Guillermo Hoyos, filósofo de la paz

Autor: José Hilario López
17 enero de 2018 - 12:07 AM

Es necesario volver al pensamiento crítico del maestro que nos enseñó a escuchar, a ser tolerantes y a respetar al otro, como prerrequisitos para la paz.

Guillermo Hoyos Vásquez es sin duda el filósofo colombiano más importante de los últimos cincuenta años, y tal vez el más reconocido pensador latinoamericano de estas últimas décadas. En los difíciles momentos que vive nuestro país, a raíz de la confrontación a que nos ha llevado la implementación del Proceso de Paz con las antiguas Farc, es necesario volver al pensamiento crítico del maestro que nos enseñó a escuchar, a ser tolerantes y a respetar al otro, como prerrequisitos para la paz.

Puede interesarle: Más sobre la amenaza populista

Tal como lo ha señalado Víctor Manuel Moncayo en su Antología del pensamiento crítico colombiano contemporáneo (existe versión PDF en internet), Hoyos desempeñó un papel fundamental en el desarrollo de las ciencia social crítica en Colombia y en todo el continente. En uno de sus últimas  intervenciones antes de su muerte en 2013, titulada La ética en Colombia  en medio de la violencia  y la ruptura del tejido social, demarca muy bien su compromiso con la urgente necesidad de interrumpir nuestra prolongada violencia. Acudiendo a Derrida, propuso el perdón de lo imperdonable a partir de la consideración de que la cultura del perdón tendrá que llegar a ser virtud cívica, sin dejar de ser para muchos sólo virtud religiosa, y para denunciar que “desafortunadamente, entre quienes están por la reconciliación que nos lleve a la paz, la mayoría piensa que la memoria que buscamos y la verdad que reclamamos es solamente para la reparación de las víctimas y para que se castiguen todos los delitos. Pero resulta que memoria y verdad también pueden llevar a reconocimiento de culpa por el victimario, a justicia transicional acompañada de perdón, que no siempre significa olvido, como piensan algunos al identificar perdón y olvido”. Aunque no se pueda olvidar es necesario perdonar, tal como Mandela lo enseñó y practicó.

Más adelante agregaba Hoyos: “Creo que en este momento lo más importante es que los colombianos nos preguntemos qué tan alta tenemos la virtud cívica de la cultura del perdón. Si llegamos a la actitud de querer poder perdonar lo imperdonable o si pensamos que el tema de la impunidad es asunto de justicia, no como equidad, sino como castigo, traducida en años de cárcel”, tal como nos lo quieren imponer las fuerzas de ultraderecha, en un disfrazado afán de venganza que solo nos llevaría a la perpetuación de la guerra y la inequidad que por décadas padece nuestro pueblo. De los candidatos que competirán este año por la Presidencia de la República, el que más claramente ha incluido en su discurso la prédica de la reconciliación y el perdón es Humberto de la Calle, sin dejar de reconocer el apoyo al Proceso de Paz de los candidatos de izquierda.

El perdón nos permite un nuevo comienzo para aceptar la realidad y reconciliarnos con ella, y es ante todo una decisión personal. La paz es una de las condiciones para el desarrollo con equidad que reclama el país y el perdón es uno de los fundamentos para la paz. Perdón no significa estar de acuerdo con el hecho ni concederle la razón al victimario. En el proceso de reconciliación que hemos iniciado los colombianos debemos tener presente que perdonar no es olvidarse de lo que pasó, sino tener la sabiduría y la serenidad interior para  ver el daño sufrido desde un punto de vista distinto.

Tal como lo anota el Grupo Sofos de la Casa Museo Otraparte en Envigado, la propuesta del perdón no se comprende ni se acepta fácilmente, ya que es un mensaje en cierto modo paradójico, que a corto plazo parece ser una aparente pérdida pero que a la larga asegura un provecho real. La violencia (y la venganza) es exactamente lo opuesto: busca satisfacción inmediata, pero a largo plazo produce perjuicios reales y permanentes. Lejos de afectar la dignidad de la autoridad y nuestro orgullo, el perdón nos llevará hacia una sana y fructífera convivencia. El perdón, la confianza, la educación en valores y la reconciliación son el fundamento de la paz.

Vea también: Tolerancia, Uribe y el no

En una conferencia titulada Utopías e incertidumbres sobre la paz presentada por Hoyos en la Universidad de los Andes en 1998, nuestro pensador se ubica en la frontera entre la filosofía moral, la política y el derecho, mostrando que uno y otro discurso se necesitan, si pretenden poder llegar a los ciudadanos, quienes en última instancia conforman la democracia participativa. Sin entrar a detallar el significado de esta convergencia entre filosofía y ciencias sociales, hay que destacar categorías y análisis que no se agotan en la descripción desde la perspectiva del observador (el investigador que analiza), sino que comprometen al ciudadano, cuya perspectiva de participante implica un “punto de vista moral, una concepción normativa de las gramáticas de la política, propia del uso ético de la razón práctica. La paz como imperativo moral, según la clásica expresión de Kant “no debe haber guerra”, y el diálogo como principio comunicativo de la política deliberativa y único camino posible hacia la pacificación, son el presupuesto de todos los análisis. Es en definitiva el lugar de encuentro de la filosofía y las ciencias sociales animando la participación ciudadana.

Compartir Imprimir

Comentarios:

augusto
augusto
2018-01-17 06:55:45
¿Maestro? "Ni seáis llamados maestros; porque uno es vuestro Maestro, el Cristo" Cristo que aún crucifican porque no han entendido sus enseñanzas: "Porque el corazón de este pueblo se ha engrosado, Y con los oídos oyen pesadamente, Y han cerrado sus ojos; Para que no vean con los ojos, Y oigan con los oídos, Y con el corazón entiendan, Y se conviertan, Y yo los sane" Así que no se pueden sanar mientras sigan crucificando al Cristo en sus iglesias y templos, y peor, lo lleven colgado al pecho en honor a su crucifición.

Destacados

Colombia por la equidad, niñez colombiana, niño Katío
Población /

Colombia por la equidad. Unidos por la niñez

On stage de la Institución Educativa Hard Rock Taller
Música /

On stage, puerta al estrellato de los ensambles más maduros del HRT 

Juan Camilo Chávez, titán de la educación
Mundo Estudiantil /

Juan Camilo Chávez, un maestro titan de la educación tecnológica

Premiación del Concurso de ensayo histórico - crítico para pensar en el arte de Medellín.
Mundo Literario /

Implosión en el gallinero, texto ganador del Concurso de ensayo 

Imagen de crónicas de indias
Palabra & Obra /

Girolamo Benzoní y tantos moscos que pican (sobre la leyenda negra)

Artículos relacionados

Educar para la Paz
Columnistas

Educar para la Paz

La democracia es un sistema de gobierno que debe estar en permanente escrutinio y, por tanto, es perfectamente legítima la oposición de los grupos descontentos.

Lo más leído

1
Política /

Panorama político

De todo un poquito pasó en la política colombiana en la semana que termina y que resumimos en nuestro...
2
Columnistas /

Atrapado y sin salida 

Para el presidente Duque, para las bancadas del nuevo Frente Nacional, para los corruptos, la verdad es la...
3
Columnistas /

Ni amplificación, ni unificación de períodos

Las elecciones que todas las democracias realizan a mitad del período presidencial, son un termómetro...
4
Política /

En Envigado hay obras por todas partes

El gobierno de Envigado trabaja con prioridad en solucionar las dos únicas problemáticas que afectan a...
5
Columnistas /

Requiem por Sears Roebuck

La historia de Sear’s en el mundo del comercio es fundamental para entender la evolución del...
6
Cazamentiras /

Corpus Christi, el falso estreno que se hizo viral en redes

Una falsa cadena que llama a boicotear el estreno de la película Corpus Christi en Colombia circuló entre...