Poco optimismo

Autor: Rodrigo Pareja
22 mayo de 2018 - 12:06 AM

Lo apreciado a lo largo de este prolongado y poco llamativo periodo preelectoral, ha resultado lo suficientemente demostrativo como para afirmar que desde el desayuno se sabe lo que va a ser el almuerzo

Imposible resulta sustraerse esta semana a no escribir sobre la jornada eleccionaria que se cumplirá el domingo con cinco aspirantes a regir este descuadernado país en los próximos cuatro años, aunque no sea el optimismo el mejor incentivo para hacerlo.
Y no lo es, porque lo apreciado a lo largo de este prolongado y poco llamativo periodo preelectoral, ha resultado lo suficientemente demostrativo como para afirmar que desde el desayuno se sabe lo que va a ser el almuerzo.
Concepto muy personal que puede no ser compartido por muchos, en especial por aquellos irreductibles optimistas que esperan cada cuatro años con paciencia digna de Job y sin desfallecer nunca, que ahora sí las cosas van a cambiar porque zutano o mengano va a ser el elegido.

Vea también: ¿Y si el abstencionista decide votar?
Palabrejas despreciativas con las cuales podría definirse a cualquiera de los cinco que seguirán hasta el domingo con sus peroratas y promesas -la mayoría de ellas vanas e irrealizables- así alguien se atreva a tallarlas en mármol y engatuse de nuevo a muchos cándidos electores.
Dentro de tantas utopías recitadas por los aspirantes y sus adláteres, y al tenor de las reformas que tanto se proclaman y defienden, habría que ir pensando en cambiar el régimen presidencialista que ahora rige por uno comunitario y más plural, algo así como una junta civil de cinco miembros.
De entrada, nadie quedaría agraviado o molesto por haber sido vencido; tampoco sentiría vergüenza ante una humillante derrota, y el país aprovecharía el ciento por ciento del caudal enorme de esas cinco prodigiosas inteligencias de las cuales apenas, a partir del 7 de agosto, sólo podrá disfrutar el veinte por ciento.
Como lo anterior resulta imposible hasta soñarlo, Colombia seguirá en el inmediato futuro fraccionada hasta el infinito; mantendrá su tercer puesto como nación más inequitativa del mundo y sus ciudadanos continuarán enfrentados alimentando odios y rencores por los albañales de las redes sociales, algo en cuyo vulgar manejo, el país está a punto de obtener diploma de honor.
Una cosa parece clara y sin retroceso: gane quien gane este domingo Colombia seguirá polarizada, los argumentos valdrán un carajo; la decencia en la argumentación y el equilibrio en el debate no aparecerán por parte alguna y las necesidades básicas insatisfechas de millones de compatriotas persistirán con tendencia a agravarse.
Casi setenta años de lucha fratricida, de enfrentamientos, sectarismos y violencia de todos los órdenes, civil, guerrillera, paramilitar, más la delincuencia común siempre enseñoreadas de campos y ciudades con el añadido de  una corrupción incontrolable, factores que han llenado de prevención, ira, odio y venganza a casi toda la población, no pueden tacharse de un plumazo y pretender que en cuatro años, de los cuales dos se gastan en preparativos antes que en acción, se haga borrón y cuenta nueva.

Vea también: Incongruencias y mentiras
Lo que hoy es Colombia y su situación difícil en todos los campos, tiene también entre sus responsables a toda la clase dirigente, privada y política, incluidos los cinco del domingo que se presentan sin serlo, y sin un ápice de arrepentimiento y vergüenza, como los providenciales salvadores.
En concepto del autor, todo lo anterior justifica con suficiencia las dos palabras del título y ojalá para bien de millones de compatriotas, haya estado totalmente equivocado, aunque me temo que no.
En esta nota no va a cometer quien la escribe, la odiosa pedantería de recomendar por quien votar, atribuyéndose dotes de pastor o pedagogo. Lo mejor ante el panorama, es decir con el vulgo: Que entre el diablo y escoja.
 
TWUITERCITO: Como en las encuestas, de uno a cinco, ninguno pasa de dos.

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Somos calentura
Palabra & Obra /

Somos calentura: con el sinsabor de la supervivencia

Jorge Amado
Palabra & Obra /

Cacao, una novela social

La gira de Destruction
Palabra & Obra /

Destruction, viejaguardia del thrash metal

Museo Casa de la Memoria Medellín
Urbanismo /

La Toma, una chica con historia

Fiesta del Libro y la Cultura de Medellín
Mundo Literario /

Lo más de la Fiesta del libro 2018  

Artículos relacionados

La compra de la fruta
Columnistas

La compra de la fruta

El asunto se convierte en catástrofe cuando lo que se busca es al nuevo presidente de la República y resulta escogido el no apto o el menos indicado

Lo más leído

1
Política /

Senador Iván Agudelo arma rancho aparte

Anda consiguiendo candidatos para afrontar la campaña territorial en Antioquia y Medellín. Ya se deja ver...
2
Política /

Panorama político

El contraste a la cosecha de divorcios políticos que se presentó en las últimas semanas en Antioquia, lo...
3
Cazamentiras /

La falsa carta de despedida escrita por Gabo

Desde hace más de una década, usuarios en internet han difundo un texto bajo el nombre de Gabriel García...
4
Urbanismo /

La Toma, una chica con historia

Crónica con fábricas muertas, el puente de “Brooklyn” y la quebrada Santa Elena.
5
Política /

Un huracán pasó por la Asamblea

Pese a los estragos que causó el ciclón la vieja coalición resistió el impacto. El diputado liberal de...
6
Salud /

La pastilla del día después bajará de precio: MinSalud

La píldora hace parte de una lista de más de 1.042 medicamentos que el Ministerio de Salud regula para...