Cultural

Medellín’s Philharmonic remembers Mozart
Filarmed recuerda a Mozart
7 de Marzo de 2015


Las Sinfonías 25 y 40 de Mozart se relacionan entre sí. Así lo piensa el director Felipe Aguirre, quien agrega que estas obras suelen tocarse en un mismo concierto.



Según Felipe Aguirre, las sinfonías 25 y 40 son las obras de Mozart más grabadas e interpretadas. 

Cortesía Filarmed

Bajo la batuta del maestro Felipe Aguirre, la Orquesta Filarmónica de Medellín interpretará las Sinfonías 25 y 40 de Wolfgang Amadeus Mozart. 


La cita es hoy a las 6:00 p.m. en el Teatro Metropolitano de Medellín y una hora antes del concierto se realizará una charla introductoria donde se explicarán las características de estas piezas y su importancia para la historia de la música. 


Obras 


Según el maestro Felipe Aguirre, en 1773 Mozart compuso la Sinfonía No 25 a la edad de 17 años. La obra está conformada por cuatro movimientos y tiene una duración aproximada de 28 minutos. 


Quince años más tarde el compositor austriaco compuso su Sinfonía No. 40. Al igual que la primera, esta tiene cuatro movimientos, pero su duración es un poco más larga: 36 minutos.


Un trabajo arduo 


“Las dos sinfonías que interpretaremos hoy representan dos épocas muy concretas en la obra de Mozart. La primera tiene bastante temperamento y pasión, mientras que la segunda tiene muchos elementos dramáticos, ya que fue escrita poco antes de su muerte”, explica el maestro Aguirre. 


Así mismo, señala que la particularidad de estas sinfonías es que fueron escritas en sol menor, “una tonalidad utilizada por los compositores para expresar nostalgia y melancolía”, y que en la obra de Mozart adquiere un tinte autobiográfico ya que él “tuvo la necesidad de confrontarse con un dolor personal y quiso plasmar con su música esa cercanía con la muerte”, explica el director. 


Esto representó un gran reto para el director y sus jornadas de ensayo junto a la orquesta fueron arduas. “Este repertorio es muy difícil para una orquesta y lo hemos abordado con mucha dedicación y paciencia. Los músicos le están poniendo bastante empeño”, comenta el maestro Aguirre, para quien Mozart “es sinónimo de armonía y equilibrio, dos cosas que nos hacen falta porque nos dejamos llevar por el afán y el estrés”. 


Cada instrumento es un personaje 


Además del maestro Aguirre, los músicos tienen muchas expectativas con este concierto. Tal es el caso de Marisol Zapata, quien interpretará uno de los violines principales. 


“Me parece grandioso interpretar a Mozart porque será una oportunidad de hacer catarsis, de tocar con energía, espíritu y afinación”, asegura esta violinista graduada de la Universidad Eafit. 


Aunque el violín es el instrumento principal de una orquesta sinfónica, Zapata se toma su rol con mucha calma. “Para Mozart todos los instrumentos eran muy importantes. Si bien el violín asume el papel principal, todos ellos son personajes que cuentan una historia”, asegura. 


Por eso, esta noche ella y sus compañeros dejarán que los instrumentos conversen entre ellos. 



Compositor y director

Mozart


Wolfgang Amadeus Mozart nació en Salzburgo (Austria) en 1756 y murió en Viena en 1791, a los 35 años. De niño tocaba el piano y el violín, y a los 17 fue contratado como músico en la Corte de su ciudad natal. 


Aunque Mozart tuvo una vida corta, esta le alcanzó para componer, aproximadamente, 600 creaciones que abarcan géneros como la música sinfónica, concertante, coral, de cámara, operística y para piano. Entre sus obras más destacadas se encuentran Las bodas de Fígaro (1786) y El Réquiem (1791). 


El director 


Felipe Aguirre es un director de orquesta, pianista y compositor colombiano. Fue graduado con honores en 2001 del Conservatorio de Viena (Austria) donde estudió Dirección Orquestal y Piano con los maestros Georg Mark y Reinhard Schwarz. 


Su carrera inició en 1998 como director de la Ópera de Ciudad del Cabo. También ha dirigido importantes orquestas colombianas como la Orquesta Filarmónica de Bogotá, la Filarmónica de Medellín, la Orquesta Sinfónica Eafit y la Sinfónica de Colombia. 


En el 2014 fue nombrado como director artístico del Festival Formentor Sunset Classics de Mallorca (España), un certamen en el que han participado importantes artistas como Zubin Mehta, Daniel Barenboim y Kiri Te Kanawa.