Sectarismo que nos ahoga

Autor: Eufrasio Guzmán Mesa
18 enero de 2018 - 12:09 AM

Así comenzamos el año, con la esperanza de que por medio de la política superemos ese sectarismo y por medio del derecho resolvamos las diferencias y con valor moral le demos futuro a la nación

Este es un mal grave en Colombia. Pero no es solo nuestro. El sectarismo es la manifestación de una dimensión decisiva de la vida, quizás sea la expresión de una tendencia innata a asociarnos para obtener resultados de supervivencia. Esta tendencia y muchas otras programaciones son resultado de nuestro proceso evolutivo. Somos portadores de un conjunto de tendencias innatas que hacen parte de nuestra herencia como especie, algunas las tenemos en común con otras formas de vida y esas tendencias han sido, en parte, responsables de nuestros éxitos anteriores en el proceso de la vida humana en la tierra. Pero muchas de estas inclinaciones naturales, que han cumplido en el pasado un papel positivo, han pasado a convertirse en un lastre para nuestro desarrollo armónico. Como se ha discutido ya esas adaptaciones tienen un aspecto negativo que ha terminado por ser un lastre; en nuestro caso la evolución biológica se ha vuelto más lenta y por el contrario la transformación permanente de la cultura nos enfrenta a nuevos retos.

Puede interesarle: Donald Trump representa lo peor de los republicanos

Mucho se ha estudiado, por ejemplo, el problema de la agresión desde que se lo vinculó con un pretendido mal inherente a la condición humana. El impulso hacia la agresión nos permitió en un pasado relacionarnos exitosamente con otras especies competidoras y controlarlas o incluso eliminarlas, pero el impulso agresivo, bajo la forma de la guerra como agresión organizada e intraespecífica, amenaza todo el proyecto de la vida. La guerra fue en el pasado, y lo sigue siendo, un mecanismo para obtener los mejores nichos y recursos de todo tipo y su tecnificación extrema, con el desarrollo de los conocimientos humanos que han permitido liberar la energía interior de la materia, ha llegado a amenazar la continuidad no sólo de la especie sino que pone en peligro formas muy importantes de la vida y la naturaleza en su conjunto.

Estamos en una disyuntiva: si no empezamos a actuar de manera coordinada estamos condenados al fracaso. El sectarismo en política es una manifestación de esta tendencia humana a agruparse e identificarse con otros humanos y también con ideas o representaciones que se consideran valiosas. Su premisa básica es la siguiente: el grupo de personas al que pertenezco somos mejores y tenemos propósitos de más valor que las personas que no pertenecen a este grupo, las cuales están equivocadas y por lo tanto son nuestros enemigos potenciales. Pero la peor expresión de ese sectarismo vive en Colombia como intransigencia y desprecio asesino por el otro; para solo mencionar las últimas décadas primero fue la guerra a muerte ejecutada por “pájaros”, luego aparece la respuesta armada de campesinos como guerrilla, la respuesta aplastante de la guerra sucia del paramilitarismo fue el otro paso. Una espiral de odio sin término. Así comenzamos el año, con la esperanza de que por medio de la política superemos ese sectarismo y por medio del derecho resolvamos las diferencias y con valor moral le demos futuro a la nación. Pero lamentablemente ahora las redes sociales, poderosa herramienta de comunicación, han pasado a ser instrumento del odio y la mentira. Ya los grandes medios de comunicación han sido copados por los grupos económicos del planeta; quedan pocas e inciertas esperanzas que residen en la capacidad de cada individuo de desarrollar actitud crítica y sano escepticismo, es la única luz al final del túnel con el agravante paradójico de que los seres con capacidad crítica deberemos aprender a coordinar acciones sin el destructivo sectarismo.

Lo invitamos a leer: El lugar de la ética

Compartir Imprimir

Comentarios:

augusto
augusto
2018-01-18 07:56:54
Toda ideología nacida de las entrañas de la ignorancia es perversa. Así como son nacidas todas las doctrinas económicas, religiosas, políticas, militares, filosóficas, metafísicas, de nueva era, esotéricas, etc, etc, que con mucha astucia aplican las estratagemas necesarias para el engaño.

Destacados

Lucía Estrada
Literatura /

Lucía Estrada presenta Katábasis

Ezequiel López Peralta.
Artes Escénicas /

Ezequiel López Peralta en un show reflexivo sobre el sexo

Robi Draco Rosa
Música /

Robi Draco Rosa, entre Lo sagrado y lo maldito

Incendio Comuna 1
Territorio /

Bomberos atienden incendio forestal en Comuna 1 de Medellín 

Corte Constitucional
Justicia /

Corte Constitucional analiza "fast track" en plenaria

Artículos relacionados

Egoísmo como forma del mal
Columnistas

Egoísmo como forma del mal

Esa nueva “especie” está por nacer, se han dado muestras y ejemplo vivos, pero debe ser algo más que destello individual o golondrinas de verano.

Lo más leído

1
Columnistas /

Evaluar para aprender. ¿Si no para qué?

Si el sentido de la evaluación es el aprendizaje, es importante retomar la pregunta fundamental de qué es...
2
Columnistas /

Recusación peliaguda

Cuando los pronósticos que se daban hacían ver que todo se oficializaría rápidamente, la tardanza está...
3
Columnistas /

El clímax de la frivolidad

Varios episodios recientes me hacen temer que sea largo el camino del nuevo gobierno hacia un nuevo rumbo.
4
Columnistas /

4 consejos para escribir en Facebook

Pongan punto final. Ponerle punto final a un texto es tan importante como ponerles punto final a esas...
5
Ciclismo /

Fredy Montaña le hizo honor a su apellido y se impuso en El Picacho

Fredy Montaña se quedó con uno de los puerto de montaña más míticos y altos del país y le entregó al...
6
Fútbol Colombiano /

Inició la inscripción para La Liga Pony Fútbol 2018

El programa también contará con talleres que involucrarán a las familias, vecinos y niños menores de 9...