Nacional

Demining goal in Colombia is not realistic
Meta de desminado en Colombia no es realista
23 de Noviembre de 2016


De acuerdo con la ONG Campaña Internacional para la Prohibición de las Minas Terrestres, las condiciones no permiten cumplir los objetivos del país para 2021.


Foto: EFE 

Colombia es el segundo país con más víctimas causadas por minas antipersonal en el mundo. 

EFE 


internacional@elmundo.com


La meta de Colombia de erradicar las minas antipersonal para 2021 no es realista ya que no hay una estimación certera de territorios afectados y el conflicto armado ha dificultado el desminado humanitario, informó ayer en Bogotá la Campaña Internacional para la Prohibición de las Minas Antipersonal (Icbl).


“La conclusión del Monitor de Minas Antipersonal 2016 es que en este momento Colombia no está en condiciones de cumplir la meta del desminado para 2021, lo bueno es que hay una estrategia más realista para ese fin, ya que hay siete organizaciones acreditadas para ese trabajo”, afirmó la directora de Ayuda Popular Noruega (APN) en Colombia, Vanessa Finson, durante la presentación del informe.


Finson aseguró que “hasta la fecha no parece realista la estrategia para erradicar todas las minas en 2021, pero es importante que con el proceso de paz se abre el país para el desminado”.


Colombia, que según algunos estudios es, después de Afganistán, el segundo país con más víctimas causadas por minas antipersonal en el mundo, firmó en el 2000 el Tratado de Ottawa sobre la prohibición del empleo, almacenamiento, producción y destrucción de minas antipersonal.


Según datos oficiales, las minas causaron 11.460 víctimas directas en el país, entre militares, policías y civiles, desde 1990 hasta el pasado 30 de septiembre.


En 2001 Colombia implementó el Tratado con la meta de declarar al país libre de minas en 2011, plazo que tuvo que prorrogar por diez años entre otras cosas por el conflicto armado.


“Antes del Acuerdo de paz el tema del desminado estaba bastante trancado porque el desminado humanitario requiere que haya unas condiciones de seguridad para los operadores y de sostenibilidad para garantizar que en el futuro no vuelva a ser minado el territorio”, dijo el subdirector de la Campaña Colombiana Contra Minas (Cccm), Camilo Serna.


La Cccm, la APN y Handicap International, miembros de la Campaña Internacional para la Prohibición de las Minas Antipersonal presentaron ayer un informe sobre la situación de estos artefactos en Colombia, mientras que en Ginebra (Suiza) se hizo la divulgación a nivel mundial.


Por otro lado, Finson señaló que aún no se sabe con certeza cómo será la participación de las Farc en las tareas de erradicación.


“El 40% del terreno que se ha despejado en Colombia no tiene minas lo que genera un desgaste enorme de recursos, en particular cuando se sabe que las Farc tienen información específica en muchas zonas”, sostuvo Finson.


El Gobierno colombiano y las Farc anunciaron en marzo de 2015 que habían llegado a un acuerdo para desminar el país con el apoyo de la comunidad internacional.


Serna agregó también que con el proceso de paz con las Farc se avanza en un 70% el territorio con posibilidad de despeje de estos artefactos y, si se logra la paz con el Ejército de Liberación Nacional (Eln), aumentaría a un 90%. 



Creció número de víctimas

El número de personas que murieron o resultaron heridas por la explosión de una mina antipersonal en el mundo en 2015 aumentó un 75% con respecto a 2014, según el informe anual de la ONG Campaña Internacional para la Prohibición de las Minas Terrestres publicado ayer.


En 2015 hubo 6.461 víctimas de minas antipersonal, armas de racimo o artefactos improvisados que se activan cuando son tocados por una persona, frente a las 3.665 registradas en 2014, un incremento debido al mayor uso en los conflictos activos de Libia, Siria, Ucrania y Yemen.


El dato de 2015 representa un récord de muertos y heridos que supera el alcanzado en 2006.


El 60% de las víctimas ocurrieron en el territorio de algún Estado firmante del Tratado de Ottawa que prohíbe el empleo, almacenamiento, producción y transferencia de minas antipersonal.