Sí a los derechos de las víctimas

Autor: Editor
27 marzo de 2017 - 12:00 AM

Por encima de dificultades e incomprensiones, las víctimas de las Farc exigen sus derechos. La suya es una búsqueda que conduce a la paz con verdad, dignidad y respeto.

Si las víctimas hubieran estado en el centro de la negociación y lo fueran a estar en la implementación del segundo acuerdo final del Gobierno y las Farc, hoy no temerían su revictimización, no sufrirían abandono o soledad ni estarían buscando medios para buscar que la Justicia Especial para la Paz, mecanismo que suplanta la justicia constitucional, les garantice sus inalienables derechos a verdad, justicia, reparación y no repetición.

Si las víctimas sintieran estar en el centro del acuerdo con las Farc, la Federación colombiana de víctimas de las Farc, Fevcol, no hubiera crecido en tan sólo tres años hasta agrupar a 75.000 dignos y valientes ciudadanos que se han sumado para defenderse exigiéndole a sus victimarios y al Estado que cesen el desconocimiento y el pisoteo a su dignidad. Si hubieran estado en el centro, hoy las víctimas del Eln no estuvieran pidiendo a Fevcol que las acoja y defienda de la negociación que se les vino encima.

Si las víctimas hubieran estado en el centro serían las más fervientes impulsoras y defensoras del segundo acuerdo del Gobierno y las Farc, porque nadie como las víctimas anhela en corazón e intelecto que jamás otro colombiano sufra lo que ellas han vivido, reciba el trato que a ellas se les ha dado y miren al futuro con el temor y desesperanza que cargan.

Las víctimas no han estado en el centro de los acuerdos del Gobierno y las Farc. Creyeron haberlo estado en la renegociación, pero ese proceso sólo aumentó la sensación de soledad de quien se sabe excluido por el Estado, perseguido por su victimario y abandonado por la sociedad.

Excluidas, perseguidas y abandonadas, las víctimas no callan. La asamblea anual de Fevcol, hecho social inocultable a pesar del interés de políticos y medios por ignorarlo, ratificó la fuerza de sus convicciones, reavivó su unidad y acordó la estrategia de presencia internacional y acción pública interna con que defenderán sus derechos y seguirán trabajando para evitar que otros colombianos sufran homicidio, reclutamiento forzoso, secuestro, despojo, extorsión y tantos horrores por ellos afrontados.

Su voz, su esfuerzo, muestran la ruta para buscar que los acuerdos de Gobierno y Farc sí traigan lo que prometen: paz a Colombia, no ventajas a los victimarios.

Compartir Imprimir

Comentarios:

Edgar
Edgar
2017-03-27 07:48:10
Y, entre otras cosas, el silencio que arropa la angustia de las víctimas del terrorismo se debe a que no tienen influencia en los grandes medios, sean televisivos (RCN,Caracol,etc), ó escritos (Semana,El Tiempo...). Es sumamente importante que periódicos como El Mundo mantengan vivo ese clamor de las víctimas de que hablamos.

Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Lo más leído

1
Columnistas /

Ingeniería y ética profesional

La ética en la ingeniería empieza por establecer que la responsabilidad primaria del ingeniero es...
2
Columnistas /

¿Glorieta, rompoi o romboi?

@ortografiajuanv explica las interrelaciones de culturas y la formación de nuevas palabras
3
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
4
Columnistas /

¿Va mayúscula después del signo de interrogación?

“¿Cuándo estaba pequeño usted bailó y jugó con la ronda infantil que rezaba ‘la colita es mía, es...
5
Columnistas /

¿Dulcecito o dulcesito?

El elemento que agregamos al final de una palabra para cambiar su sentido se llama sufijo… Este sufijo...
6
Columnistas /

¿Migrar o emigrar? ¿E inmigrar qué?

Migrar, emigrar e inmigrar hablan de la misma realidad, pero no por ello son sinónimos. Las diferencias...