Cultural

Golka, new director of the National Symphony
Golka, nuevo director de la Sinfónica Nacional
Autor: Daniel Grajales
23 de Febrero de 2014


Cuatro directores de diferentes países participaron en la convocatoria para ser el nuevo director titular de la Orquesta Sinfónica Nacional de Colombia, el polaco Tomasz Golka fue el elegido.


Foto: Cortesía 

Tomasz Golka realizó su debut europeo en su ciudad natal, Varsovia, dirigiendo la orquesta Sinfónica de Varsovia en el Salón Sinfónico Nacional, junto a su hermano Adam Golka como solista en piano.

cultura@elmundo.com  


Twitter: @danielgrajalest


La crítica lo ha reconocido como un amante por su labor en la educación musical y sus principales objetivos los ha definido como crear amor por la música y cambiar las realidades sociales. Ha trabajado con agrupaciones internacionales como la la Ópera Ball State, la Sinfónica Juvenil de Bakersfield. También fue Fundador y Director Artístico de la Música Cámara en All Saints y de la Orquesta de Cámara de Bloomington. Como violinista, fue concertino de la Orquesta del Festival de Spoleto y de la Sinfónica de Owensboro.


Su nombre es Tomasz Golka, y de ahora en adelante llevará la batuta de la Sinfónica Nacional. 


Agrupación con la que Golka debutó, en varios conciertos como invitado el pasado 2013, destacándose “por su gran interés en el resultado y por sus capacidades comunicativas con los músicos, así como por su trabajada gestualidad y corporalidad, aspectos muy importantes a la hora de comunicar emociones y pasión interpretativa”, cómo fue publicado oficialmente por esta entidad recientemente a través de su sitio Web.


Una percepción que comparte con ellos la crítica Richard Dyer del Boston Globe, quien luego de presenciar uno de sus conciertos, aseguró que “la interpretación tuvo aspectos hermosos y emocionantes: Golka desplegó su comprensión de los roles complementarios del moméntum y la elasticidad en la música de Richard Strauss”. 


Tomasz Golka habló con EL MUNDO sobre su proyección como director de la Orquesta y las novedades que tendrá la agrupación.


-¿Cómo se sintió al saber que había sido elegido nuevo director titular de la Orquesta Sinfónica Nacional de Colombia?


“No podría estar más feliz de que me hayan ofrecido el cargo. Disfruté mucho mi tiempo con la orquesta en septiembre, y estoy encantado de tener ahora la oportunidad de construir una relación más larga con este maravilloso grupo de músicos”.


-¿Cómo observa esta Orquesta y qué aspectos positivos puede destacar de ella?


“Es una muy buena Orquesta, las dos semanas que estuve con ellos, en septiembre del 2013, tocamos obras de Strauss, y cualquier agrupación que pueda tocar este autor es muy buena. Quiero construir relaciones muy buenas con esta orquesta en los años que siguen. Hay muchas cosas que destacar, todos los músicos son muy buenos y su nivel individual es muy alto. Creo que cada familia de instrumentos, cuerdas, maderas, metales, tienen una personalidad muy específica. Están todos los elementos necesarios para hacer una buena orquesta”.


-¿Qué aspectos se deben mejorar y en qué va a trabajar fuertemente para ese cambio?


“Solo puedo hablar desde las dos semanas que trabajamos tocando dos programas similares; repertorio romántico. Creo que tocan obras románticas muy bien, con muy buena técnica, pero creo que sí tocamos más repertorio clásico, barroco, esto va a ayudar más que las obras románticas, ya que en el clasismo y en lo barroco se necesita tener mucha imaginación para dar sentimiento, expresión a esta música”.


-¿Qué piezas musicales quisiera incluir en el repertorio? 


“La Orquesta Sinfónica Nacional de Colombia ya es una excelente agrupación,  con un amplio espectro de repertorio bajo el brazo. Espero ampliar ciertas áreas particulares del repertorio con la orquesta, lo que le permitirá traer aún más de su particular y única personalidad a los estándares del siglo XIX y XX. Me encantaría dedicar mucho más  tiempo a la música clásica y barroca, en particular las obras de Bach, Haydn y Schubert.  Son compositores que adoro y cuya música es una experiencia maravillosa, tanto para la orquesta como para el público. Me gustaría mucho pasar tiempo presentando  las obras de maestros vieneses posteriores como Johann Strauss II, añadir música más vocal al repertorio, incluyendo la ópera, y traer nuevas obras de compositores vivos a Bogotá. Además, me gustaría mucho que la orquesta sea  embajadora en el mundo en lo que respecta a la promoción de la música de compositores colombianos”.


-Hable de sus proyecciones, ¿Qué quiere lograr a corto, mediano y largo plazo con su nueva orquesta?


“Durante mi tiempo con la orquesta, espero poder ayudar a seguir haciéndola una parte aún más importante de la comunidad y ayudar a llevar la música colombiana y compositores colombianos actuales al reconocimiento internacional”.


¿Tiene pensada alguna fusión de ritmos típicos colombianos o actividades que vinculen al folclor nacional con la orquesta?


“Toda la música tradicional colombiana y la música bailable colombiana que he oído es espectacular, tengo grandes esperanzas de colaborar con esos grupos en proyectos. Creo que la buena música es buena música, y nada me traería más alegría que llevarle al público y a los fans de cada tipo de música, la experiencia de escuchar la otra clase”.


-¿Qué quiere dejarle de su estilo musical y de dirección a esta agrupación? 


“Quisiera dejar para esta orquesta y para el público es que cada cosa que hice en mi vida sea mejor que otras que hice antes. Espero que después para los asistentes a nuestros conciertos sientan que la música significa más y poder ser parte de la buena experiencia de vida que todos tenemos. Siempre recuerdo la frase ‘la música es suficiente para la vida, pero la vida no es suficiente para la música’”.



La Orquesta

Sin abandonar su origen clásico, la Orquesta Sinfónica Nacional de Colombia se caracteriza por ser una orquesta contemporánea, arriesgada y flexible.


En ello, directores invitados de la calidad de maestros como Andrés Orozco Estrada, Gustavo Dudamel y Rossen Milanov, entre otros, han tenido un nivel de contribución.


En el trabajo de la Orquesta Sinfónica Nacional de Colombia al lado de solistas de la talla de Johannes Mosser, Vicente Amigo, Benjamin Schmid, Gabriela Montero,  Andrea Bocelli,  Juan Diego Flórez, Roberto Alagna y Anna Nerebko la agrupación ha impregnado gran parte de su brillo. 


La Orquesta Sinfónica Nacional de Colombia se apropia de escenarios tradicionales y no convencionales para entregar al público de siempre y a nuevos espectadores, la emoción de sus interpretaciones.




Golka

Actualmente vive en la ciudad de Nueva York y habla polaco, inglés y español. Tomasz Golka estudió dirección de orquesta con David Effron en la Universidad de Indiana y Gustav Meier y Markand Thakar en el Conservatorio Peabody. También posee licenciatura y maestría en violín en la Universidad de Rice. 


Sus maestros de violín fueron Sergiu Luca, Kenneth Goldsmith, Marina Yashvili, y Tadeusz Wroński. 


Trabajó como compañero de conducción en el 2006, en el Festival de Tanglewood Music, con James Levine, en el que además compartieron el podio con Bernard Haitink, y llevaron a cabo una actuación histórica de Stravinsky con los compositores legendarios Milton Babbitt, Elliott Carter y John Harbison como narradores. 


Se ha desempeñado como director de la cubierta para la Orquesta de Cleveland y la Orquesta Sinfónica de Boston. Como director de ópera, sus recientes créditos incluyen “La traviata”, “Die fledermaus”, así como “Madama mariposa”, que llevó de gira por todo Chile.