Mal precedente

Autor: Sergio de la Torre Gómez
26 noviembre de 2017 - 12:09 AM

Decepciona mucho, aunque ya no sorprende, que el Estado, o mejor, la institucionalidad colombiana, tan diversa, inflada y plagada de ostentosos burócratas en la capital, no haya reaccionado a tiempo para frenar tamaño estropicio

Quejas no abundaron, pero las hubo: el gasto de $ 40.000 millones en que incurrió la autoridad electoral el domingo pasado fue insólito, por lo desorbitado e inoficioso. En un país errático y extraviado como este, ambas notas, la enormidad y lo superfluo de ciertas cosas, a veces van juntas. No es raro entonces que convivan la pobreza y el despilfarro. Hablo de esta Colombia olvidada y sus ingentes necesidades no resueltas en áreas vitales como la salud, el techo, la seguridad alimentaria, etc. Se saquean las arcas oficiales para dilapidar a manos llenas, sin parar mientes en las consecuencias. Somos como el hijo pródigo de la leyenda, que regresa desnudo y hambriento al hogar tras haber malgastado su cuantiosa herencia, en lugar de invertirla en su propio futuro, que es lo que hace todo hombre o todo país prudente.

Puede interesarle sobre los nuevos escenarios después de la consulta liberal

Decepciona mucho, aunque ya no sorprende, que el Estado, o mejor, la institucionalidad colombiana, tan diversa, inflada y plagada de ostentosos burócratas en la capital, no haya reaccionado a tiempo para frenar tamaño estropicio, y le haya dado paso sin que nadie, entre quienes están para cuidar los recursos públicos y defender los intereses del común, haya siquiera preguntado por las razones que validen tan inmoral conducta. La Procuraduría, por ejemplo, que vigila el comportamiento de los funcionarios de alto rango, representa a la sociedad inerme y custodia sus intereses, así le falte suficiente jurisdicción o control sobre todos los poderes y ramificaciones del Estado, debió haberse manifestado a tiempo. Pero no intervino ni siquiera para dar la alarma.

Lea también: Consulta hipercostosa

Si mal no entendimos, el pretexto o disculpa de todos para no atravesársele a la monstruosa erogación anunciada con meses de anticipación fue simplemente que la ley lo autoriza, y no hay en el fárrago de normas y reglamentos que nos asfixian nada que lo prohíba en forma expresa, o que siquiera estorbe ese tipo de operaciones, por obscenas que parezcan, dizque por estar destinadas a salvaguardar y facilitar el ejercicio de la democracia. De lo cual no estoy tan convencido. Si en la frondosa maraña de normas en que nos ahogamos se busca bien, algo se encuentra para prevenir tales derroches , ante los cuales uno no sabe si reír o llorar. Y si no hubiera nada en concreto de qué agarrarse, hay disposiciones o principios generales que, si se rastrea bien, se ubican y se prestan para proceder en consecuencia. Son principios e invocaciones a que la Carta se remite reiteradamente, de modo expreso o tácito. Y hay también copiosa jurisprudencia que los interpreta y desarrolla, apta para ser aplicada en asuntos de este tenor, así fuere por analogía, como dicen los jurisperitos. Además, cuando no hay reglas específicas sobre un tópico cualquiera de importancia, no es indebido acudir al sentido común, la sindéresis o la costumbre, como suelen hacerlo los ingleses con el llamado derecho no escrito o consuetudinario que nosotros, tan apegados a los textos, nunca pudimos entender ni aceptar. Esto lo digo para responder a quienes, en el caso en comento, pontificaron que el país tenía que resignarse a tirar ese dineral por la alcantarilla, dizque porque no había cómo evitarlo sin violar la ley, atentar contra la democracia y desconocer los derechos consagrados a favor de los partidos y de su democracia interna. ¡Válgame Dios! , pero eso fue lo que creímos entender de sus dichos y justificaciones.

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Colombia por la equidad, niñez colombiana, niño Katío
Población /

Colombia por la equidad. Unidos por la niñez

On stage de la Institución Educativa Hard Rock Taller
Música /

On stage, puerta al estrellato de los ensambles más maduros del HRT 

Juan Camilo Chávez, titán de la educación
Mundo Estudiantil /

Juan Camilo Chávez, un maestro titan de la educación tecnológica

Premiación del Concurso de ensayo histórico - crítico para pensar en el arte de Medellín.
Mundo Literario /

Implosión en el gallinero, texto ganador del Concurso de ensayo 

Imagen de crónicas de indias
Palabra & Obra /

Girolamo Benzoní y tantos moscos que pican (sobre la leyenda negra)

Artículos relacionados

Notas añadidas
Columnistas

Notas añadidas

Tal es la pregunta que surge de todo armisticio celebrado para zanjar una conflagración del tipo de la nuestra.

Lo más leído

1
Política /

Panorama político

De todo un poquito pasó en la política colombiana en la semana que termina y que resumimos en nuestro...
2
Mundo Estudiantil /

Tres incógnitas con anuncio de Duque de $1 billón más para U. Pública

Con el anuncio del Gobierno Nacional de haber logrado un “presupuesto integral más grande” para las...
3
Columnistas /

Ser trans no es natural

Es viable afirmar que entre menos naturales, más seres humanos somos; pues la cultura es un hecho...
4
Cazamentiras /

Corpus Christi, el falso estreno que se hizo viral en redes

Una falsa cadena que llama a boicotear el estreno de la película Corpus Christi en Colombia circuló entre...
5
Política /

En Envigado hay obras por todas partes

El gobierno de Envigado trabaja con prioridad en solucionar las dos únicas problemáticas que afectan a...
6
Columnistas /

El Apocalipsis de Oriana Fallaci

Con honestidad reconoce Fallaci que Europa tiene una deuda impagable con los Estados Unidos, país que a...