Ignoraron a la niñez

Autor: Manuel Manrique Castro
2 mayo de 2018 - 12:10 AM

Ya que no asistieron a las citas con niños y jóvenes, los candidatos necesitan saber que el país cuenta con potentes lineamientos para la construcción de la política pública en favor de ellos.

Cuando se aproxima cada elección presidencial, los candidatos reciben un número considerable de invitaciones porque cada sector social quiere ponerlos a prueba, escuchar sus propuestas y decirles qué esperan de ellos.  Así empieza la exigente maratón de encuentros que, en la actual vuelta electoral colombiana, se prolongará hasta el filo de las elecciones del 27 de mayo.  Entre las que se prepararon con anticipación están más de 100 organizaciones, promotoras de Niñez Ya, que se quedaron con los crespos hechos porque ninguno de los candidatos, excepto Gustavo Petro, llegó a la cita pactada para el 23 de abril en la sede bogotana de la Universidad de Los Andes. 

Fue un desplante inaceptable no sólo porque todos estaban confirmados, sino porque el escenario preparado incluía la presencia de niños y jóvenes venidos, entre otras regiones del país, de Putumayo, Amazonas, Nariño, Cauca, Atlántico, la Guajira y Santander.  

Sólo Humberto de la Calle y Sergio Fajardo asistieron al debate sobre educación mientras Señal Colombia y Unicef se vieron obligados a cancelar su “Presidente ¿qué harías tú?” “debido a la no confirmación de la asistencia por la mayoría de los candidatos”

Lea también El camino indispensable

Sin duda, se hay que  aprovechar la posibilidad de dialogar con los candidatos sabiendo que quien finalmente sea elegido presidente de la República, tendrá mucho que decir y hacer con respecto a cada asunto nacional pero, en el caso de la niñez y la adolescencia, no deben perderse de vista herramientas institucionales y jurídicas que el país ha construido a lo largo de los últimos 14 años y que están orientadas a hacer efectivos sus derechos, consagrados en el Estatuto de la Niñez y la Adolescencia y en la Convención de los Derechos del Niño,  en cada departamento y municipio de Colombia.

Los procesos electorales -y el actual no tiene por qué ser la excepción-  pueden perfectamente ser momentos para llamar la atención de los diferentes candidatos y sus respectivas campañas, acerca de que Colombia cuenta con un potente, aunque subutilizado instrumental en favor de la niñez, que ya quisieran tener otros países de la región. 

El 17 de enero de 2008, el 8 de febrero de 2012 y, por extraña coincidencia el 17 de enero de 2018, una década después de la primera, los procuradores Edgardo Maya, Alejandro Ordoñez y el actual, Fernando Carrillo, emitieron sendas directivas destinadas a todas las instancias de la institucionalidad colombiana,  el ejecutivo nacional, los ejecutivos territoriales, los entes de control, etc,  indicando la ruta crítica que deberían seguir para transformar la realidad de la niñez y la adolescencia nacional.  De seguirse seriamente ese derrotero que implica la inclusión de los derechos de la niñez en los planes de desarrollo y la estricta vigilancia de su cumplimiento por parte de la PGN y la Contraloría, con los dientes que ambas tienen, seguramente seríamos testigos de una realidad distinta a la actual. 

Además: Oportunidad para los municipios

Este proceso de construcción iniciado en el 2004, producto de una iniciativa conjunta entre la PGN, Icbf y Unicef, convertido hace años en lineamiento por el Departamento Nacional de Planeación, para la construcción de la política pública de infancia y adolescencia en todo el país, no puede perderse simple y llanamente por falta de continuidad, puesto que cada nueva autoridad privilegia los temas de su interés, o porque el olvido va sepultando mecanismos con los que el país ya cuenta y cuya construcción representó una considerable inversión de recursos y energías de toda índole.   

El gobierno que llegue tras el actual proceso electoral tiene a su disposición herramientas que le serán sumamente útiles y le facilitaran la tarea para hacer realidad los derechos de los menores de edad. Se trata de un patrimonio que Colombia no se puede dar el lujo de desperdiciar. El movimiento social defensor de la niñez y en particular los impulsores de Niñez Ya, son también propietarios de este mecanismo aliado de su preocupación estratégica por el interés superior de la niñez.

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Juanes
Mundo Fantástico /

Juanes en una cita sin igual en Medellín junto a Miguel Bosé

Funcionamiento del PAE en Antioquia
Mundo Estudiantil /

El PAE inicia un nuevo camino

Salto del Tequendama
Ciclismo /

El Salto del Tequendama continuó la lucha de los escaladores

Somos calentura
Palabra & Obra /

Somos calentura: con el sinsabor de la supervivencia

Jorge Amado
Palabra & Obra /

Cacao, una novela social

Artículos relacionados

En defensa de Unicef
Columnistas

En defensa de Unicef

La propuesta de presupuesto para 2018, enviada al Congreso estadounidense por la actual Casa Blanca, revela su desdén por el multilateralismo y la cooperación...

Lo más leído

1
Política /

No somos unos leprosos para aspirar a la alcaldía

Los concejales de Medellín, Fabio Rivera, Jesús A. Echeverri, Aura M. Arcila y Carlos Zuluaga fueron...
2
Columnistas /

Carta a los hijos ausentes

Hay que procesar, “digerir” las emociones para sobrevivir. Vivir no es fácil, y cada día es más...
3
Columnistas /

Situación de control en las S.A.S. unipersonales

Si bien el decreto tiene un fin válido, cual es lograr el registro de la situación de control de los...
4
Fútbol /

Técnicos colombianos le ganan el pulso a los extranjeros

Equipos no favoritos históricamente dominan el torneo Finalización, mientras los “grandes” luchan por...
5
Política /

Senador Iván Agudelo arma rancho aparte

Anda consiguiendo candidatos para afrontar la campaña territorial en Antioquia y Medellín. Ya se deja ver...
6
Cazamentiras /

La falsa carta de despedida escrita por Gabo

Desde hace más de una década, usuarios en internet han difundo un texto bajo el nombre de Gabriel García...