La Rosa Blanca y las víctimas negadas

Autor: José Alvear Sanín
20 diciembre de 2017 - 12:09 AM

Las víctimas, entonces, son ante todo, quienes murieron por la acción subversiva, por la reacción paraca o por la legítima acción militar

En toda esta tragicomedia de la “paz” se dice que las víctimas “están en el centro del proceso”, pero ¿quiénes son?, ¿cuál es su número?, ¿quién las define?
Como el proceso en realidad no es otra cosa que el contubernio entre Santos y Timochenko, que abre una autopista “jurídica” para compartir desde ahora el poder y para luego entregarlo del todo, lo de las víctimas es un concepto elástico.
Nadie duda de que la confrontación del gobierno legítimo con la subversión y con los paramilitares que surgieron como respuesta haya ocasionado incontables sufrimientos. 
Para ambientar la “paz” en los medios internacionales, siempre desinformados sobre Colombia, los del contubernio, orquestados por ONG bien financiadas por el gobierno y universidades complacientes, han resuelto que hubo ocho millones de víctimas, metiendo en el mismo saco a los desplazados por la violencia y a los campesinos que a lo largo de medio siglo emigraron a las ciudades, buscando las oportunidades que una agricultura primitiva nunca puede brindar.
Niego, entonces, la cifra de ocho millones, aunque me atrevo a pensar que cincuenta millones de colombianos sí hemos sido víctimas de la acción subversiva, que exigió sacrificar mucha inversión productiva porque era prioritario impedir la toma del poder por parte de terroristas.
No voy a ocuparme ahora de la naturaleza, víctima del derrame de millones de barriles, de la deforestación para la siembra de coca y de la minería ilegal. Tampoco de la economía nacional, que ha sufrido pérdidas gigantescas por la acción guerrillera.
Las víctimas, entonces, son ante todo, quienes murieron por la acción subversiva, por la reacción paraca o por la legítima acción militar. En segundo lugar figuran los campesinos que tuvieron que escapar del fuego cruzado o que huyeron para salvar a sus hijos del reclutamiento de la guerrilla, que convertía a los jóvenes en combatientes, y a las niñas, en esclavas sexuales. Aquí habría que hablar de secuestro, no de reclutamiento; y de esclavitud, en vez de distinguir si apoderarse de menores de 18 es reprobable, pero aceptable cuando han superado esa edad, como De la Calle parece pensar.
Las víctimas de las Farc son numerosas, pero negadas e invisibilizadas. En cambio, existe un puñado de “víctimas” aleccionadas, amaestradas, instrumentalizadas, remuneradas, exhibidas en distintos escenarios, siempre sonrientes en tv, en entrevistas y filmaciones; incluso sirven para decorar las apariciones de visitantes internacionales a los campamentos “transitorios”, a donde llevaron al exmandatario francés y al señor Steinmayer antes de su exaltación a la presidencia alemana. Después de animar el show para los intonsos estadistas europeos, se repitió la comedia en el espectáculo montado ante y con el pontífice, en Villavicencio.
Entre tanto, fuera de dos o tres ofertas de disculpas por parte de las Farc, que se confundieron dizque con solicitudes de perdón, los del Secretariado han dicho y repetido la eterna monserga del “sagrado derecho de rebelión”. Lo “sagrado”, desde luego, excluye la maldad. Los muertos, heridos y desplazados apenas son inevitables circunstancias de la guerra. 

De este modo, siguiendo la dialéctica fariana, las verdaderas víctimas son los integrantes de la guerrilla, defensores del pueblo muertos por el Ejército o encarcelados por la justicia burguesa. Por eso son acreedores a amnistía, indulto, salarios, prestaciones, subsidios, guardaespaldas, vehículos, viáticos, muy costosos vuelos chárter, JEP y 16 curules adicionales (para las “víctimas”), aunque el congreso las haya negado.

Vea también: La JEP árbol malo que no dará frutos
Por el contrario, las víctimas de carne y hueso, representadas por la senadora Sofía Gaviria y el valeroso radioperiodista Herbin Hoyos, orientador de La Rosa Blanca, no existen, no son reconocidas, no pueden acceder a foros, prensa o indemnizaciones…
Ahora bien, las Farc han montado un aparato negacionista integral: los niños no fueron reclutados, sino acogidos paternalmente con el fin de darles alimentación y adecuada educación; los que aún no han cumplido 18 pasan dizque a un “camino alternativo”, organizado y pagado por el gobierno, de donde no se vuelve a saber de ellos. Niegan enfáticamente todas las acusaciones sobre la violación sistemática de las niñas secuestradas y sometidas a continuo abuso sexual y aborto forzado, impuesto por sus reglamentos. ¡Los capos insisten en que en sus filas se castigaba con la mayor severidad cualquier acto de irrespeto o violencia carnal!
Afortunadamente, esa falacia viene siendo desmentida por el testimonio de mujeres intrépidas, capaces de vencer el miedo a sus antiguos verdugos, que ahora se preparan para la absolución automática de la JEP y para el disfrute de curules.
La pobreza y el marginamiento de esas verdaderas víctimas deben ser conocidos por el país, y ser remediados, aunque les pese a los actuales gobernantes santistas y farianos coaligados. Por eso, frente a esa hostilidad ha surgido la Corporación Rosa Blanca, para recoger, albergar, alimentar a estas damas y sus hijos, para luego ver de capacitarlas, rehabilitarlas e integrarlas adecuadamente. 
Esa labor de justicia tropieza con la absoluta negativa del gobierno a reconocer a estas mujeres como víctimas. Por tanto, la institución requiere urgentes donativos para poder continuar con su tarea, a la cual se ha sumado Helena Baraya de Ospina, exitosa promotora y gerente de instituciones de beneficio social. Su ilustrativo artículo (http://www.lalinternaazul.com/single-post/2017/12/16/Para-una-Navidad-tranquila-de-las-j%C3%B3venes-de-la-Rosa-Blanca-y-sus-hijos) merece atenta lectura y conviene enviarlo a los contactos, porque hace visible este problema dentro del infame proceso político que estamos padeciendo. 
                        ***
Las versiones de que Timochenko estudió medicina y cardiología en la Ursstropiezan con el hecho de que allí pasó menos de cuatro años, que antes de entrar a la universidad debió aprender ruso y recibir extensos cursos de formación revolucionaria, de tal manera que apenas alcanzó la preparación de aquellos famosos “enfermeros” de las Farc.

Vea además: La irresistible estrategia de “la paz”

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Incautación de más de 30 toneladas de sustancias químicas
Seguridad /

Incautan más de 30 toneladas de sustancias para producir cocaína

Hospital de Caldas será una realidad.
Territorio /

Hospital para Caldas tendrá una inversión de 45 mil millones de pesos

Municipio de El Carmen de Viboral que compartió Un Café con el Gobernador.
Territorio /

Se aprobó la segunda etapa de la Circunvalar de El Carmen de Viboral

Empleado de Avianca despedido por ingresar licor.
Población /

Avianca despidió a colombiano que ingresó licor a partido en Rusia

OMS
Salud /

La OMS publicó su nueva Clasificación Internacional de Enfermedades

Artículos relacionados

Vágulos y blándulos
Columnistas

Vágulos y blándulos

El país asiste impávido al avance del proyecto de reforma electoral que las organizará con dados cargados, y aguanta la próxima instalación de la revanchista JEP

Lo más leído

1
Política /

Lo que sigue en la política

Luego de la elección como presidente de Iván Duque, la atención política del país se concentrará en...
2
Columnistas /

¡Petro no se arreglará en cuatro años!

El candidato derrotado hará la más incansable oposición al presidente Duque, como lo promete en su...
3
Cazamentiras /

Corpus Christi, el falso estreno que se hizo viral en redes

Una falsa cadena que llama a boicotear el estreno de la película Corpus Christi en Colombia circuló entre...
4
Población /

Avianca despidió a colombiano que ingresó licor a partido en Rusia

El empleado de Avianca fue uno de los que ingresó licor camuflado en unos binoculares al partido de Colombia.
5
Territorio /

Metrocable de El Picacho: beneficio para muchos, pérdida para otros

La mayoría de los habitantes de la comuna 6 -Doce de Octubre- manifiestan su conformidad con el proyecto;...
6
Justicia /

Respuesta de la JEP ante el aplazamiento pedido por Duque

La respuesta se da porque Iván Duque pidió aplazar la JEP para después del 20 de julio.