Raúl Prebisch, la substitución de importaciones

Autor: Guillermo Maya Muñoz
8 mayo de 2017 - 12:05 AM

Las políticas de apertura eran para Prebisch un retroceso a “fórmulas del pasado”

Ahora que ha cumplido 200 años la publicación de Principios de economía política (1817-2017) de David Ricardo, y al cual se le ha dado un estatus de libro sagrado, mientras al libre comercio se le ha convertido en el credo del economista moderno, leer al argentino Raúl Prebisch (1901-1986) no solo es útil sino refrescante.

Prebisch en el artículo La crisis del capitalismo y sus consecuencias sobre América Latina (1986) se refiere a las políticas de liberalización comercial recomendadas por las agencias multilaterales como medio para dinamizar a los países centrales, y superar la crisis del 80, de bajo crecimiento económico.

Las políticas de apertura eran para Prebisch un retroceso a “fórmulas del pasado”, mientras el proceso de sustitución de importaciones era descartado por los economistas del centro (EEUU-Europa-Japón) como inconveniente para el desarrollo de la periferia (Latinoamérica y otros).

Afirma Prebisch que con los acuerdos de apertura, “ya hay suficiente experiencia en la América Latina acerca de lo que significan las fórmulas de apertura ante la desigualdad de los centros y de la periferia. Las fórmulas de apertura están destinadas a asegurar los intereses de los más poderosos. Hay que decirlo con toda franqueza y llamar la atención de la América Latina para que no se deje seducir por estas fórmulas, que no coinciden con los intereses latinoamericanos”

El problema con las fórmulas de apertura es que conducen a la periferia al “desequilibrio dinámico con los centros, agravado, desde luego, por el problema de la deuda (…)”. Prebisch se refiere a la crisis de deuda de los primeros años del 80.

El problema clave del desequilibrio, para Prebisch, entre centro y periferia, es que las exportaciones de productos agrícolas y materias primas tienen una demanda que crece más lentamente que la demanda por importaciones de bienes industriales que de manera continua se diferencian y diversifican. Para superar esta situación es necesario la industrialización substitutiva bajo medidas de protección, al igual que de promoción a las exportaciones.

Cuando Latinoamérica haya desarrollado su industria con una gran diversificación de su producción, entonces, Prebisch ve que habría una oportunidad para que la región se integre sin prevenciones al mercado internacional: “Algún día podremos integrarnos en el intercambio internacional, cuando hayamos adquirido la densidad económica y tecnológica para  participar  de esa innovación incesante de bienes y servicios. Pero hoy, no es así y lo que sucede es que con respecto a las manufacturas simples que América Latina ha aprendido a exportar, hay una tendencia de la demanda de los centros a crecer con relativa lentitud. Una cosa son los bienes que produce la electrónica y otra cosa son los tejidos, los calzados o el acero, de manera que estamos expuestos siempre a esas tendencias, al desequilibrio”.

Y advierte, “no es que haya dos teorías económicas diferentes, sino que estamos en un mundo en que hay centros y periferias y ojalá dejáramos de ser periferia alguna vez”. ¿Qué significa el proteccionismo de los países periféricos y el de los países centrales? Para Prebisch hay dos tipos de efectos distintos para los países periféricos. Por un lado, para estos, el proteccionismo les permite equilibrar el intercambio entre exportaciones e importaciones; por otro, el proteccionismo de los centros agrava el desequilibrio de los países periféricos, aun mucho más, como sucede con la política agrícola común de la Comunidad Económica Europea (ahora eurozona) con subsidios a su propia producción y aranceles a la importaciones, a la vez que adopta políticas comerciales de vender por debajo de los costos (dumping de precios). Y lo curioso frente a esta situación, señala Prebisch, es su reclamo a los países periféricos a que se ciñan  a las ventajas comparativas.

Prebisch no ve con disgusto que los centros busquen su propios intereses, pero si llama la atención sobre que los latinoamericanos adopten las ideas que son beneficiosas para los centros: “lo que reprocho es a aquellos ilusos de la América Latina que recogen todas las inspiraciones de todas esas ideas, sirviendo, muchas veces, sin querer a los intereses de los otros, sin ajustarse a las conveniencias de la América Latina. Yo llamo la atención sobre esto, porque creo que estamos corriendo ese peligro y es necesario que América Latina desarrolle su forma de pensar, desenvuelva su personalidad, no para entrar en una lucha indecente, sino para defender sus intereses y para definir lo que quiere y debe llegar”.

Latinoamérica no siguió insistiendo el camino de Prebisch (Cepal)  sino el de la apertura. Eso explica el retroceso para ser un conjunto de países primarios exportadores con procesos de desindustrialización muy fuertes, y un estilo de consumo imitativo del centro, auspiciado sobre una gran desigualdad social y de ingresos, con alto desempleo.

A Prebisch se le negó el máximo reconocimiento otorgado a los economistas, el Premio del Banco de Suecia en honor de Alfred Nobel, (o Premio Nobel de Economía), porque sus teorías contradecían los intereses del centro y las teorías de sus economistas convertidas en principios científicos universales como la ley de la gravedad.

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

película Somos Calentura
Mundo Fantástico /

Somos calentura: el baile como resistencia, una salida en el Pacífico

Orquesta de Graciela Bello
Palabra & Obra /

En lo de Laura

Obra de Miguel Ángel
Palabra & Obra /

La responsabilidad por el otro Ferdinand v. Schirach y el asunto penal

Poeta Pablo Neruda
Palabra & Obra /

Pablo Neruda, el gran poeta de la audacia y la originalidad

Javier Ríos Marín
Ciclismo /

Una vida dedicada al ciclismo antioqueño

Lo más leído

1
Política /

Panorama político

En los municipios del área metropolitana del Valle de Aburrá siguen apareciendo candidatos a las...
2
Columnistas /

Valor agregado que aportan las universidades a sus estudiantes

Dice De Zubiría que las mejores universidades de Colombia son las públicas en el entendido que son las...
3
Columnistas /

EPM ya no es tío rico

Mientras no se conozca la realidad de lo que sucedió en casa de máquinas de la hidroeléctrica no se...
4
Política /

Divorcios en la política

Cuatro separaciones se produjeron en la última semana en Antioquia.
5
Columnistas /

El libre deterioro de la personalidad

Tras de aquellos dramas hay frustraciones que afectan a miles de familias y a toda la sociedad; muchos...
6
Ciencia /

Un hito editorial en Colombia: la Humboldtiana neogranadina

Las relaciones del paso de Humboldt por la Nueva Granada, el copioso contenido documental y la exquisita...