La solidaridad fiscal en los contratos de colaboración empresarial

Autor: Juan Esteban Sanín Gómez
22 octubre de 2018 - 09:04 PM

Es claro que el artículo 794 del E.T. aplicaría para los consorcios (por expresa estipulación legal) y para los contratos de cuentas en participación, por tener sus miembros la calidad de socios de un ente colectivo sin personería jurídica.

Ante la pregunta de si existe solidaridad fiscal entre las partes de un contrato de colaboración empresarial por impuestos no pagados, la respuesta no parece ser muy clara debido a la ambigüedad de la norma que la establece y a la manera en como está redactada la disposición legal en el Estatuto Tributario (“E.T.”).

Vea también: Armonización normativa en los contratos de colaboración

El artículo 793 del E.T. es la norma que establece quiénes responden con el contribuyente por el pago del tributo. Allí se establece que tal responsabilidad solidaria recaerá: sobre los herederos o legatarios por las obligaciones del causante (a prorrata de su cuota hereditaria y sin perjuicio del beneficio de inventario), sobre las subsidiarias de matrices extranjeras cuando esta última no tenga sucursal en el país, sobre la sociedad absorbente en procesos de fusión respecto de las deudas de la absorbida, sobre los terceros que deban cancelar las obligaciones del deudor, sobre los socios de sociedades “disueltas” (sic -entiéndase “liquidadas”) hasta concurrencia del valor recibido en la liquidación social sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo 794 del E.T. y, por último, sobre “los titulares del respectivo patrimonio (sic) asociados o copartícipes, solidariamente entre sí, por las obligaciones de los entes colectivos sin personalidad jurídica”.

A su vez, el artículo 794 del E.T., denominado “Responsabilidad solidaria de socios por los impuestos de la sociedad”, establece que “en todos los casos los socios, copartícipes, asociados, cooperados, comuneros y consorciados responderán solidariamente por los impuestos, actualización e intereses de la persona jurídica o ente colectivo sin personería jurídica de la cual sean miembros, socios, copartícipes, asociados, cooperados y consorciados, a prorrata de sus aportes o participaciones en las mismas y del tiempo durante el cual los hubieren poseído en el respectivo período gravable”.

De una primera lectura de estos artículos podría pensarse que la solidaridad fiscal no es aplicable a quienes se asocian en un contrato de colaboración empresarial, por cuanto no es del todo claro que lo dispuesto en el artículo 793 del E.T., respecto a que “los titulares del respectivo patrimonio (sic) asociados o copartícipes, [responden] solidariamente entre sí, por las obligaciones de los entes colectivos sin personalidad jurídica” sea aplicable a los contratos colaborativos. Pero, meditándolo más profundamente, salvo por la participación en patrimonios autónomos, no parecen existir otros vehículos diferentes a los contratos de colaboración en los que pueda asociarse un contribuyente como copartícipe, y que dé lugar a un ente sin personalidad jurídica.

De igual manera, podría pensarse que la aplicación del artículo 794 del E.T., por ser denominado “Responsabilidad solidaria de socios por los impuestos de la sociedad”, debiera circunscribirse a esta esfera, es decir, a la esfera societaria. No obstante, de la lectura del artículo 31 del Código Civil es claro que la extensión que deba darse a toda ley se determinará por su genuino sentido y que “lo favorable u odioso de una disposición no se tomará en cuenta para ampliar o restringir su interpretación”. Así pues, independientemente de que su título restrinja la aplicación de la norma al ámbito societario, su genuino sentido establece que la misma es aplicable a los contratos de colaboración.

Puede interesarle: Los problemas en la contabilización de los contratos de colaboración

Ahora bien, es claro que el artículo 794 del E.T. aplicaría para los consorcios (por expresa estipulación legal) y para los contratos de cuentas en participación, por tener sus miembros la calidad de socios de un ente colectivo sin personería jurídica. No es tan claro, por el contrario, que esta norma pudiera aplicarle a los unidos temporales, pues (contrario a lo que sucede con los consorciados) si bien son asociados en un ente sin personería jurídica, los mismos no son enumerados como unos de los sujetos pasivos de una obligación restrictiva.

 

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

Interpretación sistemática del artículo 18 del Estatuto Tributario
Columnistas

Interpretación sistemática del artículo 18 del Estatuto Tributario

Interpretar el artículo 18 del Estatuto Tributario (artículo que regula los efectos fiscales de los contratos de colaboración empresarial en Colombia) ha sido una...

Lo más leído

1
Columnistas /

¿Va mayúscula después del signo de interrogación?

“¿Cuándo estaba pequeño usted bailó y jugó con la ronda infantil que rezaba ‘la colita es mía, es...
2
Mundo Estudiantil /

Personas de Medellín en extraedad se quedan sin educación en 2020-2

Con el argumento de no haber recibido los recursos del Gobierno Nacional para el pago a los maestros de las...
3
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
4
Religión /

Una propuesta en pandemia y después

Algunos biblistas consideran que la explicación del Reino de los cielos como una mujer que mezcló la...
5
Columnistas /

¿Qué pasa con la salud en Colombia?

La salud de los colombianos se encuentra en estado grave, incluso en no pocos casos, requiriendo atención...
6
Columnistas /

Cómo expresar los años y los siglos

No es correcto decir: el año veinte veinte. La RAE recomienda la modalidad española: año dos mil veinte.