Llegar a ser humano

Autor: Darío Ruiz Gómez
29 enero de 2018 - 12:09 AM

¿Por qué nada hemos sabido de las familias de los soldados y policías cobardemente asesinados por mandato de los jefes del Eln en medio del escenificado cese de la tregua?

En el film de Martin McDonagh Tres avisos la madre que ante el silencio de la policía local para investigar el asesinato y violación de su hija, decide colocar tres vallas publicitarias al borde de una carretera para denunciar públicamente esta desidia - con una actuación prodigiosa de Frances Mc Dormand - nos está dando la visión de lo que implica la reacción moral de esta mujer ante lo que considera una grave ofensa, no sólo por la circunstancia de la muerte violenta de su hija sino por lo que realmente constituye una ausencia de justicia. Dolor como pregunta, indignación necesaria con extrema ironía, señalamientos, incluso injustos, la materia misma del duelo y el olvido. McDonagh evita todo maniqueísmo y nos va desvelando la verdadera personalidad de los dos policías en sus contradicciones asumidas, por eso se los enfoca como actores secundarios, costumbres secundarias, en periferias donde lo que suceda a nadie del alto mundo oficial puede interesar. Pero el tiempo no se ha detenido sino que se ha escandalizado ante los cuestionamientos morales que estas vidas anónimos llegarán a asumir personalmente. ¿Tienen alma las madres de casa, la tiene un olvidado policía pueblerino con cáncer? La toma de conciencia de esta madre altera definitivamente la rutinaria vida del pueblecito, desnuda sus falencias espirituales y desencadena una áspera reflexión sobre una sociedad. Las madres en Colombia reclaman los cadáveres de los soldados anónimos muertos en una guerra abstracta y a nombre de inconfesables intereses, muestran las fotos de sus hijos con la esperanza de que alguien sepa de sus paraderos. ¿Por qué nada hemos sabido de las familias de los soldados y policías cobardemente asesinados por mandato de los jefes del Eln en medio del escenificado cese de la tregua? ¿No son estas pequeñas historias dignas de que hasta ellas baje la cámara de nuestros altivos cineastas? Atentar contra la vida cotidiana de un pueblecito cualquiera es atentar contra la paz. Quien guarda silencio es el Estado que permanece sordo ante estos reclamos, es la justicia politizada puesta al servicio de intereses particulares y no para recuperar con la sentencia justa la presencia de este anónimo ciudadano que no necesita colocar vallas a la salida de sus carreteras polvorientas para recordarnos que nadie ha dado respuesta alguna al reclamo de las madres.

Vea también: En Barranquilla rindieron homenaje a policías que murieron en atentados

Ebbing, Misuri, es un pueblo ignorado donde la irrupción de la violencia pone en cuestionamiento a partir de la ira de esta madre, unos supuestos valores de convivencia, lo más humano que es la solidaridad. Ya que es bajo la perspectiva de lo humano - y jamás de la de una ideología política-, desde donde lograríamos contar con la confianza de que no habrá desidia oficial sino la solidaridad que se logra haciendo visible el rostro que nos pregunta. Sólo que entre nosotros la paz planteada bajo los intereses de una abstracción política deliberadamente ha olvidado que sin una crítica previa y radical de la violencia no se puede pensar en que las madres que buscan a sus hijos desaparecidos o asesinados lleguen a tener un día la respuesta que esperan, ya que en estas circunstancias la llamada reparación no es otra cosa que una farsa, tal como lo estamos viendo, conmovidos ante el recrudecimiento de esa gran ofensa al ser humano que es el desplazamiento forzado de campesinos, los repetidos asesinatos de policías y soldados o sea la “continuación de la guerra”.

Lea además: Los muchachos muertos

Compartir Imprimir

Comentarios:

augusto
augusto
2018-01-29 06:48:14
Mientras la humanidad siga sometida por la matrix que gobierna, los humanos seguiran perdiendo su humanidad, pero la noticia es que está llegando el tiempo de que esa matrix sea eliminada, primero corresponde eliminarla cada individuo en si mismo, y así está preparado para hacerlo con su entorno y su externo. ¿Difícil de hacerlo? eso depende de la voluntad que cada individuo ponga en el asunto y de la constancia para hacerlo.

Destacados

Homenaje a María Teresa Uribe
Ciencia /

La sabiduría de María Teresa Uribe está en alma de la Universidad

Naranjo en flor
Palabra & Obra /

Primero hay que saber sufrir…

El retorno de Odiseo de Pinturicchio
Palabra & Obra /

Escribir con la nostalgia

No te preocupes no irá lejos
Palabra & Obra /

El regreso por lo alto de Gus Van Sant

Festival de Festivales
Más Deporte /

El público le responde al Festival de Festivales

Artículos relacionados

La mayoría silenciada
Columnistas

La mayoría silenciada

Este fascismo como recuerda Camus es propio de gentes carentes de imaginación

Lo más leído

1
Cazamentiras /

Corpus Christi, el falso estreno que se hizo viral en redes

Una falsa cadena que llama a boicotear el estreno de la película Corpus Christi en Colombia circuló entre...
2
Urbanismo /

Ojo conductores, las sanciones son serias

Mintransporte recuerda que quienes sean sorprendidos prestando servicio público de transporte en...
3
Minas Y Energía /

Sin contratiempos, EPM cerró la primera compuerta en Hidroituango

El proceso, que tardó 29 minutos y 34 segundos, fue el primero de los tres momentos clave. El segundo fue...
4
Política /

Las 10 inquietudes del año electoral

Este 2019 será otro largo año electoral en Colombia con motivo de las elecciones de autoridades...
5
Entretenimiento /

Medellín es protagonista en La reina del flow 

A partir de este martes 12 de junio, en la franja prime de Caracol TV, a las 9:00 p.m., la Caja mágica de...
6
Columnistas /

La sociedad digital de las falsas indignaciones

Furiosos, incómodos, atemorizados y escandalizados, compartimos la información y le sumamos la palabra...