Traslado de reclusos entre patios genera tensión en Bellavista

Autor: Jaime Dario Zapata Villarreal
7 marzo de 2017 - 05:28 PM

Un recluso de la cárcel Bellavista le contó a EL MUNDO la situación de inseguridad y hacinamiento que se está viviendo en ese centro penitenciario a raíz del sorpresivo traslado.

Medellín

Carlos es abogado penalista y exfuncionario público recluido en la cárcel Bellavista de Medellín desde hace varios años. A punto de cumplir su condena, Carlos -y los otros 140 presos que hacen parte, como él, del Patio 11, un patio exclusivo para exfuncionarios públicos, policías y militares- sufrieron desde el 22 de febrero un cambio drástico en sus condiciones de reclusión: por orden de la dirección de la cárcel, todo el Patio 1, que resguarda a más de 250 presos, todos de la delincuencia común- fue trasladado de inmediato al Patio 11, lo que produjo un hacinamiento de más del 300 % en su capacidad. Esa noche y las siguientes, la gran mayoría de reclusos han tenido que dormir en el patio y en las terrazas porque no cabían, ya que además -y por primera vez en muchos años- las puertas del Patio 11 no se pudieron cerrar porque era físicamente imposible.

Conozca por qué el sindicato del Inpec dejó de recibir internos en diez cárceles de Antioquia

“Cuando el director de la cárcel subió al 11 y nos informó sobre el traslado, nos dijo que sólo iba a mandar de 80 a 100 personas máximo para este pabellón. Acá en el 11 cómodamente caben 90 personas, y ya estábamos 140. Pasamos a casi 400 personas en un patio con capacidad para 90. No hay manera de respirar. Tenemos casi una baldosa para cada uno. Esta situación es insostenible”, aseguró Carlos, quien agregó que más allá del tema del hacinamiento hay dos que puntualmente le preocupan y son más urgentes: la seguridad y la alimentación.

“Hay que tener en cuenta que muchos somos exfuncionarios públicos, e incluso todavía hay funcionarios activos que están en curso con sus procesos judiciales, y meterlos con las personas que posiblemente juzgaron y judicializaron no es una buena idea. Todo el mundo sabe que acá se cobran venganzas y que se puede matar al otro apenas se tenga la oportunidad”, comentó Carlos, quien recordó que también hay muchos policías a quienes está tocando convivir con los mismos presos que alguna vez atraparon: “Ellos se acuerdan muy bien de nosotros”.

Hasta el momento, la situación ha estado en calma: sólo se han presentado dos altercados entre presos, pero Carlos teme que la situación explote en cualquier momento, en parte porque están obligando a los exfuncionarios y policías a bajar al comedor con todos los reclusos, cosa que está prohibida desde hace 15 años gracias a una resolución del Inpec que determinó que los alimentos para los reclusos del patio 11 fueran subidos directamente a sus celdas, para que no corrieran el riesgo de ser atacados por los otros presos durante el almuerzo.

Lea más sobre la crisis carcelaria en Medellín

“No es un servicio especial que estamos pidiendo, para nada, sólo se trata de que unos reclusos del mismo patio 11 bajen con unos baldes y suban la comida de todos, para no tener que bajar hasta el comedor. Esto se ha hecho siempre como una medida de seguridad. Muchos de nuestros compañeros no están bajando a comer por miedo, porque para nadie es un secreto que de los otros patios salen armados y te pueden pegar una puñalada y ahí se quedó, porque nadie denuncia. Se están alimentando con enlatados que compran dentro de la cárcel”, explicó Carlos, quien enfatizó en que no están pidiendo un trato especial ni mucho menos, ya que reconocen la situación del hacinamiento de la cárcel, sino que están pidiendo que no se desbaraten las normas que desde hace años han asegurado la seguridad de ellos como reclusos, que siguen siendo personas “que merecemos un trato al menos digno”.

Carlos también contó que el director general del Inpec, el brigadier Jorge Luis Ramírez Aragón, visitó la cárcel el pasado viernes y se comprometió con los reclusos del patio 11 no sólo a respetarles la autonomía del patio, al asegurar que seguirá siendo sólo de exfuncionarios, policías y militares, sino a dar directrices para que se arreglara la situación de la comida “lo más pronto posible”.

Ante estas directrices, agregó Carlos, el director de la cárcel Bellavista, Manuel Flórez Silva, “ha hecho caso omiso y no ha movido un dedo para cambiar la situación”. “Lo más urgente para nosotros es la petición de la alimentación" - indicó el abogado-. "Pero también se está presentando un caos con las visitas generales que se hacen los sábados: si cada patio tiene su espacio determinado para las visitas, ahora somos acá 300 personas, entonces imagínate 300 personas recibiendo visitas un domingo en un patio con capacidad para 90. Aquí ya se está perdiendo una parte fundamental de la resocialización del interno. Estamos cada uno arrinconado en un pedazo de cárcel”.

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

Defensoría pidió a la Corte elcierre de la cárcel Bellavista
Derechos Humanos

Defensoría pidió a la Corte el cierre de la cárcel Bellavista

El defensor del pueblo Carlos Alfonso Negret recorrió el penal para revisar la situación humanitaria que allí se presenta con los reclusos, donde evidenció las...
Sólo un pabellón quedará habilitado en Bellavista
Derechos Humanos

Sólo un pabellón quedará habilitado en Bellavista

Al hacinamiento y el cierre parcial de varios pabellones, se le sumarán los trabajos de remodelación que iniciarán en el patio 4. Autoridades aún no definen en...
Denuncian presunto abuso de Inpec a guerrilleros deFarc en Bellavista
Derechos Humanos

Denuncian presunto abuso de Inpec a guerrilleros de Farc en Bellavista 

El Comité de Solidaridad con los presos denunció hoy una supuesta agreción de oficiales del Inpec a varios reclusos integrantes de las Frac.

Lo más leído

1
Columnistas /

¿Dulcecito o dulcesito?

El elemento que agregamos al final de una palabra para cambiar su sentido se llama sufijo… Este sufijo...
2
Oh! /

Exaltación del padre, una tradición milenaria

A través de la historia, la figura del padre ha sido exaltada en múltiples civilizaciones mediante la...
3
Columnistas /

¿Glorieta, rompoi o romboi?

@ortografiajuanv explica las interrelaciones de culturas y la formación de nuevas palabras
4
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
5
Columnistas /

La carne desmechada o la carne mechada

El verbo mechar significa “deshilachar la carne en tiras”, coger la carne y hacer “mechas”,...
6
Salud /

En Colombia sí se usa boldenona en el ganado

Cuando el tenista Robert Farah dio positivo de boldenona argumentó que ese resultado se debió...