La crisis en Hidroituango no termina todavía

Autor: Guillermo Maya Muñoz
23 julio de 2018 - 12:07 AM

El hecho de que se haya presentado la contingencia y se haya tenido que enfrentar también significa costos para EPM

El pasado miércoles 18 de julio se realizó un foro sobre la “contingencia” de Hidroituango en el Concejo de Medellín. Uno foro-monólogo. Solo intervinieron EPM, el consorcio constructor CCC, Integral, y el presidente de la SAI, que hace parte del mismo círculo. Nada de voces discordantes, y mucho menos de la comunidad afectada.
Si el Concejo es una institución democrática para darle la voz y la participación a todos los sectores que se ven afectados por un problema, el Concejo no está cumpliendo su papel en la ciudad de Medellín.
En general, las intervenciones estuvieron plagadas de explicaciones técnicas y muchas gráficas de ingeniería, que la mayoría de los asistentes poco entienden (me incluyo). Todo para decir que la cuenca del rio lleva años siendo estudiada en todas sus variables físicas, que los trabajos se realizaron con los más altos estándares de ingeniería, y que en el plano jurídico todo se hizo de acuerdo con la legalidad vigente. Nadie controvirtió, como era normal en un juego de intereses mutuos. En resumen, que si algo falló se debió a un hecho imprevisible, inexplicable dada la evidencia existente.
¿Qué pasó en la represa de Hidroituango? Una contingencia que empezó a manifestarse desde el 28 de abril pasado, con derrumbes en un túnel, y con el aumento del nivel del agua que amenazaba con el desbordamiento de la presa hizo sonar las alarmas. El gobernador de Antioquia destemplado dijo a los medios: ¡Diluvio Universal!. Todos temieron lo peor. Las comunidades rio debajo de la presa fueron evacuadas a albergues de última hora, nada confortables. Hubo daños materiales, pero no hubo muertos. Se salvó EPM y el consorcio constructor.

Lea también: Hidroituango: el penoso camino a la privatización de EPM
El origen de la contingencia es inexplicable. Solo puede ser explicado haciendo una especie de estudio “forense”, examinando la presa y cada uno de los elementos constructivos, después del vaciamiento del agua, y si de verdad la presa se hizo como dicen que se hizo, con las mejores prácticas ingenieriles y con los materiales adecuados.
¿Se cometieron errores en la construcción de la presa? Se aceleraron los trabajos porque había un atraso en las obras para poder empezar a generar energía a fines de 2018. Pero todo se hizo de acuerdo con “las mejores prácticas de la ingeniería” y con los mejores materiales existentes, dice el consorcio. Se conocía las condiciones geológicas, hidráulicas, riesgo símico, calidad de los materiales, etc.
¿Se cometieron errores de juicio en la aceleración de los trabajos? Sólo un examen detallado de un equipo independiente, como el exigido por Agencia Nacional de Licencias Ambientales-Anla, podrá verificar el estado de presa y llegar a la conclusión de qué pudo haber causado la contingencia. Mientras tanto, todo es perfecto. 
¿Qué pide la Anla? La directora de la institución ambiental, aunque demorada en hacer pública la expedición la resolución, es taxativa: “Es necesario que alguien independiente, experto, verifique y dé su concepto (…) Qué refuerzo se requiere o si se considera necesario desmontar algo, no sé que podrán encontrar los expertos. Si consideran que como está el proyecto se puede continuar, pues se sigue” (Anla explica, por primera vez, por qué condicionó construcción de Hidroituango, elcolombiano.com, Julio 6-2018)
En este sentido, ¿a qué clase de conclusiones se podría llegar? Una que la presa no es reparable y que su existencia representa un riesgo par las comunidades rio abajo. Y dos, que si es reparable y que por lo tanto no hay necesidad de demolerla o colapsarla. 
Esta segunda opción es la que esperamos todos los colombianos sensatos. ¿por qué? Primero, porque la represa agregará capacidad energética al país en un 17% aproximadamente, materia prima que es fundamental para el desarrollo nacional y para el bienestar de la población. Segundo, la energía hidráulica tiene un impacto ambiental bajo, lo que que no tienen las energías derivadas del carbón y los hidrocarburos. Tercero, porque EPM es una empresa pública colombiana, de todos los antioqueños, las ganancias no son privadas, y parte de las ganancias se entregan a las comunidades a través de la inversión social, como en el caso de Medellín, y también en las zonas de generación de energía se entregarán unos ingresos o regalías a los gobiernos locales. EPM trasfiere cerca de 1.2-1.4 billones de peso anuales al municipio de Medellín. 
EPM, accionista de la Sociedad Hidroituango con 46.33%, concesionario y operador de la represa, también entregará una parte importante de las ganancias originadas en la venta de energía al Departamento de Antioquia (Idea), como socio mayoritario con el 52.89% de la Sociedad Hidroituango, al igual que un porcentaje menor a otros accionistas minoritarios, entre públicos y privados.
Por otro lado, el hecho de que se haya presentado la contingencia y se haya tenido que enfrentar también significa costos para EPM, como: La generación de energía se retrasa para el 2022 generando un costo de oportunidad. Esta situación supone sobrecostos para EPM para darle cumplimientos a los contratos de energía que ya se habían realizado en el mercado (Fitch). Los costos financieros de EPM también aumentarán como consecuencia de la rebaja de la calificación del grado de inversión por las agencias calificadoras de riesgo. Igualmente, el plan de austeridad puesto en marcha por la gerencia de EPM supone una disminución en la demanda de bienes y servicios en la economía regional y nacional, además de menos empleos directos e indirectos. Y por último, la venta de activos por 3 billones de pesos (1.000 millones de dólares), en un mercado que castiga a la baja a quienes tienen apuros de liquidez representaría una subvaloración en el precio de venta de los activos.

Lea: La austeridad llega a EPM

La primera opción, que la presa no es reparable, significaría enormes perdidas para EPM, y por lo tanto para todos los antioqueños. Cerca de 10-12 billones de pesos se perderían de manera directa, y las transferencias al municipio de Medellín disminuirían haciendo más difícil la situación social medellinense, y EPM tardaría mucho tiempo en asimilar esta catástrofe económica.
¿Queda algo por mejorar? EPM debería mejorar su comunicación a través de los medios y en el terreno con la población, especialmente, con las comunidades afectadas que necesitan programas de desarrollo local, salud, educación, deportes, formación para el empleo, no solo en la construcción sino también para cuando entre en operación la represa, etc. 

La indiferencia del poder económico, y EPM representa ese poder, frente a las preocupaciones y objeciones al proyecto por parte de la gente sencilla, los cañoneros del Cauca, pero no por eso menos importante, no es explicable y causa resentimiento.
Sin embargo, esperemos lo mejor.

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Museo Casa de la Memoria Medellín
Urbanismo /

La Toma, una chica con historia

Fiesta del Libro y la Cultura de Medellín
Mundo Literario /

Lo más de la Fiesta del libro 2018  

película Somos Calentura
Mundo Fantástico /

Somos calentura: el baile como resistencia, una salida en el Pacífico

Orquesta de Graciela Bello
Palabra & Obra /

En lo de Laura

Obra de Miguel Ángel
Palabra & Obra /

La responsabilidad por el otro Ferdinand v. Schirach y el asunto penal

Artículos relacionados

Hidroituango: EPM mirando el abismo
Columnistas

Hidroituango: EPM mirando el abismo

Cuando una unidad económica le toca salir a vender activos para pagar deudas, en un mercado que castiga al que necesita liquidez con bajos precios en su activos, es...

Lo más leído

1
Política /

Senador Iván Agudelo arma rancho aparte

Anda consiguiendo candidatos para afrontar la campaña territorial en Antioquia y Medellín. Ya se deja ver...
2
Política /

Panorama político

El contraste a la cosecha de divorcios políticos que se presentó en las últimas semanas en Antioquia, lo...
3
Política /

Un huracán pasó por la Asamblea

Pese a los estragos que causó el ciclón la vieja coalición resistió el impacto. El diputado liberal de...
4
Columnistas /

El espectáculo de la decadencia

Cuando dejemos de ser simplemente espectadores, todos esos histriones se van a terminar atragantando con...
5
Columnistas /

Sobre la crisis liberal

El liberalismo debe volver a ser la voz de quienes no la tienen y el vocero de las reivindicaciones sociales.
6
Urbanismo /

La Toma, una chica con historia

Crónica con fábricas muertas, el puente de “Brooklyn” y la quebrada Santa Elena.