Gavilla

Autor: Diana Sofía Giraldo
20 agosto de 2018 - 12:05 AM

Algún daño alcanzan a causar, pues empeoran el ambiente internacional que nos mira con algo de recelo

Los dictadores vecinos sin oficio o al borde de perderlo insisten en una vía para escapar de la degradación acelerada de sus problemas internos: atacar a Colombia, responsabilizándola de todos sus males reales o imaginarios. Vía que no por repetitiva, fantasiosa y caricaturesca, deja de ser riesgosa para nuestra seguridad. Esta sí amenazada por el peligro de ahogo en que se encuentran sus protagonistas.

Lea también: Se busca presidente

Los presidentes Maduro de Venezuela y Ortega de Nicaragua están con el agua hasta el cuello. Como bien lo describe un manual de primeros auxilios en caso de emergencias acuáticas, una de las primeras señales de hundimiento es cuando “la víctima está sumergida en el agua y solamente su boca se encuentra a nivel de la superficie”

La receta sigue una especie de cartilla del hostigamiento que les aconseja escoger un objetivo, inventarse un conflicto, inflarlo y lanzarse a una escalada de discursos llenos de necedades alegando que Colombia no es una democracia, que tiene crisis interna, creando incidentes que los victimizan y subiéndole el tono a su vocabulario en vista de que ningún país serio les presta atención. Sin embargo  algún daño alcanzan a causar, pues empeoran el ambiente internacional que nos mira con algo de recelo. De los discursos con acusaciones imaginarias algo queda. Es la aplicación en su política internacional de la cínica frase volteriana: calumnia, calumnia, que de la calumnia algo queda. Además, son calumniadores armados.

De su interés No nos dejemos manipular

Basta un breve repaso a la historia reciente: Hugo Chávez llegó a los extremos de brindarle amparo a la guerrilla, acogiendo en su territorio a los jefes que encontraron una base de operaciones segura, y permitiendo que se instalaran campamentos guerrilleros en su territorio, mientras hacía todo lo posible por inmiscuirse como actor de lo que aspiraba a convertir en una nación más para su socialismo del siglo XXI. Correa lo secundaba en Ecuador. Evo Morales quería ser otra voz cantante. Néstor Kirchner merodeaba por los alrededores. Lula da Silva miraba complacido.

Fidel Castro escribía la partitura y llevaba la batuta. Lo cual a nadie extrañaba pues siempre Colombia fue uno de sus objetivos predilectos.

Pero se acabó el petróleo que mantenía aceitada esa maquinaria despiadada contra nuestro país. Sus principales actores desaparecieron. Chávez murió. Correa está ocupado de tiempo completo defendiéndose de su sucesor. Evo tiene que superar serios problemas internos. Kirchner falleció y su señora salió de la presidencia para atender problemas judiciales. Lula está concentrado en la tarea de salir de la cárcel como candidato presidencial.

Nos quedan Maduro y Ortega empeñados en atacar verbalmente a nuestro país con la esperanza de congregar detrás de sus exabruptos a la opinión doméstica que se les volvió en contra. Y con el acompañamiento del coro de las cada vez más escasas voces nacionales que insisten en ponerse del lado de la gavilla.

La escalada de tono de Maduro, por la supuesta complicidad del país en el reciente y dudoso “atentado” contra su vida y la de Daniel Ortega, quien acusa a Colombia de intento de golpe de Estado en Nicaragua, buscan provocar y medir fuerzas con el gobierno del Presidente Duque.

No se puede subestimar a este par de mandatarios desesperados, que se ahogan.

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Fiesta del Libro y la Cultura de Medellín
Mundo Literario /

Lo más de la Fiesta del libro 2018  

película Somos Calentura
Mundo Fantástico /

Somos calentura: el baile como resistencia, una salida en el Pacífico

Orquesta de Graciela Bello
Palabra & Obra /

En lo de Laura

Obra de Miguel Ángel
Palabra & Obra /

La responsabilidad por el otro Ferdinand v. Schirach y el asunto penal

Poeta Pablo Neruda
Palabra & Obra /

Pablo Neruda, el gran poeta de la audacia y la originalidad

Artículos relacionados

País desbordado
Columnistas

País desbordado

Algo alerta, en escala creciente, sobre la posibilidad de una provocación armada.

Lo más leído

1
Más Deportes /

La Maratón fue una carrera de enseñanzas

La Maratón Medellín aún lamenta los episodios tristes con que terminó el evento el pasado domingo, pero...
2
Política /

Panorama político

En los municipios del área metropolitana del Valle de Aburrá siguen apareciendo candidatos a las...
3
Columnistas /

La Venezuela errante

Los venezolanos nos ponen a prueba porque desafían nuestra capacidad de responder ante la tragedia hecha...
4
Infraestructura /

A descongestionar y desatrasar al Área Metropolitana 

Tramo a tramo el director del Área Metropolitana del Valle de Aburrá, Eugenio Prieto Soto, explica como...
5
Columnistas /

Torpe y desesperada guerra del gobierno actual contra el narcotráfico

En la guerra contra el narcotráfico esta medida es inútil y responde más a criterios moralistas y...
6
Columnistas /

¿Orquesta sin batuta?

Estrategias, programas y planes perfilan y dan rumbo a un gobierno.