Internacional

La evacuación en Alepo continúa pese a los retrasos
22 de Diciembre de 2016


La evacuación de los asediados en Alepo entró en sus últimas etapas, pese a los retrasos en la jornada de ayer a raíz de una disputa entre las partes.


Foto: EFE 

Los civiles evacuados de Alepo llegan a 

territorio bajo control rebelde en la provincia de Idlib.

EFE


internacional@elmundo.com


La evacuación de las personas que quedan en los barrios asediados de la ciudad siria de Alepo (norte) se retomó ayer tras horas de retraso por discrepancias entre las partes, lo que también obstaculizó la salida de personas de los pueblos de mayoría chií de Fua y Kefraya.


El médico Ahmad Dbis, quien lidera un grupo de voluntarios que coordina las evacuaciones de Alepo, explicó que la operación se interrumpió sobre las 4:00 a.m. hora local (02.00 hora GMT) hasta que se reanudó unas doce horas después.


“No conocemos el motivo exacto del retraso, fue por razones políticas y militares de la oposición siria y del lado ruso, iraní y del régimen”, indicó Dbis, director de seguridad de la ONG Unión de Organizaciones de Asistencia Médica y de Socorro (Uossm, en francés).


El Observatorio Sirio de Derechos Humanos explicó que la demora fue debido a una disputa entre el grupo chií libanés Hizbulá e Irán, aliados del Gobierno de Damasco, sobre los mecanismos y prioridades del acuerdo alcanzado el sábado entre Ankara -que respalda a los rebeldes-, Moscú y Teherán, sin ofrecer detalles.


Dicho pacto estipula la salida de unas 2.500 personas de Fua y Kefraya, a cambio de la reanudación de la evacuación en Alepo, que fue suspendida el viernes en medio de acusaciones cruzadas entre las partes.


Por su parte, la agencia de noticias oficial siria, Sana, aseguró que el retraso en la salida de la última tanda de “terroristas y sus familias” del este de Alepo se debió a discrepancias entre los grupos armados de esa zona, lo que también ocasionó una demora en la evacuación de enfermos, heridos, mujeres y menores de Fua y Kefraya.


Tanto el Observatorio como los medios de comunicación estatales informaron de la reanudación del proceso a primera hora de la tarde.


Dbis, quien se encuentra en la frontera sirio-turca, adonde se trasladó desde Al Rashidín, aseguró que desde el lunes los autobuses con evacuados de Alepo son retenidos por las autoridades durante horas, “hasta veinte”, sin comida ni bebida en el área de Al Ramusa, hasta que les dejan seguir hasta Al Rashidín.


“No pueden bajarse (del autobús), ni ir al baño”, lamentó Dbis.


Algunos enfermos viajan en los autobuses, y no en ambulancias, “algo de lo que responsabilizamos al Comité Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja Siria”, denunció el médico, quien destacó que las condiciones en que esas personas son transportadas se han deteriorado aún más por el temporal de frío y nieve.


Desde el inicio de la evacuación el pasado día 15, Dbis calcula que más de 20.000 personas han salido de Alepo, aparte de 650 enfermos y heridos, algunos de los cuales han sido trasladados directamente a Turquía.


El Observatorio estima que unas 17.000 personas han abandonado el este de Alepo desde el pasado día 15, aunque el Comité Internacional de la Cruz Roja (Cicr) hablaba el martes de 25.000 y la ONU, de 19.000.



“Escalada de la tensión”

El secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional de Irán, Ali Shamkhani, declaró ayer que la Resolución 2328 de la ONU puede provocar “una escalada de la tensión” en Siria, de cuyo régimen Teherán es un firme aliado.


Shamkhani subrayó que la resolución adoptada hace tres días por el Consejo de Seguridad permite a los terroristas “sobrevivir” y “no ayuda a resolver la crisis humanitaria”, según informó la agencia oficial Irna.


La resolución, aprobada por unanimidad pese a la amenaza rusa de veto, estipula que observadores de la ONU supervisen la evacuación de civiles y combatientes opositores de la ciudad siria de Alepo.


El responsable iraní expresó su preocupación por las consecuencias de esta decisión e insistió en que lo importante es “detener el envío de armas, fuerzas y apoyo financiero a los terroristas”.


Sobre el proceso de evacuación de Alepo y de dos localidades chiíes de Siria, Shamkhani pidió a la comunidad internacional que reaccione ante “la violación del acuerdo por parte de los terroristas”, según las declaraciones difundidas por la agencia Fars.