Tenis en diez lecciones

Autor: Mariluz Uribe
9 enero de 2018 - 12:07 AM

Había logrado “Compartir los esparcimientos”. La víspera preparó cuidadosamente todo. Y llegó el gran día.

Ella había comprado una colección de libros HOW TO. De esos que enseñan a hacer de todo en pocas lecciones.
Ella había estudiado en la U. y era amiga de los libros. “Si la gente se ha molestado en escribir, es porque tiene algo que decir”.
Realmente necesitaba esa colección completa de los libros del COMO HACERLO, porque ella no sabía nada. Nada que sirviera. NI cocinar, ni hacer floreros, ni cortar ni coser, ni hacer presupuestos y se equivocaba en las sumas. No sabía remendar. Ni lavar, ni planchar. No sabía de puericultura, psicología, ni enfermería.

Pero sus libros eran estupendos. Cómo cocinar sin lágrimas. Cómo hacer un vestido en una noche. Cómo decorar la casa sin gastar. Cómo lograr un jardín interior. Cómo educar niños inteligentes. Y Cómo lograr la felicidad en el matrimonio. Éste último le interesó especialmente y comenzó su lectura por él. Se enteró de cosas interesantes y aclaró otros puntos que tenía oscuros: “Segundo secreto de la felicidad, compartir los esparcimientos del marido”. Había que jugar ajedrez, coleccionar, cazar, pescar, disecar, nadar, jugar al golf, al tenis... el tenis era la pasión de su marido.

Lea también: El pan de cada día

Muchas mañanas madrugaba para ir al tenis antes del trabajo. Ella no había cogido una raqueta en su vida. Y no le hacía gracia ponerse shorts pues era patigordita. Pero si el libro decía que había que compartir esparcimientos, había que hacerlo. El tenis era parte integrante de su vida, hasta de noche jugaba pues se había conseguido una cancha iluminada. Ella se llenó de valor. Si Pepe no dejaba el tenis, ella lo cogería. Compró. Como aprender tenis en 10 lecciones. Leyó que si bien éste se jugaba en Inglaterra, había tenido origen en Francia, la palabra inglesa TENNIS era deformación de la palabra francesa ´TENNEZ’ que se gritaba cuando se iba a lanzar la pelota.

Hizo cantidad de ejercicios. Se mandó a hacer unos shorts sobre medidas - Ya preparada decidió dar la sorpresa a Pepe. “Voy a tomar clases de tenis para poder jugar contigo”. Pepe subió las cejas hasta donde pudo pero le dijo que OK. Resolvieron madrugar los dos para ir a jugar a la mañana siguiente. Hablarían con el Profe y cuando ella hubiera practicado unos meses, jugarían juntos. Ella en su intenso deseo de aprender, jugaba con el profesor hasta las 12. Casi desmayada, llena de polvo, con uñas rotas, despintada y peli- revuelta entró al comedor, Pepe la esperaba sonriente, con sus shorts inmaculados. Se sentaron. ¿Nadie más jugaba tenis en ese club? Echó una mirada alrededor. Ah sí. Ahí estaban las campeonas sudorosas pero divinas, pelo cogido, labios pintados, uñas impecables, dueñas de la situación.

¿Por qué esa diferencia? Pero ella aprendería. Cumplida, iba a su clase tres veces por semana. Como a los seis meses, mano llena de callos, dedos nudosos, muñeca gruesa, cara llena de poros abiertos, columna torcida de tanto girar, el profesor le dijo. - Ya puede jugar con la gente.

Ella dichosa. Ésa noche le dio la noticia a Pepe. El domingo siguiente jugarían los dos. Había logrado “Compartir los esparcimientos”. La víspera preparó cuidadosamente todo. Y llegó el gran día. Ella se sentía transportada. El un poco sorprendido. Jugaron. Ella feliz, contestaba todas las bolas, casi todas. Como a la hora dijo él: “¿Descansamos?” Y se sentaron a tomar algo. Después él sugirió que se vistieran y fueran a almorzar.

Puede interesarle: El pan del día siguiente

Para el domingo siguiente ella empezó desde la víspera a alistar las cosas, entonces él le dijo, “Vea m’hija, bien pueda aliste sus cosas por si quiere jugar con otra persona, pero yo con usted no vuelvo a jugar porque usted no entretiene”.

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

El coco 2 en Cine para todos
Cine /

Cine para Todos tendrá función en Medellín con El coco 2

Ilustración a propósito de la obra de Julio Verne
Palabra & Obra /

La curiosidad de Julio Verne (Pensando en el dónde y sus quehaceres)

Cometas de origen oriental
Palabra & Obra /

La estrella del navegante

Orus Cyber Punk
Música /

Concierto futurista en el Teatro Lido

Somos afro de Rubén Crespo
Artes Plásticas /

Rubén Crespo exhibe Somos afro

Artículos relacionados

¡Cuántas son las santas!
Columnistas

¡Cuántas son las santas!

Cuantas arrastran una mala salud y no lo han contado por no intranquilizar a la familia

Lo más leído

1
Columnistas /

Por fin llegó un médico

Con el anterior ministro en realidad siempre se habló de poder financiero y de la sumisión de la cartera...
2
Justicia /

Víctimas buscarán justicia en las cortes internacionales

El asalto de la Corte Constitucional a la Constitución, el Congreso y los tratados internacionales será...
3
Columnistas /

¡Envidia!, ¡ignorancia!, rigen el universo

Era en la India. Imposible dormir, soñar, amanecer, ser una mujer libre de este siglo, considerando las...
4
Economía /

“Los gremios no somos casas ideológicas ni casas electorales”

Con esta frase, el presidente de Augura, Juan Camilo Restrepo Gómez, resumió la buena relación que tuvo...
5
Columnistas /

Pensando el gasto en la cartera de educación

El gobierno tiene la oportunidad de poner en práctica su lema de “gastar mejor antes que gastar más”,...
6
Cazamentiras /

La falsa carta de despedida escrita por Gabo

Desde hace más de una década, usuarios en internet han difundo un texto bajo el nombre de Gabriel García...