Cultural

“Today Medellín’s culture is vital, growing and important”
“La cultura de Medellín hoy está vital, creciente e importante”
Autor: Daniel Grajales
23 de Diciembre de 2015


María del Rosario Escobar, secretaria de Cultura Ciudadana de la Alcaldía de Medellín, habló con EL MUNDO sobre el balance de sus labores, iniciadas en el 2012, a una semana de entregar el cargo a la comunicadora social Amalia Londoño.

1

Foto: Jhon Alexander Chica Yara 

María del Rosario Escobar aseguró que espera volver a ejercer como periodista cultural, rol en el cual comenzó su carrera, y que no se imagina trabajando en otro sector. 

Secretaria, cuénteles a nuestros lectores acerca de las tres políticas públicas que sacó adelante en este tiempo, que quedarán para las próximas administraciones.


En su orden de aprobación, tuvimos primero la Política Pública de Museos, que establece un mecanismo de participación que no existía en la ciudad, porque solamente nos reuníamos en ciertos momentos del año para hablar de la compra de boletería, pero no había conversaciones periódicas, y hoy sí las tenemos. Establece una ruta para la aplicación del recurso público en asuntos que son vitales para los museos, como la conservación de sus colecciones, lo cual no había sido tenido en cuenta como una posibilidad de trabajo y hoy esto le da una visibilidad a los asuntos patrimoniales de la ciudad que ellos tienen y los recursos que necesitan. 


La otra política es la de bibliotecas, porque se reportaba una necesidad de las bibliotecas de la ciudad para encontrarse y ponerse de acuerdo con temas como la unicidad de los catálogos, asuntos de formación; entonces tratamos las necesidades del Sistema de Bibliotecas Públicas de Medellín, las articulamos con el Plan Municipal de Lectura, que a su vez tiene firmado un Acuerdo de voluntades desde la pasada Fiesta del Libro y la Cultura, pero también le dimos un carácter público al proyecto bibliotecario de la ciudad. Tenemos otro proyecto, se llama Ciudades lectoras, que estamos trabajando con Bogotá y Cali, nuestra aspiración es que estos trabajos sirvan para lograr grandes mediciones de lectura. 


Finalmente, está la Política de Estímulos de la Alcaldía de Medellín, que cobija lo ya alcanzado por el programa de becas y el de Salas abiertas, unida a otros temas como la Ley de espectáculos públicos y apoyos concertados, como una forma de participación ciudadana para el acceso a los recursos.  Queda un sistema orientado para el trabajo de lo público con asocio a lo privado. 


Hablemos de los acuerdos municipales que hace unos días aprobó el Concejo de Medellín, que beneficiarán actividades de ciudad y reconocimientos a personajes.


Tenemos un acuerdo municipal para que estén los recursos para la realización del Festival de Periodismo Gabriel García Márquez, con una exaltación a Gabriel García Márquez a través del Premio y las actividades de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano. 


Se aprobó la conmemoración de los 400 años de la promulgación del primer resguardo de Medellín, que se dará el próximo año, que esta administración considera una fecha importante, con actividades como el Seminario Medellín Alternativas de Futuro, aprovechando para celebrar que nuestro valle tiene 400 años de historia, pero sobre todo para pensar en la proyección de la ciudad.


También fue aprobado el reconocimiento del legado de Fernando Botero, que se trata de cómo ese legado necesita ser protegido desde lo patrimonial, desde la preservación, y también desde la formación, para así acoger a las instituciones que quieren sumarse a la protección de ese legado patrimonial. Este quedará para una reglamentación que la próxima administración realice, en un ejercicio que forme con las instituciones, que puede darle un piso importante, por ejemplo, al mural de Botero que está en la antigua sede de Confenalco, en el edificio de la calle Colombia, para trasladarlo. 


Quedaron tareas pendientes, entre ellas la Cinemateca de Medellín...


Sí, queda pendiente la Cinemateca para Medellín, así como quedan pendientes el proyecto del Carlos Vieco en el Cerro Nutibara y la aplicación de recursos de la Ley de Espectáculos Públicos para el Teatro Lido. 


Dejamos el recurso para el Lido y el Carlos Vieco en el presupuesto, esperando a que la próxima Administración lo tome, está en el plan de compra. 


Tampoco están listas las Casas de la Música Popular, ¿por qué la demora con este proyecto?


Son proyectos muy complejos. La terminación de la Casa de la Música de Guayabal está en unos $12.000 millones, entonces tiene un rigor enorme, no queremos entregar equipamientos a medias, creo que ya hemos tenido experiencias negativas en relación a esto, de las que debemos aprender. Guayabal ya está en pliegos y la próxima Administración, al inicio, adjudicará este proyecto. 


Correrle al diseño no trae sino errores que se pagan al momento de la ejecución y hemos querido entregar un proyecto lo más pulido posible, para que no tenga contratiempos. Además, los procesos para la música lo requieren.  


¿Cuáles son los retos de la cultura en Medellín?


El más grande es el de los públicos, que será siempre un reto, porque públicos nuevos siempre hay. 


El segundo reto importante es el del diálogo entre los públicos y los creadores, con la red de equipamientos públicos y privados que existen. Necesitamos tener agendas de circulación importantes en Medellín, que sean esperadas por los públicos.  


El otro es el del crecimiento y la sostenibilidad. Yo sé que hay un ejercicio de lucha, con sufrimiento cuando se inicia un nuevo año de gestión, pero también será un reto de la Secretaría el apoyo a la sostenibilidad de las entidades, para pasar de conjugar esos verbos tan duros como persistir y sobrevivir a los de crear  y proponer, porque, en la medida en que se esté sufriendo por el mañana, va a ser más difícil la creación de agendas de calidad. Tenemos que encontrar los mejores mecanismos para encontrarnos y así la ciudad pueda avanzar en la sostenibilidad. 


Ha habido un esfuerzo muy grande para fortalecer la Secretaría, que hoy está sólida, con un presupuesto que este año va en $126.000 millones, la próxima Administración comenzará con $75.000 millones. Ahora el trabajo es el de retornar el esfuerzo en las instituciones. Ejemplos de clamor son las librerías cerradas en el Centro o los barrios patrimoniales, ya que hay unas lógicas del tránsito de los públicos, que están reclamando una mirada diferente. 


Una de las críticas a la Secretaría ha sido la gratuidad, algunos dicen que no contribuye a la formación de públicos, ¿qué opina?


Creo que hay que comprender que nosotros no hemos hecho mayores eventos que los que han hecho otras organizaciones, hemos hecho los de ley, más uno que es Medellín vive la música.


El Estado tiene que hacer públicos algunos eventos. Nos preocupa es la gratuidad en las boletas, no el encuentro en el espacio público, eso lo debemos hacer, para formarnos en civismo y convivencia. 


Si eso fuera un problema no existirían el Breakfest u otros eventos de ciudad, que también deben existir y son realizados con éxito.


Mientras no tengamos grandes empresarios trayendo artistas, nosotros lo tenemos que hacer. 


A mí me preocupa la gratuidad del consumo cotidiano, la del acceso de los estratos 5 y 6 que no deben acostumbrarse a la gratuidad, que tienen un modelo de formación de públicos para ellos y que hacen parte de la cultura. 


Hemos trabajado para que haya unas taquillas con cobro y otras sin cobro, para que haya ingresos para los estratos 1, 2 y 3 para impulsar la equidad. 


Muchos creen que, ante la fuerza cultural que se vive en ciudades como Bogotá, Medellín está quedándose en el camino ¿cómo lo percibe después de estos cuatro años?


Yo la cultura de Medellín hoy la veo vital, creciente, importante, preocupándose de temas supremamente serios y complejos. 


Soy tan optimista, siento que se ha hecho un trabajo tan importante: veo la Fiesta del Libro con 370.000 personas y eso me hace creer en que hay una nueva generación creyendo en la cultura, recuerdo el Comicon donde todos los niños de 12 y 13 años hacían la fila para pagar la boleta, el Matacandelas creciendo, el Teatro Popular de Medellín en lo suyo, el Pablo Tobón con el ejercicio contracorriente de Sergio Restrepo que siempre tiene públicos y agendas, el musical El amor después del amor con lleno total, el Premio Rómulo Gallegos de Pablo Montoya y que la Unesco incluya a Medellín en la Lista de ciudades creativas por lo que está haciendo por la música. 


Compararse está bien, da un sentido de proporción y de realidad, pero no podemos compararnos en el vacío, sino en nuestra historia, debemos pensar en que venimos de un vacío muy grande donde había entidades trabajando solas y ahora hay una integración, un proyecto sin reversa, con ochenta equipamientos públicos, con entidades de 40 años como el Pequeño Teatro y procesos como el de la lectura en la Biblioteca Pública Piloto, con 60 años. 


Nunca en cultura hay algo terminado. No somos un proyecto infantil, seremos siempre jóvenes, pero adultos también, ya no estamos haciendo trabajo de ensayo y error, no estamos soñando sin bases, la cultura en Medellín ya no es un sueño, es una realidad que a la vuelta de seis meses todos los barrios de la ciudad van a tener una escuela de música, una UVA, una casa de la música, una biblioteca, que la cultura está ahí. 


¿Cómo se siente al terminar el período?


Yo me siento bien. Veo muy bien que una tarea como estas tenga principio y tenga final, que la ciudad se refresque y viva otras ideas, otros discursos y es lo mejor en este ejercicio de lo público, que pide la vida entera, desde muy temprano en la mañana hasta muy tarde en la noche. 


Lo más difícil es inclusive uno mismo, porque es un ejercicio tan exigente que requiere de una revisión íntima permanente. Yo no veo esto como un trabajo, sino como una misión. 


Una vida humana no alcanza todo lo que hay que cubrir. Cuando uno está sentado con una persona que tiene un proyecto, no es un proyecto es un sueño, e implica todas las posibilidades del tiempo, son dos personas jugándose el todo. 


Supimos que quiere ser la próxima directora del Museo de Antioquia, ¿cómo va el proceso?


Sí quisiera, claro, pero está en manos de la junta. Están estudiando las hojas de vida, es una institución muy importante, se están tomando el tiempo. 


Sinceramente sí, a mí me encantaría. 



Estado y sector

EL MUNDO le consultó a la Secretaria acerca del gran número de los eventos de ciudad  que buscan ser subsidiados por la Alcaldía, y si cree que los gestores deberían de buscar otras opciones, para que no se viva una dependencia total del sector público.


Ella respondió que “el Programa de Estímulos es a lo que va, que las instituciones vayan a las convocatorias para acceder al recurso, a través de varios mecanismos, que no sea por la cita con el secretario o subsecretario, que puede ser limitado para gestores de la ciudad, eso no debe ser así”. 


“Dejamos un trabajo importante con Proantioquia, para la creación de una mesa de estudio de los asuntos culturales de la ciudad junto con la empresa privada, que permita crear otros mecanismos de interacción, de reconocimiento, de medición, porque si hay unos factores importantes que están buscando otros recursos, para que la cultura sea pensada desde las cabezas que gerencian  ciudad de manera privada, para mirar públicos, a ver si en esa conversación juntamos todas las patas de la mesa que necesita la ciudad”. 


“Por muchísimo tiempo vamos a tener esa dependencia del recurso público por parte del sector, pero debemos entender que va a tener una curva ascendente hasta un punto que se va a estabilizar, ya que cada vez tenemos más entidades, más programas, más grupos, pero los recursos cada vez son más insuficientes, paradójicamente, y debemos pensar en otras formas de gestionar las actividades”. 




Estado y sector

EL MUNDO le consultó a la Secretaria acerca del gran número de los eventos de ciudad  que buscan ser subsidiados por la Alcaldía, y si cree que los gestores deberían de buscar otras opciones, para que no se viva una dependencia total del sector público.


Ella respondió que “el Programa de Estímulos es a lo que va, que las instituciones vayan a las convocatorias para acceder al recurso, a través de varios mecanismos, que no sea por la cita con el secretario o subsecretario, que puede ser limitado para gestores de la ciudad, eso no debe ser así”. 


“Dejamos un trabajo importante con Proantioquia, para la creación de una mesa de estudio de los asuntos culturales de la ciudad junto con la empresa privada, que permita crear otros mecanismos de interacción, de reconocimiento, de medición, porque si hay unos factores importantes que están buscando otros recursos, para que la cultura sea pensada desde las cabezas que gerencian  ciudad de manera privada, para mirar públicos, a ver si en esa conversación juntamos todas las patas de la mesa que necesita la ciudad”. 


“Por muchísimo tiempo vamos a tener esa dependencia del recurso público por parte del sector, pero debemos entender que va a tener una curva ascendente hasta un punto que se va a estabilizar, ya que cada vez tenemos más entidades, más programas, más grupos, pero los recursos cada vez son más insuficientes, paradójicamente, y debemos pensar en otras formas de gestionar las actividades”. 





Comentarios
1
Tatiana
2015/12/23 07:49:09 am
Esa Administacion y esa secretaria fueron ineficientes, y después se echan flores, igual a la secretaria de la juventud,,no hicieron nada,,,por eso fue esa quemazon en su partido...