Cultural

Boyacá: tour of history, culture and nature
Boyacá: circuito de historia, cultura y naturaleza
5 de Abril de 2013


Visitar Boyacá es adentrarse en pueblitos coloniales ricos en historia y de paisajes de gran belleza. El departamento es hoy uno de los destinos de clase internacional que tiene Colombia.



Pantano de Vargas.


Colegio Mayor de Antioquia Programa de Turismo Camilo Restrepo Ayala - docente


Boyacá es un destino que por la cercanía de sus municipios y su infraestructura vial permite la realización de circuitos turísticos, donde el viajero sale y llega al mismo punto luego de visitar una serie de atractivos. Uno de estos circuitos es el de la laguna de Tota con inicio y fin en el municipio de Paipa.


El recorrido inicia en el municipio de Paipa. Fundado en 1602, se encuentra ubicado en el Valle de Sogamoso, a 40 kilómetros de Tunja. Considerada la capital turística del departamento cuenta con una amplia infraestructura hotelera y se caracteriza por sus fuentes y piscinas termales, y su historia libertadora. El Parque Acuático tiene una de las mejores aguas termo-minerales del mundo y cuenta con centro de hidroterapia, lodoterapia, saunas, masajes que permiten el descanso y la relajación. El lago Sochagota es otro de sus atractivos y es un escenario ideal para la práctica de deportes náuticos.  


Atractivo de alto valor es el Pantano de Vargas. Ubicado a ocho kilómetros de Paipa, es un sitio histórico que nos remonta a la batalla que se libró para la Independencia de Colombia entre tropas patriotas y españolas. Es de destacar la guianza que allí hace el personal de la Policía Nacional, su relato lleno de emoción llevan al visitante a imaginarse a Bolívar ordenándole al coronel Juan José Rondón salvar la patria.  


Tibasosa es el siguiente destino del circuito. Pueblo precolombino, anterior a la conquista, conserva una hermosa arquitectura y cuenta con paisajes de gran belleza. Es famoso su licor “Sabajón” con los de feijoa, melón y café.


Siguiendo el recorrido se encuentra la laguna de Tota. Con 44 km2 es el mayor cuerpo de agua natural de Colombia. Sus aguas de color azul turquesa son ideales para la pesca deportiva y la práctica de deportes náuticos. Visitar las poblaciones que rodean la laguna es un excelente plan: Aquitania, Iza, Cuitiva y Tota que conservan su arquitectura entre campesina y colonial, con una variedad de cultivos que hacen honor a su nombre ya que Tota significa en lengua indígena “Tierra para la labranza”. Al sur de  la laguna está Playa Blanca, santuario de adoración de los muiscas, lugar de arena blanca ideal para acampar que recuerda un mar caribe de aguas gélidas. 


De regreso se pasa por Monguí y Nobsa. Monguí, establecido como pueblo en 1601, conserva construcciones auténticamente coloniales, construidas en piedra, que hacen de ellas unas verdaderas joyas arquitectónicas. El municipio fue declarado monumento nacional en 1975. No se puede visitar Monguí sin comprar los balones que allí son fabricados y exportados al mundo.  


Si se está antojado de las famosas ruanas boyacenses, el mejor lugar para adquirirlas es Nobsa, reconocido por sus tejidos de lana virgen. Aquí se celebra el festival de la ruana en el mes de mayo. Después de este recorrido se regresa a Paipa por la vía de Duitama, municipio en el que se puede visitar el Pueblito Boyacense.