La contingencia en Hidroituango

Autor: Dirección
9 mayo de 2018 - 12:00 AM

No obstante ser un hecho serio, que sólo podrá ser juzgado cuando se conozcan sus elementos, este no puede ser divulgado con afán sensacionalista ni convertido en razón para crear argumentos políticos contra la hidroelectricidad

Los derrumbes, uno parcial y otro completo, en túneles de conducción de las aguas del río Cauca en la central Hidroituango han provocado máxima tensión alrededor del principal proyecto de generación hidroeléctrica que se construye en Colombia. Por ser tan delicada, la situación exige máxima responsabilidad de quienes atienden la emergencia y de voces públicas, algunas de los cuales no ocultan su pretensión de obtener provecho de la precaria información y de la confusión que esta clase de hechos favorece.

Lea: Preocupa nivel del río Cauca por sequía y por creciente

Dado el represamiento del río Cauca en donde se construye la central hidroeléctrica, la primera responsabilidad de EPM es cuidar, como había logrado hacerlo, las vidas de los habitantes en la zona de influencia, así como contener la amenaza de una borrasca que todavía persiste y sería catastrófica para las zonas aledañas a la hidroeléctrica. Hasta el cierre de esta edición, la empresa, apoyada por reconocidos expertos y por autoridades nacionales, que empezaron a arribar desde la mañana del martes, había logrado contener la amenaza e identificar soluciones posibles.

Puede interesarle: Vicisitudes del sector eléctrico

No hay que sumarse a quienes ya encontraron en el hecho y en el vacío de información razones para el sensacionalismo periodístico, carente de fundamento científico, o a los políticos que aprovechan la crisis para argumentar su batalla contra la hidroelectricidad. Sin embargo, tampoco hay que ser avestruces que esconden que esta es una situación grave para EPM, el Idea y la central hidroeléctrica. Por sus características e impacto, es preciso que investigadores independientes y reconocidos por su solvencia técnica, estudien las causas y, si fuere del caso, los responsables de ese represamiento y su impacto en dos túneles de la central. Asimismo, se espera que EPM reciba las más serias recomendaciones sobre los correctivos a tomar para contener riesgos futuros causados por el complejo río Cauca y garantizar la mejor operación de esa central. Por ser los socios del proyecto, Idea y EPM, organismos públicos, es razonable que divulguen con claridad y transparencia los resultados de las investigaciones.

Lea además: Isagén sufre otro serio golpe

A esa hora, es inocultable que Hidroituango tendrá que asumir sobrecostos y retrasos que afectarán su buen desempeño en el cumplimiento del presupuesto y los cronogramas, el cual, por fortuna, debe contribuir a amortiguar los impactos de este daño. Dado que se trata de una contingencia en un proyecto hasta ahora manejado con rigor, es justo esperar que EPM, que debe atender sus obligaciones con la subasta de energía eléctrica, reciba de las autoridades del sector eléctrico y de servicios públicos la benevolencia que tuvieron hacia Termocandelaria, principal responsable de la crisis eléctrica de 2015-2016, y Electricaribe, destacada por su incumplimiento con la distribución de energía eléctrica en la Costa, en vez de que se le reitere la dosis de rigor extremo con que fue tratada en la crisis por no poder construir Porce IV, debido a problemas de orden público.

La actual situación de Hidroituango favorece el sensacionalismo. El de periodistas que cazan audiencia a cualquier costo. Y el de políticos, con muy pocos interlocutores que entiendan el problema a profundidad, que se pasean ofreciéndole al país la sustitución de la energía hidroeléctrica, que es sostenible, confiable y abundante para Colombia, por promisorias energías alternativas, aún en desarrollo, como la eólica o la solar, costosas y que carentes de las condiciones de estabilidad y confiabilidad que sí ofrecen, de sobra, otras energías. De esos fantasmas sacados del cubilete, sí que tiene que huir un país en desarrollo.

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Somos calentura
Palabra & Obra /

Somos calentura: con el sinsabor de la supervivencia

Jorge Amado
Palabra & Obra /

Cacao, una novela social

La gira de Destruction
Palabra & Obra /

Destruction, viejaguardia del thrash metal

Museo Casa de la Memoria Medellín
Urbanismo /

La Toma, una chica con historia

Fiesta del Libro y la Cultura de Medellín
Mundo Literario /

Lo más de la Fiesta del libro 2018  

Artículos relacionados

Los riesgos de la diversidad energética
Editorial

Los riesgos de la diversidad energética

Pensar que las energías alternativas van a ser, en el corto plazo, las que le den seguridad energética al país es, además de ingenuo, abrir una puerta enorme para...
La multa a Termocandelaria
Editorial

La multa a Termocandelaria

La sanción a la mayor responsable del sobrecosto de la energía durante el fenómeno del Niño 2015-2016 es señal de independencia de la autoridad.

Lo más leído

1
Política /

Senador Iván Agudelo arma rancho aparte

Anda consiguiendo candidatos para afrontar la campaña territorial en Antioquia y Medellín. Ya se deja ver...
2
Política /

Panorama político

El contraste a la cosecha de divorcios políticos que se presentó en las últimas semanas en Antioquia, lo...
3
Política /

Un huracán pasó por la Asamblea

Pese a los estragos que causó el ciclón la vieja coalición resistió el impacto. El diputado liberal de...
4
Cazamentiras /

La falsa carta de despedida escrita por Gabo

Desde hace más de una década, usuarios en internet han difundo un texto bajo el nombre de Gabriel García...
5
Columnistas /

Intervención militar en Venezuela

Todos, muy correctos, quieren evitar la fuerza, y al final los colombianos podemos ser los más...
6
Urbanismo /

La Toma, una chica con historia

Crónica con fábricas muertas, el puente de “Brooklyn” y la quebrada Santa Elena.