Secretos de la buena lectura y excelente escritura

Autor: Lucila González de Chaves
9 noviembre de 2017 - 12:10 AM

Cuando nos interesamos por el contenido, la elegancia y la fuerza de las palabras, emprendemos un largo viaje para conocerlas, y respetarlas.

El secreto de toda buena lectura y de toda excelente escritura, (incluyendo el ensayo) no es la cantidad de vocabulario, sino la calidad de este y su correcto empleo. Comprender una idea, entender una lectura y dar un juicio crítico constructivo de ella, solucionar un problema, empiezan por conocer, tener un alto nivel de conciencia crítica, entender, estudiar y saber manejar LAS PALABRAS. La semántica y la ortografía y la etimología son necesarias, pero hay que poner atención a la sinonimia, dado que lo que el lenguaje exige es claridad, precisión y propiedad.

En la escritura y en la lectura se nos atraviesan vocablos como: mandato y orden; sabio y erudito; marcha y jornada. Y empezamos a dudar cuál vocablo emplear, que dé precisión y claridad al texto. Notamos que nos hace falta el diccionario de sinónimos; no palabras sinónimas en lista; sino un verdadero diccionario que explique seriamente la forma y el sentido del vocablo; el espacio preciso en donde debe usarse.

Lea también: El sentido de lo que decimos está en lo que los otros oyen

Ejemplos tomados de un buen diccionario de sinónimos:

1. Abogado; letrado; jurisconsulto; jurista. (Sinónimos)

Veamos qué los diferencia:

Abogado: el profesional llamado para un asunto, “advocatus”, quiere decir patrono, defensor. El abogado debe ser probo, diligente para defender una causa.

Letrado: hombre de ciencia; lo necesitamos para que nos instruya en un asunto que no comprendemos. Debe ser estudioso, investigador.

Jurisconsulto: hombre de consejo, es decir, de consulta. Necesito que me dirija en la defensa de mi derecho. Debe ser prudente.

Jurista: profesional versado en la erudición del derecho y en la crítica de los códigos, según los principios de la filosofía y de la moral. Debe ser erudito.

2. Segregar, separar (sinónimos). (Qué los diferencia):

Segregar: Lo que se segrega se arranca.

Separar: Lo que se separa se aleja.

Lo segregado está incompleto, pierde su identidad. Lo separado no pierde la identidad absoluta que tenía antes de unirse.

3. Auge, apogeo (sinónimos). (Qué los separa):

Auge, según su etimología latina, quiere decir aumentar, crecer. (La fama que tenemos de malos lectores está en auge).

Apogeo, según su etimología griega, significa lejos de la tierra, es decir, eminencia, altura. (Quisiéramos que Colombia estuviera en el apogeo de su poder, es decir, que estuviera en la cumbre de su grandeza y de su gloria).

4. Cálculo, cómputo (sinónimos). (Qué los separa):

Se calculan el número y la extensión. Se computa el tiempo.

El cálculo es matemático. El cómputo es cronológico.

Decimos cálculo diferencial, pero NO cómputo diferencial.

Es pues, obligatorio estudiar y conocer CADA PALABRA desde su origen, su función, su escritura, su fonética, el papel que va a desempeñar en la frase, el mensaje que va a llevar desde el codificador hasta el decodificador, sus variantes gramaticales, sus acuerdos y desacuerdos con otras palabras; todo esto – digo – es necesario, si queremos tener corrección y funcionalidad en el lenguaje, en relación con: escribir; leer, entender y emitir juicios críticos; hablar con propiedad, expresar con claridad los pensamientos y sentimientos.

Por ejemplo, leer no es solo vocalizar y juntar palabras como en los primeros años, en el hogar y en preescolar; saber leer es no vacilar, no perder el ritmo, no volver atrás, distinguir bien las palabras, saber juzgar el contenido, etc.; pero, casi nunca los lectores cuentan lo que leyeron, ni opinan sobre lo leído: qué contenido es el de esas frases; cómo decirlo de otras maneras; cómo juzgar apreciativamente y con equilibro un texto. Es ahí donde empieza la comprensión lectora. Así como se explica lo que hay en un dibujo, en un paisaje, también hay que explicar lo que el autor dice en un texto. No es repetirlo; es entenderlo y expresar la idea con las propias palabras.

Puede interesarle: Palabras e ideas

Cuando nos interesamos por el contenido, la elegancia y la fuerza de las palabras, emprendemos un largo viaje para conocerlas, y respetarlas. Un viaje difícil de interrumpir porque nos va poseyendo un mundo de creciente asombro: es la maravilla del lenguaje, en su armonía estructural y en su eficiencia práctica.

Cuando entendemos qué es verdaderamente el idioma; cuando se siente el regocijo de su armonía; cuando lo empleamos con elegancia y belleza (el código estilístico), entonces comprendemos y aceptamos que existen normas gramaticales y ortográficas (el código lingüístico) que nos ayudan a alcanzar el esplendor de la perfecta expresión. Primero el amor por el idioma y la inaplazable necesidad de él, luego las normas.

Un catedrático ilustre, opinó: “El hombre es su lenguaje; cuanto más rico es este último, más polifacético será el primero”.

Como en nuestro país todo se ha vuelto grotesco en todos los campos: el político, el oficial, el educativo, el profesional, el de la comunicación, el del amor, el de la amistad, el de la familia…, la consecuencia es que nuestro armónico y elegante idioma vaya declinando y se vuelva más ordinario cada día; ha empezado a llenarse de extravagancias, inutilidades, melindres, incorrectas innovaciones, irrupción de expresiones vulgares, irrespetuosas, ininteligibles. Nuestra lengua española ha perdido su autoridad de ser modelo de elegancia, exquisitez, del bien decir y del mejor escribir.

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Museo Casa de la Memoria Medellín
Urbanismo /

La Toma, una chica con historia

Fiesta del Libro y la Cultura de Medellín
Mundo Literario /

Lo más de la Fiesta del libro 2018  

película Somos Calentura
Mundo Fantástico /

Somos calentura: el baile como resistencia, una salida en el Pacífico

Orquesta de Graciela Bello
Palabra & Obra /

En lo de Laura

Obra de Miguel Ángel
Palabra & Obra /

La responsabilidad por el otro Ferdinand v. Schirach y el asunto penal

Artículos relacionados

Incorporar lo aprendido al quehacer diario
Columnistas

Incorporar lo aprendido al quehacer diario

Los referentes serios como la RAE nos dan seguridad en nuestros conocimientos

Lo más leído

1
Política /

Senador Iván Agudelo arma rancho aparte

Anda consiguiendo candidatos para afrontar la campaña territorial en Antioquia y Medellín. Ya se deja ver...
2
Política /

Panorama político

El contraste a la cosecha de divorcios políticos que se presentó en las últimas semanas en Antioquia, lo...
3
Política /

Un huracán pasó por la Asamblea

Pese a los estragos que causó el ciclón la vieja coalición resistió el impacto. El diputado liberal de...
4
Columnistas /

El espectáculo de la decadencia

Cuando dejemos de ser simplemente espectadores, todos esos histriones se van a terminar atragantando con...
5
Urbanismo /

La Toma, una chica con historia

Crónica con fábricas muertas, el puente de “Brooklyn” y la quebrada Santa Elena.
6
Columnistas /

Sobre la crisis liberal

El liberalismo debe volver a ser la voz de quienes no la tienen y el vocero de las reivindicaciones sociales.