Gobierno

“Democratic security restored this country”: C. Ospina
“La seguridad democrática recuperó este país”: C. Ospina
5 de Marzo de 2014


A través de una comparación entre el enfoque de seguridad del Gobierno anterior y el actual, el general (r) Carlos Ospina Ovalle argumenta la eficiencia de la Política de Seguridad Democrática.


Foto: Cortesía 

La presentación del libro se realizó ayer a las 10 a.m. en el auditorio Guillermo Jaramillo Barrientos de la Universidad Pontificia Bolivariana.

Yeison Camilo García


"En el Gobierno anterior se enfatizó la seguridad en la protección de la población civil, o sea que ese fue el centro de gravedad, en términos de estrategia. El Gobierno actual, como yo lo veo, no se centró en esa seguridad sino en acabar a los grupos ilegales dentro de determinados plazos; de manera que esa línea de acción fue prioritaria” dijo el general (r) Carlos Ospina Ovalle durante la presentación de su libro “Los años en que Colombia recuperó la esperanza”.


Esta es una obra de pensamiento político en la que el autor sintetiza el funcionamiento de la política de seguridad democrática, cuando fue comandante de las Fuerzas Militares colombianas.


En efecto, Ospina Ovalle centra su atención entre 2002 y 2006, periodo en que el Gobierno priorizó la política de seguridad e implementó la seguridad democrática: estrategias políticas y militares para defender el territorio nacional, recuperar el control de las regiones y proteger a los ciudadanos.


Durante la presentación, el oficial retirado explicó que existen diferencias estratégicas en el modo en que cada Gobierno interpreta las líneas de acción en seguridad. Bajo esa premisa, comparó el enfoque del Gobierno anterior con el del actual.


Ospina Ovalle agregó que, aunque son dos formas disímiles de entender los fines del Estado, redundan en grados de legitimidad y aceptación por parte de los ciudadanos. “Yo diría que ha tenido más legitimidad el Gobierno anterior que este. Cuando a la gente le dicen: ‘los estoy protegiendo’ se siente más segura. En ese sentido, diría que tiene mayor grado de legitimidad el que protege”.


Al respecto, el general Leonardo Pinto Morales, comandante de la Séptima División del Ejército, manifestó su desacuerdo parcial. “Las líneas de acción no han cambiado, nosotros seguimos casi que los mismos lineamientos (del  Gobierno anterior) en el tema de seguridad y defensa. El único cambio es en el cómo llegar al objetivo final del país: la paz, el bienestar de la población civil”. 


Situación actual de las Farc


Pinto expuso que ese cambio produjo otros en la concepción del método en que la guerrilla de las Farc pretendían acceder al poder: “Las Farc cambian de estrategia porque las Fuerzas Militares lograron hacer que retrocedieran y que cambiaran su visión de acceder al poder solamente por las armas”.  


Así mismo, Ospina Ovalle afirmó que a pesar de haber invertido 50 años en la confrontación armada, las Farc están derrotadas; “no tienen la más mínima opción de llegar al poder político a través de la fuerza, lo cual quiere decir que su plan estratégico fracasó. Por eso, su tendencia está cada vez más orientada hacia el terrorismo”.


Ospina Ovalle advirtió sobre los posibles efectos negativos de un eventual acuerdo de paz entre las Farc y el Gobierno colombiano, porque “en los países donde han terminado procesos de paz, como Guatemala y El Salvador, ahora tienen unas condiciones de inseguridad y unas tasas de muertos desde 36 hasta 70 por cada cien mil habitantes. Eso quiere decir que la negociación no se hizo como se debería hacer, entonces los índices de criminalidad han subido de manera alarmante. Si en Colombia no se hace bien, es posible que termine así”.



Política de Seguridad Democrática

La Seguridad Democrática fue la política gubernamental implementada por el expresidente Álvaro Uribe Vélez, que tuvo como objetivo fortalecer las actividades de las Fuerzas Militares y su presencia en el territorio nacional, contando para ello con la participación activa de toda la sociedad. De ese modo, se luchó en contra de grupos armados ilegales que ponían en riesgo la seguridad de los ciudadanos y del Estado en general, especialmente contra la guerrilla de las Farc.


Entre las estrategias que se crearon a partir de esta política para la defensa nacional están: las redes de cooperantes, las recompensas a informantes, el impulso para la desmovilización de los miembros de grupos armados ilegales y la creación de unidades de soldados campesinos.