Trastos usados

Autor: Omaira Martínez Cardona
30 agosto de 2017 - 12:06 AM

La verdadera pacificación yace en el espíritu y se manifiesta en los actos.

El expresidente Alfonso López Pumarejo, alguna vez dijo que el país era mucho mejor cuando sólo robaban los ladrones.

A escasos días de que la ahora desmovilizada guerrilla presente su movimiento político y que coincidencialmente el papa visite el país, el fiscal general de la Nación llamó la atención sobre el publicitado inventario de los bienes de las Farc, catalogándolo como inútil e improcedente.

Esta es una muestra más de la vergonzante y descarada viveza que caracteriza la manera de hacer politiquería en Colombia. Los trastos usados del listado son una  burla más a las tantas que ya la mayoría de los ciudadanos, de manera alcahueta, han tolerado y una evidencia de que el papel puede con todo.

Lea también: Farc afrontarán decomisos y salida de la JEP por bienes sin declarar

El acuerdo de las cientos de páginas que casi ningún ciudadano se interesó en leer, define entre otras cosas, que el desmovilizado movimiento terminaría de entregar las armas en junio pasado, además que devolvería a sus familias los menores reclutados en sus filas. Poco se ha cumplido y quienes se crearon expectativas de que la paz se lograría con un documento  firmado, se quedarán esperando porque la guerra y el conflicto se dan más que por lar armas, por los actos malintencionados de las personas. La verdadera pacificación yace en el espíritu y se manifiesta en los actos. La patria boba en la que muchos creemos haber sobrevivido ya parece un coliseo romano o un bacanal del que todos beben sin medida. Hace unos años fuimos testigos de un publicitado evento de los desmovilizados de las autodefensas, muchos pagados exclusivamente para la farsa de ese día, mientras los verdaderos se rearmaban con otro tipo de patrañas en grupos delincuenciales o negociaban desde el extranjero sus procesos para ver de lejos la desgracia que dejaban en su país.

El actual acuerdo de paz también establece que el nuevo partido político recibirá financiación del Estado como los demás ya existentes y comenzará a ejercer el derecho de escoger los candidatos para las próximas elecciones, para las cinco curules en el Senado y la Cámara.

Le puede interesar: Más que un bálsamo de optimismo

Sin comenzar aún la contienda electoral, ya da náuseas y huele a fétido mientras que al ciudadano del común que es el afectado directo de las malas decisiones, de la falta de gobernabilidad y de los nuevos ladrones, no parece importarle y se acoge a su fe que parece ser lo único que lo reconforta, esperando a que un milagro ocurra para salir de la pobreza, sin percatarse que la falta de espíritu es la peor de las miserias.

Es claro que ni los dineros camuflados de la guerrilla no precisamente en caletas, ni los inventarios de lo que se han robado los corruptos serán develados. El peor estado de un ciudadano es el de sentirse avergonzado de su nación y de sus gobernantes en un país que como Colombia es boyante en recursos pero miserable en cultura ciudadana y política.

Además: Política ridícula y descarada

Todos los ladrones son delincuentes, pero tal vez el más nefasto no es el que te arrebata alguna pertenencia, sino el que te engaña y te roba la esperanza, la credibilidad y la confianza en un futuro más próspero para todos sin necesidad de quitarle nada a nadie. Cuando los ciudadanos se contagian del mal hábito de lo ilícito y heredan la tradición congénita que tanto caracteriza a los colombianos de sacar  ventaja de los demás, ya no habrá milagro que salve a la nación de la más absoluta miseria económica, social, política y moral. Sólo hasta tocar fondo se evidenciará que no es cierto el dicho de que ladrón que roba a ladrón tiene cien años de perdón, pero sí es verdad como dijo el poeta Neruda que el fuero es para el gran ladrón y la cárcel para quien roba un pan.

Compartir Imprimir

Comentarios:

Edgar
Edgar
2017-08-30 08:32:18
Excelente artículo. Falta ver cómo salimos de esta modorra, letargo apabullante que más adelante deploraremos cuando ya nada se pueda hacer para cambiar la historia.

Destacados

Funeral Oscar Perez
Latinoamérica /

Gobierno venezolano sepulta a Óscar Pérez sin acuerdo de familiares

Papa en Peru
Latinoamérica /

Papa terminó visita a Perú con misa multitudinaria y acusó corrupción

Medellin Jaguares amistoso
Fútbol Colombiano /

El DIM obtuvo empate agridulce ante Jaguares, en cuadrangular amistoso

Olimpia entrenamiento
Fútbol Internacional /

Con tres partidos iniciará la Copa Libertadores 2018

Festival de Cine de Cartagena de Indias 2018
Cine /

El Ficci ya tiene la imagen oficial para su edición 58

Artículos relacionados

Las nobles mentiras de la política
Columnistas

Las nobles mentiras de la política

Atrás quedó esa masa ciega e ignorante que no distinguía entre la verdad y la mentira y a la que había que consolar con falsas esperanzas o nobles mentiras.
Lo legal, lo legítimo y la decencia
Columnistas

Lo legal, lo legítimo y la decencia

Una sociedad donde lo legal y lo legítimo ya no alcanzan para hacer respetar los derechos, se ha dejado ganar por la falta de civilidad, por la indecencia, el...

Lo más leído

1
Política /

Fajardo tuvo que hablar con itagüiseños parado en pupitres 

El candidato de Los verdes no contó con la autorización de la Alcaldía para tomarse el parque central...
2
Territorio /

Doce muertos dejó deslizamiento en la vía Pasto-Tumaco

Diez de los cuerpos ya fueron rescatados entre los escombros.
3
Política /

Expresidente César Gaviria arremetió contra Juan Manuel Santos

Durante la presentación para promocionar las listas liberales a Senado y Cámara y la candidatura de...
4
Territorio /

Medellín, entre las ciudades favoritas para vivir en Latinoamérica

Así lo refiere el estudio Las mejores ciudades para ser joven en América Latina, elaborado por la...
5
Columnistas /

Los triunfos que alegran

Andrés Felipe Giraldo fue durante sus estudios de Derecho un estudiante serio, estudioso, consagrado,...
6
Columnistas /

¿Glorieta, rompoi o romboi?

@ortografiajuanv explica las interrelaciones de culturas y la formación de nuevas palabras