Cultural

Marine spell
Hechizo marino
16 de Noviembre de 2012


El desafío de las profundidades del mar ha llevado al hombre a explorar lugares desconocidos, indómitos y riesgosos. Pero aun llenos de peligros, resultan retadores y seductores para el espíritu aventurero del hombre.


Coral.

Parque Explora

Colegio Mayor de Antioquia Programa de Turismo Arturo Carvajal Arboleda


Colombia ocupa hoy lugar privilegiado en el turismo de buceo, cuyo acelerado crecimiento resulta innegable en cualquiera de nuestros dos océanos.


El turismo de buceo no es definible como una técnica o un método, como práctica que se puede desarrollar según la experiencia de la persona a pulmón libre o con tanques. Es posible practicar en los océanos, lagos o ríos. La gran mayoría de los turistas prefiere la práctica del buceo autónomo, es decir, respirando bajo el agua para poder apreciar fauna y flora. El motivo central de visita: el hechizo del mundo marino.


El mar produce sentimientos mágicos, sensaciones que se requieren repetir una y otra vez. 


Colombia presenta lugares especialmente excepcionales para quienes aman el inexplicable hechizo del mundo marino:


Santa Marta: su fondo marino es una montaña que cae al mar y enseña variedad de corales. Las esponjas tienen la fama de ser las más grandes de Colombia.  Taganga y el Parque Tayrona son lugares predilectos para observar tortugas, bacalaos, barracudas.


San Andrés y Providencia: su fauna y flora, especialmente sus aguas transparentes, producen impactos visuales, que lo reconocen como el lugar donde habita el mar de los mil colores. Los arrecifes de coral albergan especies marinas propias de la región.


Capurganá y Sapsurro: en sus arrecifes coralinos se pueden observar los peces reina, ángel,  loro, jureles, cardúmenes de pargo, cardúmenes de isabelitas, pez ardilla, erizos, manta rayas, tiburón nodriza, langostas y en los meses de marzo a mayo las tortugas cana.


Islas del Rosario y las Islas de San Bernardo: El Parque Nacional Natural Corales del Rosario y San Bernardo son lugares perfectos para observar a muy poca profundidad y en aguas cristalinas, el colorido espectáculo de los arrecifes y su fauna.


Isla Gorgona: en esta isla, donde la historia se confunde con la leyenda,  se puede hacer realidad el sueño de bucear junto a las ballenas o apreciarlas a prudente distancia.  Por ello muchos se inclinan por este destino.


Estos lugares son ideales para sumergirse en experiencias y disfrutar de corales duros y blandos. Entre los más comunes están los cuernos de alce, cerebro, gorgonias, anémonas blancas, coral fuego y coral ciervo.


Los arrecifes constituyen el corazón de la vida marina y representan un 25 % de ella.  Además, son una barrera natural que amortigua las tempestades del mar, protege las costas y ofrece las posibilidades de alimento para el hombre.


A pesar de su riqueza y belleza, sobre ellos se ciernen inminentes peligros:


El cambio climático que trae como consecuencia la subida de temperaturas. La revista “Science” ha advertido que el aumento de dos grados en la temperatura provocará la desaparición de los arrecifes de corales.
La pesca excesiva, que no permite el crecimiento y reproducción de diferentes especies.
La indiscriminada utilización de ellos por parte de artesanos y comerciantes.
La contaminación de las aguas marinas por los sedimentos.


El paraíso de los océanos está en grave riesgo y por ello es necesario su cuidado y protección.