Juzgando con odio

Autor: José Alvear Sanín
1 agosto de 2018 - 12:10 AM

La infiltración comunista en la jurisdicción ordinaria la hace tan tóxica como la misma JEP

El minucioso análisis de Rafael Nieto Loaiza sobre el montaje judicial con el que un senador siniestro, tres periodistas sensacionalistas y varios magistrados aparentemente coluidos pretenden llevar a la cárcel al expresidente Uribe es espeluznante.

Lea también: Uribe contraataca y recusa a la Corte

Pocas veces en la vida me he dado cuenta con mayor claridad de la importancia capital que tiene el principio de imparcialidad judicial. Cuando estos órganos se convierten en mecanismos político-criminales al servicio de la dinámica revolucionaria, un país empieza a estar dominado por agentes de la mayor perversidad, comprometidos en cábalas aterradoras, o ya ha llegado al Gulag.

Escuchando a ese gran jurista, no podía dejar de interrogarme sobre la índole moral de los togados capaces de participar en tan viles maquinaciones, ni de acordarme de una prodigiosa descripción de esos individuos: “El juez envía primero a sondear la opinión de quienes están en el poder, después de lo cual puede colgar o absolver, guardando estrictamente las formalidades de la ley (…) Ahora debe saberse que esos jueces son personas señaladas para decidir toda clase de controversias (…) y están escogidos entre los abogados más diestros (…) que habiendo sido toda su vida harto predispuestos contra la verdad y la equidad, tienen tal necesidad de favorecer fatalmente el fraude, el perjurio y la presión, que he visto a varios de ellos rechazar a los que tenían razón (…) antes de contradecir en algo su condición”. Jonathan Swift. Gulliver, cap. V. Viaje al país de los  jui-juins.

Nada hay muevo bajo el sol: toda revolución requiere monstruos judiciales, desde la Francesa, con Fouquier- Tinville y la Rusa con Vichinsky, hasta la soterrada que avanza en Colombia, porque la infiltración comunista en la jurisdicción ordinaria la hace tan tóxica como la misma JEP, donde para torcer la ley ya no habrá necesidad de caretas, dobleces o esguinces.

En las circunstancias terribles que rodeaban la “depuración” de Francia en 1945, el jefe comunista Maurice Thorez apremiaba a los jueces a “juzgar con odio”. Esa recomendación extremista resume el papel de la justicia cuando esta se pone al servicio de la revolución. En Colombia, desde hace algunos años se juzga con odio, desconociendo la ley, los principios fundamentales del derecho, la equidad y el debido proceso, elementos esenciales de la democracia, tan importantes como, y hasta superiores, a la mera observación de formalidades electorales. ¡Y si la arbitrariedad judicial pasa desapercibida por obra y gracia de la complicidad mediática, los días del estado de derecho están contados!

La democracia no puede coexistir con altas cortes confabuladas en su contra, ni con la promulgación de la falsedad histórica como verdad oficial y obligatoria, impuesta desde la escuela primaria.

Le puede interesar: ¿Conque de centro izquierda?

***

Cuando Santos afirma con fingida benevolencia que el nuevo presidente “ya entendió que no puede cambiar nada de sus acuerdos con las Farc”, lo que quiere es que Petro gobierne durante el mandato de Duque.

***

Cuando recibió el Nobel, el galardonado prometió donarlo para obras benéficas. Como sus ocupaciones le han impedido escogerlas en Colombia, es de esperar que en Londres las encuentre, porque en ese país abundan las charities de talla mundial, empezando por el Ejército de Salvación, la Royal Society for the Prevention of the Cruelty to Animals y la British Ghosts Research Society.

***

El paso de Robledo de opositor sesudo y estudioso a segundo de Petro, un simple guache, anuncia un circo legislativo donde las palomas se enfrentarán a las hienas.

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Fiesta del Libro y la Cultura de Medellín
Mundo Literario /

Lo más de la Fiesta del libro 2018  

película Somos Calentura
Mundo Fantástico /

Somos calentura: el baile como resistencia, una salida en el Pacífico

Orquesta de Graciela Bello
Palabra & Obra /

En lo de Laura

Obra de Miguel Ángel
Palabra & Obra /

La responsabilidad por el otro Ferdinand v. Schirach y el asunto penal

Poeta Pablo Neruda
Palabra & Obra /

Pablo Neruda, el gran poeta de la audacia y la originalidad

Artículos relacionados

Inopia electoral y potencia radial
Columnistas

Inopia electoral y potencia radial

De la infinidad de concesiones absurdas a la guerrilla, lo de las emisoras no es de poca monta y no debe pasar desapercibida

Lo más leído

1
Política /

Un huracán pasó por la Asamblea

Pese a los estragos que causó el ciclón la vieja coalición resistió el impacto. El diputado liberal de...
2
Columnistas /

¿Glorieta, rompoi o romboi?

@ortografiajuanv explica las interrelaciones de culturas y la formación de nuevas palabras
3
Política /

Panorama político

El contraste a la cosecha de divorcios políticos que se presentó en las últimas semanas en Antioquia, lo...
4
Entretenimiento /

Medellín es protagonista en La reina del flow 

A partir de este martes 12 de junio, en la franja prime de Caracol TV, a las 9:00 p.m., la Caja mágica de...
5
Ciclismo /

Jarlinson Pantano visitó el Clásico con sus pupilos

El vallecaucano Jarlinson Pantano estuvo presente en el inicio de la edición 58 del Clásico RCN, con su...
6
Salud /

La pastilla del día después bajará de precio: MinSalud

La píldora hace parte de una lista de más de 1.042 medicamentos que el Ministerio de Salud regula para...