Cultural

The year of Eduardo Carranza
El año de Eduardo Carranza
12 de Mayo de 2013


El pasado 23 de abril el Ministerio de Cultura declaró el 2013 como el año del poeta Eduardo Carranza.


Foto: Cortesía 

Entre las obras más conocidas de Carranza se encuentran “Canciones para iniciar una fiesta”, “Seis elegías y un himno”, “La sombra de las muchachas” y “Azul de ti”. 

 


Daniel Grajales


Hace casi cien años, en 1913,  nació en la vereda de Apiay, en el Meta, el poeta, escritor y diplomático Eduardo Carranza Fernández, fundador del movimiento Piedra y Cielo, y recordado por poemas como “Canciones para iniciar una fiesta”, “Azul de ti” y “Epístola mortal”. Para celebrar el próximo centenario del natalicio del poeta, que se conmemorará en julio 23, el Ministerio de Cultura declaró el 2013 como el Año Eduardo Carranza. 


La familia del poeta le entregó a la Biblioteca Nacional casi cinco mil documentos, entre los que hay fotografías, poemas, cartas y escritos que hacían parte del archivo personal del fallecido autor, para que sean recopilados, digitalizados y conservados, al ser esta la entidad a cargo de salvaguardar el patrimonio bibliográfico y documental colombiano.


Según la ministra de Cultura, Mariana Garcés Córdoba, la primera persona que propuso que este fuera el año de Eduardo Carranza fue el expresidente Belisario Betancourt. “Hoy le agradecemos a la familia Carranza por esa donación que ha hecho, estamos seguros de que será un motivo más de visita de los colombianos a la Biblioteca Nacional”, expresó Garcés a través de información difundida por su Ministerio.  


A propósito de esta celebración, el escritor y poeta Federico Díaz Granados, quien se ha dedicado al estudio de la obra de Carranza, habla sobre él.


- ¿Cuál es el lugar de Eduardo Carranza en la literatura colombiana?


“Yo creo que Eduardo Carranza es el último de nuestros poetas nacionales, entendiendo como poeta nacional a los poetas que le han dado identidad y cohesión a una nación, con lo que ha cumplido Carranza. Es un poeta que no solo habló de los grandes y fecundos asuntos humanos, sino que habló del ser colombiano. Es un poeta que se recita en voz alta. Cuando el colombiano se exalta recita a Rafael Pombo, Porfirio Barba Jacob, León de Greiff, y por supuesto recita a Eduardo Carranza”.


- ¿Cuánto tiempo lleva usted estudiando la obra de Carranza?


“Toda mi vida he sido un lector incansable de poesía colombiana, desde muy niño me he asomado a las páginas de quizá los más importantes poetas colombianos. Posteriormente, estuve quince años acompañando a Mario Rivero desde la subdirección de la revista de poesía Golpe de Dados, y volví a repasar muchas de las más bellas obras de poesía colombiana, me encontré otra vez con Eduardo Carranza”.


- ¿Por qué lo conquistó la obra de este poeta?


“El trabajo de Eduardo Carranza me conquista por su voz, por la originalidad de su ademán, de su actitud poética y lírica. Sobre todo, por la fuerza y la claridad de sus palabras”.


- ¿Qué es el movimiento Piedra y Cielo?


“Piedra y Cielo es un movimiento que logra de una u otra forma un mestizaje de dos grandes potencias poéticas: España con los poetas de la Generación del 27, de la que además participaba un poeta anterior como Juan Ramón Jiménez, y por otro lado todo ese torrencial verbal que es Pablo Neruda. 


Su nombre, Piedra y Cielo, es un gran homenaje a Jiménez, y se ve influenciado por un momento histórico de la poesía española, la Guerra Civil española, y todo lo que estaba pasando con Neruda en el campo latinoamericano”.


- ¿Qué hizo este movimiento?


“Hizo se reúnieran de manera afectuosa muchos poetas colombianos que habían nacido en la primera década del siglo XX, que habían crecido bajo esa misma hegemonía conservadora y vivido el cambio de la república liberal en 1937, alrededor de unos cuadernos que publicaba Jorge Rojas, e hicieran en ellos sus publicaciones”.


- ¿Cuáles son las temáticas que abordó en su obra Eduardo Carranza?


“Yo creo que hay unos grandes temas que son comunes a los poetas de todos los tiempos, pero que Carranza los trata de una manera muy original y muy propia. Por un lado está el gran tema del amor, en el cual encontramos algunos de sus más bellos poemas y sus más grandes sonetos. Está el tema del paso del tiempo y la proximidad con la muerte, que lo vemos sobre todo en esa ultima etapa de ‘Epístola mortal’ y de un soneto como ‘El insomnio’. 


Por otro lado, está toda la vertiente colombiana, en la que encontramos obras como ‘Lección de geografía’, y aparece la geografía colombiana, el paisaje colombiano, el ser colombiano”.


- ¿Qué innovación aporta Carranza a la poesía colombiana?


“Lo que hace es venir a refrescar con su ritmo y su musicalidad. 


Carranza es un poeta esencialmente lírico y musical, creo que una de sus grandes etapas es mucho mas narrativa, mas épica, obras como ‘Epístola mortal’ muestran cómo el poema cobra una forma mas narrativa, porque él comienza a contar una nostalgia que le da a partir de la observación de una foto.


Creo que tocar ese tema cotidiano viniendo de esa vertiente lírica es uno de los aportes y novedades que hace a la lírica nacional”.


- ¿Cómo comienza la obra del poeta?


“Comienza con la publicación, en 1935, de ‘Canciones para iniciar una fiesta’ en el que uno puede ver cómo hay una lectura de la misma tradición lírica colombiana, de los poetas españoles, y de los poetas modernistas como Rubén Darío”. 


- Además de poesía y ensayo, ¿qué más hizo Eduardo Carranza?


“Fue un gran promotor cultural, uno de los grandes motores del movimiento Piedra y Cielo, el cual a partir de sus publicaciones permitió ganar presencia en el ámbito nacional e internacional. También se desempeño como diplomático, es famosa su embajada en Chile donde se acercó muchísimo a su gran amigo Pablo Neruda, y pese a su posición política fue muy solidario con muchos de los perseguidos y los acogió en la embajada de Colombia”.


- ¿Cómo fue esa amistad entre Carranza y Neruda?


“Neruda en ‘Confieso que he vivido’ menciona su relación con los ‘Piedracelistas’, y aunque bien menciona su cercanía con Arturo Camacho Ramírez, es sabido que en las visitas que hizo a Colombia en los años 40 y 60, siempre su llegada era donde Eduardo Carranza, allí se reunía con sus amigos del movimiento Piedra y Cielo. Fue una relación tan cercana que Neruda es el padrino de su hijo Juan Carranza”.



Biografía

 


Nació en la hacienda La Esperanza, vereda de Apiay, departamento del Meta, el 23 de julio de 1913. Se desempeñó como periodista, catedrático, diplomático, escritor y poeta. En 1935 fundó, junto a varios poetas colombianos de la época, el movimiento Piedra y Cielo.


Años después fue promotor de varias publicaciones culturales como Gaceta Literaria Altiplano (junto con Jorge Rojas y Carlos Martín 1938), la Revista del Rosario, la Revista de las Indias, la Revista de la Universidad de los Andes y el Suplemento Literario de El Tiempo en Bogotá, donde fue columnista, así como en los diarios ABC en Madrid y El Nacional en Caracas. En 1942 ingresó en la Academia Colombiana de la Lengua.


Fue agregado  cultural en la Embajada de Colombia en Chile desde 1945 hasta 1947. Trabajó como  docente de Literatura Hispánica en el instituto Pedagógico de Chile. De 1948 a 1951 dirigió la Biblioteca Nacional de Colombia. Entre sus reconocimientos están el Premio Internacional de Poesía de Venezuela que recibió en 1945, la Medalla de Honor de Cultura Hispánica y la Gran Cruz de Isabel la Católica.