Justicia al por mayor y al detal

Autor: Rodrigo Pareja
27 febrero de 2018 - 12:07 AM

La equilibrada balanza que distinguía siempre a la diosa Temis como símbolo de ecuanimidad y justicia debería ser sustituida ahora por los enormes fajos de billetes que deben ser utilizados para la indebida manipulación de toda clase de providencias

Si Colombia fuera un almacén de gran superficie, no cabe duda de que su producto estrella y el más demandado sería la justicia, tal la variedad del surtido y de los productores que la elaboran y ponen a disposición de millones de clientes.

En este país existe justicia rápida, lenta, inmóvil, para blancos, para negros o mestizos; la que se aplica a funcionarios o exfuncionarios de alto, mediano o bajo rango; la que se distribuye entre los que tienen apellido de abolengo; hay justicia para pobres y para ricos.

También dispone Colombia de una justicia que viene en dosis diarias, semanales, mensuales o anuales, según el paciente y su enfermedad; posee igualmente una que puede usarse en grupos grandes o reducidos; en cuchitriles o en instalaciones más cómodas; recibirse en la compañía de muchos o en la privacidad de un lujoso inmueble; en fin, su variedad es infinita.

Este común y manoseado producto, eso sí de consumo generalizado y necesario, cuenta con la más extensa red de productores y distribuidores, desde los que actúan como minoristas autónomos y la venden a cambio de miserables pesos, hasta los más sofisticados dispensadores, aquellos por cuyos engranajes y costos, parecen desempeñar en esta envilecida industria el papel de las multinacionales.

Por todo lo anterior, apartando el comentario de la fábula y centrándolo más bien en la dolorosa realidad del día a día, es que Colombia cuenta a su haber con unos casos aberrantes que aparte de rabia causan indignación, y justifican, entre otras cosas, la decepción y el escepticismo que sobre todo en estas épocas electorales se palpa en el país.

Podría pensarse que, por ser un producto de tan generalizado consumo, no requeriría mucha publicidad o promoción, pero ocurre todo lo contrario: casi todos los días se tiene que hablar de ella, lo que la mantiene en la cima de la popularidad y de paso le conserva su mala fama.

Por ejemplo, en los últimos días, por cuenta de una incomprensible decisión adoptada al amparo de normas que la hacen aparecen común y corriente, en la práctica no se castigó, sino que se premió a un reconocido delincuente, responsable de haberse apropiado de miles de millones de pesos pertenecientes a la comunidad.

En el entretanto, y en medio de los enardecidos pero estériles reclamos por el vergonzoso episodio, a todos los colombianos les llegó implícito y quedó explícito un mensaje, contrario a lo que hasta ahora se creía: el crimen sí paga, y de que manera tan rentable.

Lea también: Fariseísmo al día

Esa ha sido últimamente la máxima publicidad – negativa obviamente – para esta justicia colombiana tan desprestigiada y convertida en rey de burlas, por cuenta de quienes la han prostituido y tasado en moneda de fácil adquisición para algunos privilegiados.

La equilibrada balanza que distinguía siempre a la diosa Temis como símbolo de ecuanimidad y justicia debería ser sustituida ahora por los enormes fajos de billetes que deben ser utilizados para la indebida manipulación de toda clase de providencias, unas para favorecer, otras para dilatar, las de más allá para acelerar y otras muchas para adormecer y silenciar.

Cada una de ellas de distinto valor, dependiendo del comprador y el vendedor, como corresponde al gran supermercado en el que se ha convertido, para desventura de los colombianos, la justicia que alguna vez fue su enorgullecedor soporte moral.

Privilegios, tratos preferenciales, decisiones exóticas, consideraciones y calificaciones que varían de acuerdo con el interesado, permisos, casa por cárcel, pulseras electrónicas, todo eso y mucho más al gusto del cliente, gracias a lo pródiga y generosa que se ha vuelto la mercantilizada justicia en Colombia.

TWITERCITO: Pero no todo es malo porque hasta magistrados con ese apellido tenemos; lástima sí que se mantenga tan enfermito.

Puede interesarle: Con delincuente propio

Compartir Imprimir

Comentarios:

augusto
augusto
2018-02-27 08:18:31
¿Símbolo la diosa Temis? Símbolo Jesús El Cristo que es el Autor de la Vida, al que sus enemigos le "crearon" su clon para engañar con él, si jesucrsito es el otro jesús con el que es engañada la humanidad. Colombia en el himno tiene la profecía, pero como la rechazan, seguirán muchos pasando por la horrible noche, mientras otros alcanzamos la gloria inmarcesible y el júbilo inmortal, porque en surcos de dolores el bien germina ya.

Destacados

Homenaje a María Teresa Uribe
Ciencia /

La sabiduría de María Teresa Uribe está en alma de la Universidad

Naranjo en flor
Palabra & Obra /

Primero hay que saber sufrir…

El retorno de Odiseo de Pinturicchio
Palabra & Obra /

Escribir con la nostalgia

No te preocupes no irá lejos
Palabra & Obra /

El regreso por lo alto de Gus Van Sant

Festival de Festivales
Más Deporte /

El público le responde al Festival de Festivales

Artículos relacionados

Incongruencias y mentiras
Columnistas

Incongruencias y mentiras

En el escenario en que algunos se mueven ahora, resulta difícil también sustentar el neo liberalismo de Jorge Robledo; el izquierdismo de Sergio Fajardo o la...

Lo más leído

1
Cazamentiras /

Corpus Christi, el falso estreno que se hizo viral en redes

Una falsa cadena que llama a boicotear el estreno de la película Corpus Christi en Colombia circuló entre...
2
Urbanismo /

Ojo conductores, las sanciones son serias

Mintransporte recuerda que quienes sean sorprendidos prestando servicio público de transporte en...
3
Política /

Las 10 inquietudes del año electoral

Este 2019 será otro largo año electoral en Colombia con motivo de las elecciones de autoridades...
4
Minas Y Energía /

Sin contratiempos, EPM cerró la primera compuerta en Hidroituango

El proceso, que tardó 29 minutos y 34 segundos, fue el primero de los tres momentos clave. El segundo fue...
5
Columnistas /

Bendiciones para el nuevo año

¿Cuándo aprenderemos a vivir “ligeros de equipaje”, ajenos al malsano paganismo y a la sociedad de...
6
Columnistas /

La sociedad digital de las falsas indignaciones

Furiosos, incómodos, atemorizados y escandalizados, compartimos la información y le sumamos la palabra...