Cultural

In Colombia there are paper treasures
En Colombia existen tesoros de papel
Autor: Daniel Grajales
4 de Febrero de 2014


El próximo mes de julio la Biblioteca Nacional de Colombia terminará su proceso de inventario que comenzó a finales del 2012. EL MUNDO habló con expertos de la entidad sobre los libros patrimoniales que allí se salvaguardan.


Foto: Cortesía 

Sección de Libros Patrimonio de la Biblioteca Nacional de Colombia.

Un grupo de colaboradores, conformado por cerca de 140 técnicos, profesionales y asistentes, trabajan en el inventario general de la Biblioteca Nacional de Colombia. Proceso que fue planeado por la entidad para lograr la identificación y el registro de todas las colecciones que ha custodiado este centro patrimonial, desde su fundación en el año 1777. 


Según las proyecciones, la Biblioteca cuenta con aproximadamente 2.600.000 libros y cerca de 45.000 volúmenes de prensa, que equivalen casi a 1.500.000 ediciones, ya que un tomo contiene cerca de 30 números.


“Esperamos que el proceso termine el 30 de junio de este año, acorde al plan que tenemos todo está funcionando bien. Vamos a revisar nuestras colecciones: materiales antiguos, prensa, libros, audiovisuales y revistas”, aseguró el coordinador de procesos técnicos de la Biblioteca Nacional, Édgar Delgado.


Cuantías de un tesoro en papel


Según los planteamientos de Delgado, la Biblioteca cuenta con cerca de 60.000 piezas antiguas, entre ellas, 25.000 volúmenes que le  fueron entregados como primer acervo en 1767, por entidades oficiales de la Nueva Granada. 


El más antiguo de esos archivos es “La biblia del oso”, primera traducción completa de la Biblia al español, publicada el 28 de septiembre de 1569 cuyo traductor fue Casiodoro de Reina. También están colecciones de autores, la de José Celestino Mutis por ejemplo, y bibliotecas que han sido donadas por intelectuales como José María Vergara y Vergara, Miguel Antonio Caro y José Antonio de Cuervo; además de 17 textos construidos antes de la invención de la imprenta.


La sección de prensa antigua reúne las primeras ediciones de periódicos y revistas, que ascienden a los 80.000 volúmenes, de los contenidos que fueron inicialmente publicados en medios de comunicación masivos del país.


Tesoros hallados 


“En la parte de prensa han aparecido una serie de documentos, hojas sueltas, impresos y demás de finales del siglo XIX y principios del XX, que estaban desaparecidos para la historia ya que se habían quedado por fuera de los inventarios”, dijo Camilo Páez, coordinador de colecciones de la Biblioteca.


En los libros patrimonio también han sido encontrados documentos o piezas que sirven para dar sentido a la historia de sus poseedores, en su mayoría importantes literatos del país, que los dejaron olvidados entre sus páginas.


“Un ejemplo es que Rufino José Cuervo, en uno de sus veranos en Europa, dejó el tiquete del tren en el que viajaba, separando una de las hojas de su libro, y lo encontramos 100 años después. También ubicamos en la colección de Mutis algunas especies botánicas”, narró Páez.


Elementos que sirven para dar mayor sentido a la lectura y dimensionan cuál era el uso que les era dado, según afirmó el experto.


“Tenemos una buena cantidad de primeros ejemplares de las novelas de la literatura colombiana como ‘María’, de Jorge Isaacs y ‘La vorágine’, de José Eustasio Rivera. A las que las personas interesadas pueden acceder ahora, gracias a nuestros procesos de digitalización por medio de nuestro sitio web”, finalizó.



Los procesos

Durante este inventario serán realizados tres procesos: uno de catalogación, en el que se toma un libro, se compara con el registro, se verifica su información y se actualiza -en el caso que sea necesario- hasta obtener una “cédula” para cada libro. En segundo lugar, se dará un orden, que tiene que ver con los sistemas de catalogación actuales y con la escasez de espacio que sufre la biblioteca en este momento.


Finalmente, se realizará un proceso de preparación física de los materiales. Hay una parte de las colecciones que tiene instaladas bandas de seguridad como los libros del fondo antiguo en su totalidad, pero una gran parte del material en custodia no. Como paso adicional se instalará un sistema de radiofrecuencia que será la base para agilizar el préstamo, el seguimiento y el control de los materiales.