Gol, grito de amor por Colombia

Autor: Iván de J. Guzmán López
30 junio de 2018 - 12:08 AM

Invito a que soñemos y trabajemos por ese país que queremos: el actuar de nuestra Selección, lo está exigiendo

A propósito de los buenos partidos de nuestra Selección Colombia, mismos que hoy nos tiene en los octavos de final de la Copa del Mundo, en Rusia (nada menos que con el vistoso rótulo de “cabeza de serie”), el colega y buen amigo Roger Vélez, vía WhatsApp, me decía: “Si la Selección Colombia es capaz de despertar pasión positiva, optimismo, afecto, solidaridad, respeto y tolerancia…, no es cierto que en nuestra esencia esté el ADN de la mezquindad, el odio y la violencia. ¡Dejemos aflorar lo buena gente y el buen ciudadano que hay en nosotros!”.

Sin duda, esos goles que ha gritado la patria entera, son gritos de amor por Colombia. Esos instantes en que un simple balón de cuero traspasa la meta contraria, impulsado por un compatriota nuestro (casi siempre de extracción muy humilde), es una ambrosía envidiada por muchos países, que está cantando a los cuatro vientos y al mundo entero, cómo se ama a Colombia, representada en once muchachos que entran el alma a la cancha, movidos por un combustible sencillo y esencial: el amor; el amor a la patria. Así, la queja de amor por Colombia, que escribe tu mano, querido Roger, es queja de tu corazón y tu razón; y está cargada de sentido pleno. Somos un país de hombres, mujeres, jóvenes y niños, esencialmente buenos, que vemos en el éxito deportivo (en este caso, del futbol), una oportunidad para exteriorizar, sin temor alguno, el amor por la patria.

Lea también: ¡5 en todo Poderoso!

Sueño, mi querido Roger, que ese amor por Colombia, que se exterioriza con pasión desbordada cuando un colombiano aloja la “número 5” en el arco contrario, también se haga incontenible cuando de combatir los males de Colombia, se trate: pasión incontenible, por ejemplo, a la hora de denunciar la corrupción, estimada, año a año, en 50 billones de pesos, y que significan atraso, pobreza, esclavitud, a la vez que exalta las porquerías que se alojan en el ADN de unos cuantos colombianos, representadas en “la mezquindad, el odio y la violencia”, que tu citas, justamente. Baste recordar para ello, Guavio, Operación Acordeón,  Reficar y Odebrecht.

Sueño, mi querido Roger, un país sin coca, sin bandas criminales, con oportunidades laborales y educación plena con calidad y pertinencia; un país que respete a sus mujeres, que ame a sus niños, que valore a sus ancianos y jóvenes; un país donde la salud no sea un negocio para unos cuantos, y una trampa mortal para millones de colombiano; un país sin manquedades por la debilidad de sus leyes y la inoperancia de sus cancilleres; un país menos desigual, en verdadera paz, donde cada ciudadano se mire con alegría, sin desconfianza ni odio; un país donde nuestros hijos encuentren, al despuntar cada día, los cantos sagrados de nuestros viejos poetas; un país donde las diferencias sean para construir y no para odiar. Un país donde con plena confianza, “¡Dejemos aflorar lo buena gente y el buen ciudadano que hay en nosotros!”.

Invito a que soñemos y trabajemos por ese país que queremos: el actuar de nuestra Selección, lo está exigiendo. Y mientras tanto, gocemos con esos once gladiadores que salen a la cancha a romperse el alma y la piel por nosotros, y cada vez que uno de ellos impulse el balón hasta besar la red contraria, gritemos ese gol con desbordada pasión, mi querido Roger, porque “no es cierto que en nuestra esencia esté el ADN de la mezquindad, el odio y la violencia”; gritemos ese gol, porque ese gol, ¡es un grito de amor por Colombia!

Vea además: Los 50 años de Cien años de soledad

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Paola Holguín
Política /

A los cinco años quería ser presidente

Festival de Festivales
Más Deporte /

Festival de Festivales espera el apoyo de la ciudadanía

Reinado Nacional de la Belleza
Moda /

Un Rey sin corona

Babylon Health
Ciencia /

La inteligencia artificial al servicio de la salud

Jesús Abad Colorado estuvo en Artbo
Palabra & Obra /

¿Qué le pasa a Medellín?

Artículos relacionados

Gorki y la casa de la selección Colombia
Columnistas

Gorki y la casa de la selección Colombia

Debo citar su trilogía autobiográfica, Infancia, Por el mundo, y, Mis universidades, las mismas que ofrecen un retrato crudo del pueblo ruso de finales del siglo...

Lo más leído

1
Política /

Confirman acercamientos liberales

El Liberalismo Socialdemócrata seguirá dentro del Partido Liberal y adelanta conversaciones y...
2
Política /

A los cinco años quería ser presidente

La congresista Paola Holguín recibe en la noche de este viernes un tributo por ser la única mujer...
3
Política /

Gobernación: baja oferta de candidatos

Hasta el momento sólo dos candidatos han anunciado su aspiración a ese cargo, dos están pendientes de...
4
Mundo Estudiantil /

Ciudadela de Occidente sólo será para 8.000 estudiantes

Del proyecto inicial, formulado en la administración de Aníbal Gaviria, a la puesta en marcha de la obra,...
5
Columnistas /

Cannabis, cánnabis y canabis

Exultar. Es mostrar alegría, gozo, que disfruta aquello que está haciendo o recibiendo
6
Derechos Humanos /

Este 19 de noviembre se conmemora Día Mundial contra el Abuso Infantil

Con diferentes actividades a nivel mundial se pedirá a la población más conciencia sobre tan delicado...