Nacional

A los 97 años muere Olimpo López, creador del chocorramo
Autor: Redacción EL MUNDO
16 de Octubre de 2015


El legendario pastelero de Ramo falleció hoy a sus 97 años de edad, dejando como legado la tradicional receta del chocorramo.


Olimpo López, uno de los más reconocidos pasteleros del país, es oriundo de Jericó, Boyacá, nació en 1918 y creció con su madre Evangelina Gómez, de quien aprendió el magnífico talento de la pastelería. 


Don Olimpo, como era conocido por los colombianos, falleció hoy por problemas de salud y fue arduamente conocido por su destacado trabajo en la planta Ramo, la cual se encuentra ubicada en Mosquera, Cundinamarca, en donde creo la tradicional receta del chocorramo y en la que se pudo haber pensionado hace ya carios años. 


El pastelero conoció al fundador de productos Ramo, Rafael Molano, en los años 40 y fue sólo hasta 1968 que comenzó a trabajar en la empresa, en la que se desempeñó como jefe de planta y como creador de nuevos productos. 


Su primer trabajo pastelero destacado en Ramo fue el llamado ponqué Gala, luego, en los años 70 inventó una cubierta de chocolate la que posteriormente puso sobre el ponqué, creando así el legendario Chocorramo de Ramo. 


Ramo cocina por día 700.000 mil unidades de Chocoramo, de las cuales en un año salen aproximadamente cerca de 242 millones de unidades del ponqué cubierto de chocolate. 


Este es el comunicado oficial difundido por Ramo:


"La Familia Ramo se une para honrar a Don Olimpo, su pastelero insignia


La Organización Ramo se encuentra de luto por el fallecimiento de su más antiguo colaborador, Don Olimpo López Cáceres, nacido el 24 de junio de 1918 en Jericó, Boyacá.


Don Olimpo murió este 16 de octubre a sus 97 años,  en el municipio de Mosquera, de una manera tranquila, después de entregar su vida y corazón a esta compañía y de llevar alegría y amor a las familias colombianas por más de 47 años.


Nos despedimos no solo de un miembro de nuestra familia, nos despedimos de un ícono nacional que encarna los valores de Ramo y las tradiciones de calidad, sabor y frescura de todos nuestros productos.


“Fue una fortuna contar con él durante todo este tiempo. Olimpo siempre fue un ejemplo de compañerismo, lealtad, disciplina y trabajo comprometido. Gracias a él podemos contar muchas historias de éxito que tienen su toque secreto”, dice Germán Martínez, Director General de la Organización Ramo.


Por su parte, la familia Molano agradece profundamente la gran contribución de Don Olimpo, quien dedicó su vida a Ramo, trabajando hasta sus últimos días con el mismo empeño de siempre. Don Olimpo acompañó los grandes logros de la empresa al lado de Rafael Molano de quien fue gran amigo y compañero en los retos empresariales que convirtieron a la Organización en lo que hoy es.


La gran familia Ramo afronta desde hoy el futuro sin la presencia física de Don Olimpo pero con la fortuna imperecedera de contar con sus aportes y enseñanzas que serán por siempre parte del patrimonio cultural y empresarial de Ramo.


Acompañamos a su hijo Olimpo López Gómez, quien continuará con su gran legado en la compañía."