál cree que se puede implementar?


La pensión universal para los adultos mayores, este es un programa importante en Ciudad de México que se enfoca en que independientemente de su condición, los adultos mayores reciban cada mes una cantidad de dinero que de alguna manera les sirve para resolver sus necesidades básicas. Otro programa es el de médico en casa, que hace seguimiento y es más eficiente y racional en término de recursos. Igualmente, hay en Medellín un programa muy importante que es el de Colombia Mayor y como parte de todo este esfuerzo se han creado una serie de hogares de atención para adultos mayores que resuelven aunque sea parcialmente el problema de los ancianos. Son programas que reconocen el derecho que tienen los adultos mayores en la atención en salud  y la atención en sus necesidades básicas generales.


¿Qué significa el envejecimiento digno con enfoque de derechos humanos?


Significa que tenemos que garantizar que los viejos tengan satisfechas al menos sus necesidades básicas, que no tienen que ver estrictamente con lo económico. Hay que garantizar que no son individuos aislados de la sociedad y que tienen necesidades afectivas. La sociedad tiene que garantizar cubrir estas necesidades.