Los intocables

Autor: Ricardo Chica Avella
26 marzo de 2018 - 12:05 AM

la historia está llena de los crímenes de estos intocables cuyas víctimas tendrán que esperar a la segunda venida del Señor Jesús para recibir justicia.

Las estructuras de poder tienen tal influencia sobre la esfera judicial que no solo en Colombia hay intocables, sino que la historia está llena de los crímenes de estos intocables cuyas víctimas tendrán que esperar a la segunda venida del Señor Jesús para recibir justicia. Los dobles estándares de los poderes occidentales han llegado a extremos como pretender juzgar a Assad (lo cual sería desde luego muy justo) pero ni siquiera plantearse el problema de si los responsables de la tragedia de Irak (de la destrucción del país y los millones de muertos, heridos y desplazados: Bush, Blair, Powell, Rice quienes mintieron para motivar y justificar una invasión absolutamente carente de sentido racional alguno) no deberían ser llevados a la corte internacional de la Haya por crímenes contra la humanidad y el caos en la región. Que la hipocresía de estos poderes no tiene límite resulta evidente de que dos seriales liars (que si hubiera un sistema jurídico internacional serio serian juzgados como criminales de guerra) como Blair y Kissinger se pasean por el mundo dando conferencias sobre ética política y geopolítica siendo este último también responsable de cientos de miles de muertos a todo lo largo del mundo subdesarrollado.

Vea también: De Trump para el mundo

Que un carnicero como Kissinger (ver el libro y la película The trials of Henry Kissinger) no solamente no haya sido llevado a la Haya a responder por los crímenes de las dictaduras argentina chilena y por otras masacres como los espantosos horrores de Indonesia, East Timor y Cambodia, sino que se ha paseado por los círculos de poder incluidos los académicos en total impunidad y cobrando millones por sus consultorías en geopolítica hace que la corte internacional de la Haya (cuya jurisdicción no es reconocida por USA en otra muestra del excepcionalismo americano según el cual la ley aplica a todos los demás pero no ellos) con sus condenas a criminales de guerra que han cometido crímenes atroces mucho menos graves que los cometidos por Kissinger carezca de legitimidad moral. Lo masivo del dolor y la muerte que este monstruo causó con su saboteo al primer acuerdo de Paris y la prolongación de la Guerra en Vietnam; con la invasión y bombardeo en Cambodia (que llevo al poder al Khmer Rouge, otro caso como Irak en el cual el gobierno americano destruye países enteros como quien mata moscas); con las masacres de los esbirros de Suhjarto (después de apoyar uno de esos golpes de estado que USA ha montado en todos los continentes: ver Interviniendo en elecciones ajenas) en East Timor y en la misma Indonesia (donde fueron masacrados 2’ de izquierdistas y demócratas); con el golpe en Chile (no sin antes haber mandado a asesinar el general Schneider quien se había convertido en un obstáculo para el golpe montado por la CIA para proteger los intereses de ITT) asesinando, torturando y secuestrando a decenas de miles de Chilenos; quien montó también la masacre de más de 30.000 argentinos urgiendo a los militares que aceleraran el ritmo de asesinatos antes de que hubiera una reacción internacional (la misma instrucción que le había dado a los Indonesios). Similar en su cinismo, declarado en su afirmación de que en materias de estado no existe nexo moral, ha sido Blair, otro mentiroso compulsivo que afirmó que en política una mentira (como la que fabricó para justificar su apoyo a Bush en la estúpida y destructiva invasión a Irak) no es una mentira.

Y qué decir del responsable de la pérdida de su empleo, sus ahorros y sus pensiones de decenas de millones de personas no solo en USA sino también en Europa (particularmente la Mediterránea), Greenspan, otro exabrupto que dice mucho sobre cómo funciona el poder no solo en el mundo político sino dentro de la profesión de los economistas. Una vaca sagrada que contribuyo (como chairman of the Federal Feserve) a la explosión de la burbuja del dot.com en 2001 con su política de tasas de interés y que agenció la desregulación y la consecuente irresponsabilidad de los financistas (a la cual está regresando Trump después de los esfuerzos de Obama por instaurar unas restricciones que protejan a los ahorradores y al mundo de otro colapso por el manejo de casino que los financistas acometen con sus viviendas, sus ahorros, sus pensiones y sus empleos). Greenspan presidió sobre un sistema financiero absolutamente corrupto en el cual las agencias calificadoras se hacían de la vista gorda sobre la calidad de los activos sobre los cuales se había construido el castillo de naipes de derivados y los bancos continuaban engatusando a sus clientes inversores vendiéndoles sus activos tóxicos a la vez que estaban apostando al colapso de sus precios mediante credit bond swaps. No solo hubo incompetencia y estupidez sino también mala fe a sabiendas de que vendría el bailout que permitió pagar bonos millonarios a los financistas que habían apostado al si cara gano yo si sello pierdes tu, con los ahorros personales y pensionales de decenas de millones de persona.

En la misma dirección de absoluta impunidad ya a nivel histórico, la responsabilidad de las más grandes tragedias humanitarias actuales recae también en los poderes de occidente, particularmente UK. ¿Qué tienen en común los horrores de los Rohingya en Myanmar, los palestinos en Israel y los de los Kurdos en Irak, Siria y Turquía (para hablar de responsabilidades históricas y no de atrocidades presentes como el apoyo al infame bloqueo y bombardeo de Yemen por parte de su aliado Arabia Saudita y a los militares de Myanmar con las armas con las cuales masacran a los musulmanes)? Que estas tragedias fueron todas causadas por el poder imperial británico. Este llevó a Burma decenas de miles de trabajadores de lo que hoy es Bangladesh enemistando a los budistas por su preferencia por los bengalís (divide y reinarás). El poder imperial británico decidió sobre estados/territorios para las nacionalidades en lo que había sido el imperio turco, privando a la kurda de la suya, con lo que convirtió a los kurdos en subhumanos marginados en Irak, Siria y Turquía (tal como los poderes imperiales europeos se repartieron África y crearon naciones en la forma desconocedora de la estructura tribal que creo las condiciones para la epidemia de guerras civiles que se desato en varios países africanos). Y en Palestina, siempre a partir de la Balfour declaration en 1917 prometiendo un territorio a los migrantes judíos sobre el cual UK no tenía ningún derecho legal, UK se ha plegado a los intereses judíos de manera de haber contribuido y continuar contribuyendo a la tragedia de los Palestinos privados de todos sus derechos por el Estado de Israel, llegando incluso T May a criticar a Obama por no haber vetado una moción de censura en las UN contra los asentamientos mediante los cuales miles de familias palestinas se ven privadas de sus derechos sobre sus propiedades y expulsadas a la condición de refugiados a Gaza o a Jordania como lo han sido millones de ellos.

El que el gestor de las políticas que les dieron carte blanche para sus abusos a los financistas sea venerado por los economistas, y los criminales de guerra Bush, Blair y Kissinger no tienen siquiera una sanción moral, refleja como la historia está escrita por los vencedores y la justicia ve lo suficiente por debajo de la venda como para inclinar la balanza a favor de los poderosos (anglosajones). Tal como lo dijo (refiriéndose al nivel de crímenes contra la población civil no solo en Hiroshima y Nagazaki, sino rostizando a centenares de miles de japoneses lanzando bombas incendiarias sobre sus viviendas de madera) el carnicero comandante de la fuerza aérea americana en el Pacifico leMay “If we’d lost the war, we’d all have been prosecuted as war criminals”. Claro a él no le temblaba la mano en incinerar cientos de miles de japoneses en una noche fiel a su filosofía: “There are no innocent civilians. It is their government and you are fighting a people, you are not trying to fight an armed force anymore. So, it doesn't bother me so much to be killing the so-called innocent bystanders”. La arrogancia de siempre de los poderes anglosajones que predican, pero no aplican.

Lea además: China construye, USA destruye

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Vocalista Judas Priest
Palabra & Obra /

Knotfest Colombia, carnaval de Metal

Afiche para promover película El Apocalipsis
Palabra & Obra /

El Apóstol, una cinta profunda y no convencional

Cuarta bienal de Arte
Palabra & Obra /

Implosión en el gallinero. 50 años de la Bienal de Arte de Medellín

Colombia por la equidad, niñez colombiana, niño Katío
Población /

Colombia por la equidad. Unidos por la niñez

On stage de la Institución Educativa Hard Rock Taller
Música /

On stage, puerta al estrellato de los ensambles más maduros del HRT 

Artículos relacionados

Universos paralelos del populismo
Columnistas

Universos paralelos del populismo

Es la socialdemocracia europea la única alternativa al populismo (incluido el comunismo capitalista de estado chino) y el neoliberalismo

Lo más leído

1
Cazamentiras /

Corpus Christi, el falso estreno que se hizo viral en redes

Una falsa cadena que llama a boicotear el estreno de la película Corpus Christi en Colombia circuló entre...
2
Mundo Estudiantil /

Generación E reemplazará a Ser Pilo Paga

Con Generación E, el gobierno buscará que 80.000 estudiantes de estratos vulnerables accedan a la...
3
Política /

Panorama político

De todo un poquito pasó en la política colombiana en la semana que termina y que resumimos en nuestro...
4
Columnistas /

La crisis de la educación es más que dinero

Hay que replantear sobre todo el papel de la universidad en Colombia. Desde allí deben darse las pautas...
5
Columnistas /

Si alguien se da por aludido

Manuelita con educación y con humor se quejaba a veces, pero nunca se le ocurrió separarse para descansar...
6
Política /

Funcionarios: renuncian o se quedan en el cargo

Verdades y especulaciones sobre los funcionarios que dimitirían o no para competir por el poder político...