La palabra es putrefacción… Contra ella hay que votar

Autor: Alberto Morales
26 agosto de 2018 - 12:04 AM

Mire usted el tema nefasto de la corrupción. La palabra incluso se ha desgastado. Al utilizarla, ya no tiene la dimensión que debería de tener.

Hay una enfermedad que, según me entero recientemente, afecta al 8% de la población mundial. Se llama “acúfenos” pero el nombre más conocido es “tinnitus”. La descripción es francamente aterradora. Usted empieza a percibir un zumbido, un ruido, un “pitido” que penetra en sus oídos pero que no tiene nada que ver con un estímulo externo. Solo usted lo escucha porque el ruido ha sido construido en su cerebro. Y se instala ahí, solo para usted, las 24 horas de cada día, los sesenta minutos de cada hora, los sesenta segundos de cada minuto. Es un sonido que jamás se calla.

Los efectos son devastadores, el enfermo puede enloquecer.

Los expertos dicen que el cerebro y el conjunto de nuestro sistema nervioso desarrollan mecanismos que le permiten, de manera progresiva, hacerse menos sensible a estímulos que persisten durante largos períodos. Así, los pacientes de tinnitus se “desconectan” del sonido angustioso mediante la fórmula de “distraerse”. Una vez centrado en otras tareas o pensamientos, logran que el sonido no sea percibido.

Igual ocurre con los olores molestos. Personas que trabajan o viven en medio de olores que para otros son insoportables, terminan no percibiéndolos mediante el método de la “distracción”.

 

Lea también: Una parasitosis se engulle a Colombia

 

Hay quienes arguyen que no es tanto la distracción sino el acostumbramiento. Acostumbrarse es habituarse.

En la casa, en la oficina o en el barrio, la gente se “acostumbra” a lo que ve y deja de percibir el deterioro, por ejemplo. No ve la mancha, no ve la basura.

Este país padece de tinnitus.

Mire usted el tema nefasto de la corrupción. La palabra incluso se ha desgastado. Al utilizarla, ya no tiene la dimensión que debería de tener. Si se pone en la tarea de buscar sinónimos, de repente lo entienda mejor: corrupción, descomposición, peste, podredumbre, putrefacción.

El país está sumergido en la putrefacción y ocurre que, o nos distraemos o nos acostumbramos. Ese es quizá el triunfo de los corruptos. A fuerza de hacerlo sin consecuencias la han convertido en un “modus vivendi”, un estilo nacional.

Aparecen cada día noticias aterradoras de su envalentonamiento, de los excesos que cometen, de los volúmenes de los dineros que se roban, de las prácticas deshonestas que parecen ensañarse en los más humildes, de exabruptos que en otros países sí desencadenan consecuencias y sanciones inmediatas, pero aquí no.

Somos el hazmerreír del mundo. Mientras los corruptos son sancionados en el resto del planeta, aquí los elegimos, son quienes nos dirigen, los protegemos, los alabamos, nos representan.

Hoy se nos convoca a una Consulta Nacional Anticorrupción. Se nos invita a que votemos en contra de ellos, se nos llama a ponerles cortapisas y entonces los corruptos elevan el grito al cielo y arguyen que salir a votar hoy es una tontería.

No quieren que lo hagamos, insisten en que no veamos esa mancha enorme, que nos abstengamos de oír ese sonido escandaloso y persistente, que no prestemos atención a ese olor putrefacto, que sigamos igual, que dejemos así.

 

Vea también: La dignidad que habita en la indignación

 

No podemos prestarles atención. Tenemos que salir a votar siete veces sí, tenemos que demostrarles que ya no aceptamos más distracciones, que no queremos acostumbrarnos, que no vamos a permitir más su impunidad, que hemos recobrado nuestra dignidad perdida.


 

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

película Somos Calentura
Mundo Fantástico /

Somos calentura: el baile como resistencia, una salida en el Pacífico

Orquesta de Graciela Bello
Palabra & Obra /

En lo de Laura

Obra de Miguel Ángel
Palabra & Obra /

La responsabilidad por el otro Ferdinand v. Schirach y el asunto penal

Poeta Pablo Neruda
Palabra & Obra /

Pablo Neruda, el gran poeta de la audacia y la originalidad

Javier Ríos Marín
Ciclismo /

Una vida dedicada al ciclismo antioqueño

Artículos relacionados

¿Qué tal un “Proyecto humanidad”?
Columnistas

¿Qué tal un “Proyecto humanidad”?

Un “Proyecto Humanidad” sería, de repente, el más subversivo de los propósitos, tal vez el único camino para salvarnos

Lo más leído

1
Política /

Panorama político

En los municipios del área metropolitana del Valle de Aburrá siguen apareciendo candidatos a las...
2
Columnistas /

Valor agregado que aportan las universidades a sus estudiantes

Dice De Zubiría que las mejores universidades de Colombia son las públicas en el entendido que son las...
3
Columnistas /

EPM ya no es tío rico

Mientras no se conozca la realidad de lo que sucedió en casa de máquinas de la hidroeléctrica no se...
4
Política /

Divorcios en la política

Cuatro separaciones se produjeron en la última semana en Antioquia.
5
Columnistas /

El libre deterioro de la personalidad

Tras de aquellos dramas hay frustraciones que afectan a miles de familias y a toda la sociedad; muchos...
6
Ciencia /

Un hito editorial en Colombia: la Humboldtiana neogranadina

Las relaciones del paso de Humboldt por la Nueva Granada, el copioso contenido documental y la exquisita...