Palabra y obra

The footprints left on the paths
Las huellas dejadas sobre los caminos
19 de Agosto de 2016


La obra Como una melodía (2015) de Juan Mario Sánchez Cuervo, inspiró estas letras de Gabriel Jaime Lopera Maya.



Juan Mario Sánchez Cuervo

Gabriel Jaime 


Lopera Maya


El personaje que alimenta y da vida a esta cautivante novela, basada en hechos reales, es Ramón Restrepo: una persona del común con defectos y virtudes, fundador y creador, empresario respetado, envidiado y emulado… Aunque él sea el hilo conductor de esta historia, Como una melodía es también la narración de muchas historias entrañables, emotivas, y cuyos protagonistas quedarán siempre en la memoria del lector. 


Juan Mario Sánchez cuervo recibió una Mención en el Premio de Poesía José Manuel Arango (2003).


El título tomado de la canción “Sounds like a melody”, del grupo alemán los Alphaville, detona este relato, sencillo y eficaz. Su forma fluye como si fuera en verdad una melodía; constante, variante, discreta o vibrante, armoniosa. Los saltos entre los tiempos de la narración, que se entretejen hasta el final, generan la ilusión de que alegría, crueldad, risa, tristeza, hermandad, gloria, ignominia, derrota y emoción, van en la misma partitura textual, como el tiempo de lo vivido, como la música de lo que pasó, y como el poema de lo que está pasando. 


En este bello libro Juan Mario Sánchez Cuervo nos ofrece una perspectiva renovada de lo atroz y de lo sublime, para la novela colombiana. Este no es un libro más sobre la violencia en Colombia. Es un libro en el que esas violencias execrables son tema de segundo plano, ya que aquí lo importante es la vida de aquellos que han dejado huella sobre los caminos de nuestras existencias.




Juan Mario Sánchez Cuervo

El autor de la obra


- Nació en San Rafael (Antioquia) en 1966.


- Es licenciado en Español y Literatura de la Universidad de Antioquia. 


- Realizó Estudios en Filosofía en el Seminario Padres Vicentinos. 


- Ha publicado los poemarios: Naufragio en la noche (2000) y En el panteón de Eros (2004), y la novela La otra cara de la muerte (2012).