Las huellas del gobierno Santos

Autor: Dirección
5 agosto de 2018 - 12:00 AM

El Gobierno minimizó, hasta olvidarlos, compromisos fundamentales por los cuales la sociedad tuvo confianza en una negociación que no hacía parte de las promesas de Juan Manuel Santos

El doble mandato de Juan Manuel Santos, último en que se votó una reelección presidencial, tiene realizaciones en sectores del Estado que se propuso administrar, y en la que pretendió fuera su impronta transformadora: la paz, que pretende firmada con las Farc y no logró amasar con el Eln.

Lea también: Triste sepultura para la reelección

Los ministerios de Hacienda y Minas, este último con siete ministros en ocho años, se propusieron administrar el petróleo, impactado por caídas en los precios y la producción; traumas como el escándalo Reficar, y baches como los del terrorismo que impide producir y exportar o la mínima exploración. Entre tanto, la minería fue sometida a incertidumbres jurídicas, económicas y de orden público, y el sector eléctrico, puesto en riesgo en las crisis de Electricaribe e Hidroituango así como severamente golpeado con indecisiones sobre proyectos de generación y la venta de Isagén. Esa controvertida operación fue justificada en la financiación de vías 4G, programa ambicioso por las especificaciones de proyectos que quedaron a medio camino, los que iniciaron, y cubiertos en polémicas por fallas administrativas, como Mar2; por errores de construcción, como el puente Chirajara en la vía al Llano, o por manchas de corrupción, como las obras ejecutadas por Odebrecht, hoy cínica demandante del Estado colombiano.

Lo invitamos a leer: Privatizada Isagén ¿qué hacer?

A siete años de evaluar la meta del gobierno según la cual Colombia sería el país latinoamericano más educado en 2025, existen indicios de las dificultades para un logro que se sustentaría en la interacción con los maestros, que manifestaron su descontento en sucesivos paros; las expectativas de continuidad en el sistema, que tienen respuesta muy parcial en la puntualidad de Ser pilo paga, y las garantías de calidad en la educación, que no se cumplen automáticamente con la extensión de la jornada académica. En salud, el Gobierno deja las finanzas de las dos más grandes EPS del país, Medimás en el régimen contributivo y Savia Salud en el subsidiado, en cuidados intensivos, dada la falta de voluntad para la reforma que las estabilizaría; tiene como logro en esta materia el del control a los precios de medicamentos, cosechado en dura batalla emprendida por el ministro Alejandro Gaviria.

Le puede interesar: Ser pilo paga crea privilegios para el 2% de los bachilleres

Las instituciones colombianas sintieron la mano del gobierno Santos contribuyendo fuertemente a aumentar su inestabilidad y desorden. En la justicia quedaron pendientes reformas para contener su politización, garantizar su rigor y ofrecer garantías en el debido proceso. El Congreso siguió afectado por la omnipresencia del Ejecutivo, en esta ocasión con jugosas raciones de “mermelada”, que en sus últimas intervenciones justificó el doctor Santos. En respuesta a la generosidad del Ejecutivo, senadores y representantes se aprestaron a dar trámite, apenas con mínimos debates de control político y precarios análisis a decisiones que afectarán significativamente nuesteo futuro, entre las cuales vemos con ceeciente preocupación el engañoso estatuto de la oposición. 

Además: Exótico retoque al Congreso

La gran obsesión del presidente Santos fue firmar acuerdos de paz con las Farc y con el Eln, así se impusiera alto precio al Estado. El del Eln nació muerto y cayó bajo el fuego de las balas de ese grupo. El de las Farc, que nació como la esperanza de una interlocución entre un Estado triunfador en su batalla contra el terrorismo y un grupo buscando una desmovilización digna, fue afectado por la severa presbicia de negociadores que propiciaron que ese grupo pasara de equiparado; a hacerse igual en la toma de decisiones, hasta llegar a par en las discusiones esenciales del Estado. Fue así como el Gobierno minimizó, hasta olvidarlos, compromisos fundamentales por los cuales la sociedad tuvo confianza en una negociación que no hacía parte de las promesas de Juan Manuel Santos en su primera elección.

Vea: Ingenuidad vs cinismo

En la negociación y primeros momentos del posacuerdo, las promesas de justicia y verdad se minimizaron en las oscuras tramas de instituciones paralelas. Además de la ofensa a una sociedad que esperaba que los culpables asumieran sus responsabilidades, el modelo que hizo a los jefes farianos congresistas sin responder por sus actos y amplía impunidades es mensaje contracultural que refuerza las lecciones de amoralidad e ilegalidad entregadas por el narcotráfico. Diluida la justicia, la centralidad de las víctimas se hizo manipulación de algunas y persecución a la mayoría, y la no repetición es pesadilla para las acosadas por las violencias que no cesaron o que mutaron con la inundación de cultivos ilícitos y el crecimiento de las actividades de narcotráfico, para atender al creciente número de consumidores dentro y fuera de Colombia.

De su interés: La tercera mesa

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Freddie Mercury en el afiche de Bhoemian Rhapsodie
Palabra & Obra /

Bohemian Rhapsody una película que vibra con el sonido de Queen

Feria de Grabado en Medellín obra de Victoria Ortiz
Palabra & Obra /

Nueva experiencia para Medellín

Concierto Roger Waters
Palabra & Obra /

Roger Waters en concierto, abrumador y antológico

Homicidios Medellín
Justicia /

¿Por qué varía la tasa de  homicidios en Medellín? 

Sergio Andrés Higuita
Ciclismo /

Europa, el sueño cumplido de Sergio Higuita

Artículos relacionados

Las elecciones de 2018 hicieron historia en la democracia colombiana
Editorial

Las elecciones de 2018 hicieron historia en la democracia colombiana

El presidente electo ha propuesto hacer del suyo un gobierno para todos, abierto a la participación ciudadana, comprometido con la paz a través de la seguridad y la...
Cultivos ilícitos: tolerancia e improvisación
Editorial

Cultivos ilícitos: tolerancia e improvisación

El peritaje oficial, que ha tasado en 180.000 las hectáreas cultivadas con hoja de coca, puede ser fácilmente cuestionado, no solo por el hecho de que no tiene bases...
Los amigos de “la paz” señalan las fallas del proceso
Editorial

Los amigos de “la paz” señalan las fallas del proceso

El maquillaje oficial no logró tapar las observaciones que la premier dejó en entrevista periodística, la mayor parte de ellas coincidentes con las que entrego la...

Lo más leído

1
Gobierno /

En 33 meses, Federico superó los viajes de sus predecesores

Con veinte viajes en sus cuatro años de gobierno, Alonso Salazar era el alcalde de Medellín que más...
2
Política /

Cuatro novedades agitan la campaña

Juan Carlos Vélez Uribe, Luis Bernardo Vélez, Braulio Espinosa y conservadores y uribistas fueron...
3
Palabra & Obra /

Nueva experiencia para Medellín

El 24 y 25 de noviembre se realiza en Parques del río Medellín el Encuentro de artistas grabadores. El...
4
Columnistas /

Iván Duque y la pradera incendiada

Esa gestión tecnocrática descansa sobre una caracterización falsa de la coyuntura nacional, y de lo que...
5
Derechos Humanos /

Este 19 de noviembre se conmemora Día Mundial contra el Abuso Infantil

Con diferentes actividades a nivel mundial se pedirá a la población más conciencia sobre tan delicado...
6
Columnistas /

Presidente Duque, a corregir el rumbo

No es momento de debilidades, o el presidente endereza el rumbo o se quedará sin gobernabilidad antes de...