Venezolanos en Medellín se rebuscan el sustento

Autor: Adrian Marcelo Buitrago Gallego
9 enero de 2017 - 12:00 AM

Miles de venezolanos que han abandonado su país de origen por la crisis de desabastecimiento y por la inflación de tres dígitos han llegado a Colombia buscando una nueva vida, muchos de ellos a Medellín, donde se la rebuscan para conseguir el sustento. 

Medellín

Ramón Pérez vive en Medellín desde hace ocho meses, viene del estado de Lara, en el noroccidente de Venezuela. Allí estudió derecho como profesión y cocina por vocación. Originalmente llegó a Medellín de vacaciones, porque su esposa tiene familia en la ciudad. Le gustó y decidió quedarse, pues “la situación en Venezuela está un poco crítica”.
Él cuenta que antes de venirse para Colombia “trabajaba en una gran empresa”. Al llegar aquí estuvo trabajando en diferentes sitios y decidió traerse a su familia a vivir a Medellín.
Como cocinero conoció al que sería su socio. Juntos decidieron dejar de ser empleados y reunieron el capital necesario para comprar un carrito y montar un puesto de comida rápida cerca del Museo de Arte Moderno de Medellín (Mamm).
El negocio se llama ‘Cocuy’. “Un aguardiente del estado de Lara, no como el de ustedes que es dulce, sino tirando más a un tequila, se llama cocuy de penca”, explica.
Él cuenta que lo más difícil al llegar fue el cambio gastronómico, sobre todo porque en Venezuela hay una gran variedad de quesos que en Colombia no existen.
Para el negocio “buscamos mucho, hasta conseguir quesos colombianos similares a los nuestros, para presentarle a la gente lo que nosotros proyectábamos de comida pero con los ingredientes de ustedes”.
En cuanto a la posibilidad de importación de esos productos de Venezuela, comenta que “hay que esperar a cómo se resuelve el tema comercial entre Venezuela y Colombia, costoso no sería, a cambio de pesos siempre se va a ganar con la devaluación que hay allá. Habría que ver cómo es el trámite aduanero, qué restricciones ponen para traer los productos y que se logre tener la producción suficiente para empezar a exportar”.
En ‘Cocuy’ se vende cocina venezolana, “tenemos dos arepas rellenas, una con solomito a la parrilla, queso holandés y mozzarella, otra con cerdo al horno, pernil que es tradicional de Venezuela, y con los quesos. Tenemos los pepitos, que es tradicional de donde nosotros somos, de Lara. Tenemos clientes venezolanos y paisas, pero la mayoría son de acá. Lo que más vendemos es la arepa de solomito e indiscutiblemente el pepito”.
A escasos 100 metros de ‘Cocuy’ se encuentra ‘A que te KB una arepa’, otro puesto de comida venezolana que cumple tres años hoy. La dueña es Karla Bolívar, una venezolana que está en Medellín desde antes que se agravara la situación de su país por el desabastecimiento.
Kevin Quintero es un paisa que trabaja en ese negocio, él considera que la comida venezolana no es tan distinta a la colombiana. “La principal diferencia es el relleno. Nosotros vendemos arepas de quince regiones distintas. En Medellín la carne, el relleno, se pone encima de la arepa, en Venezuela se lleva por dentro. En esencia lo diferente es la presentación. Por ese mismo parecido tenemos muchos clientes paisas, yo diría que la mitad de la clientela es de Venezuela y la otra mitad de Colombia”.
Roger Solano es de Maracaibo y lleva año y medio en Medellín. En ese tiempo se ha convertido en un cliente asiduo del negocio de Karla Bolívar. Él afirma que “la principal diferencia entre la comida venezolana y la colombiana es los quesos. Pero aquí tienen los quesos que son”.  
A la larga, comenta Roger, venezolanos y colombianos “nos parecemos demasiado”. 
 
Colaboración entre paisanos
Así como Ramón Pérez y Karla Bolívar son muchos los venezolanos que han llegado a Medellín buscando oportunidades para progresar, desarrollar proyectos y mejorar sus condiciones. Algunos ya han formado una vida estable en Medellín, otros esperan que pase la crisis para regresar.
Pero no a todos les ha ido bien, muchos están desempleados o tienen que aceptar trabajos muy inferiores a sus calificaciones. Hay ingenieros, abogados y médicos que se dedican a vender cualquier cosa para sobrevivir.
Pero los venezolanos, la colonia, como le dicen algunos, han fortalecido esos lazos fraternos estando fuera del país. Hay grupos en redes sociales para colaborarse mutuamente. “La integración con los venezolanos aquí es muy buena, aunque yo no interactúo con ellos personalmente, pero si alguien de Venezuela necesita algo las personas colaboran”, dice Ramón Pérez.
Respecto a su estancia aquí, Ramón concluye que “Medellín es una ciudad de la que no tienes nada que quejarte, tiene sus detalles como toda gran ciudad. Pero la gente es amable, el clima es amable, la ciudad es muy bonita, tiene buen trasporte, la calidad de vida es buena”.

Pepitos venezolanos
Es un sándwich que se hace con un pan francés blando, en Venezuela le dicen canilla y en Colombia artellano. Se rellena con solomito a la parrilla o pernil de cerdo, tocineta, tres quesos y va gratinado al horno. Los ingredientes pueden variar según la región y la persona que lo prepare. Puede ser con jamón, queso, huevo, tocineta, lechuga, tomate, cebolla cruda o salteada, aguacate, chuleta de cerdo, chorizo, salchicha, queso blanco o amarillo rallado e incluso champiñones y aceitunas.

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Lo más leído

1
Columnistas /

¿Va mayúscula después del signo de interrogación?

“¿Cuándo estaba pequeño usted bailó y jugó con la ronda infantil que rezaba ‘la colita es mía, es...
2
Columnistas /

Cómo expresar los años y los siglos

No es correcto decir: el año veinte veinte. La RAE recomienda la modalidad española: año dos mil veinte.
3
Palabra & Obra /

A puerta cerrada, el drama existencialista de Sartre

La maestra Lucila González de Chaves se adentra en esta obra clásica del teatro existencialista y explica...
4
Superior /

Colombia, un país de talentos fugados 

La fuga de cerebros es un problema latente en países de América Latina como México y Colombia. Para los...
5
Columnistas /

¿Migrar o emigrar? ¿E inmigrar qué?

Migrar, emigrar e inmigrar hablan de la misma realidad, pero no por ello son sinónimos. Las diferencias...
6
Columnistas /

¿Dulcecito o dulcesito?

El elemento que agregamos al final de una palabra para cambiar su sentido se llama sufijo… Este sufijo...