Esperemos lo peor

Autor: Sergio de la Torre Gómez
29 julio de 2018 - 12:09 AM

Con este vecino no cabe hacerse ilusiones, pues él , a paso lento pero firme, se encamina hacia el modelo soviético de Stalin

Varios años han corrido desde que se predice la caída de Maduro. Y nada que cae, pese a su abrumador desprestigio, de él y del régimen (probado en el hecho de no haber ganado, legítimamente y de verdad, ninguno de los comicios o referendos cumplidos bajo su mandato ), desprestigio sumado a una crisis económica que por su alucinante gravedad no tiene par en el mundo contemporáneo.

Lea también: Dudas y certezas

Suena macondiano, o mejor, raya en el absurdo, desafía la fantasía del más truculento cultor o creador de género literario así llamado, aquello de que la inflación venezolana alcanza el millón por ciento anual. No cabe en la cabeza de nadie, pues no parece obra de humanos corrientes sino de un taumaturgo cualquiera, o del mismísimo demonio, si de veras existiere. Ni la ciencia económica, ni la propia estadística concibe un fenómeno semejante, calamidad tan escabrosa que ni siquiera se dio (como erradamente creen algunos) en la dantesca Alemania de los años veinte, tras su derrota en la primera guerra y su debacle consiguiente, que vino a provocar, por reacción, a modo de revancha, la irrupción de un Hitler y de todo lo que representaba, que vengara tanta humillación, despojo e indemnizaciones a favor de los insaciables vencedores.
Cabe el parangón arriba esbozado, pues la devastación y el hambre sufridas hoy por Venezuela reviven en la memoria la Alemania de entonces. Nación rica y expansiva que pasó a ser el mendigo del viejo continente, con una inflación y una escasez igual de inmanejables, y la cual nación apenas sobrevivía con los mendrugos que le arrojaban sus arrogantes vecinos. Sólo que el gobierno venezolano, de su parte, se niega hoy a recibir la ayuda en especie que el mundo le ofrece para paliar algo la falta de comida y medicinas que la agobian, con un saldo de muertes cada vez mayor entre los niños y ancianos. Y ello mientras a manos llenas se le sigue regalando el petróleo a Cuba, al nicaragüense Ortega y en Bolivia al pasmarote de Evo , quien avergüenza los reductos indígenas de todo el subcontinente con su estulticia inocultable.
Ahora bien, con este vecino no cabe hacerse ilusiones, pues él , a paso lento pero firme, se encamina hacia el modelo soviético de Stalin, el mismo que Norcorea y Cuba copiaron hace alrededor de siete décadas. Soportado en el partido único omnipresente, que no desaparece ni siquiera cuando la economía deja de ser centralizada y emprende el regreso al capitalismo. Como en la China actual, donde cobra fuerza la economía de mercado pero el partido Comunista sigue al mando, ejerciendo su hegemonía absoluta, sin darle un respiro a la democracia y la libertad. O en Cuba, que ahora intenta una reforma constitucional que le abra paso a la libre empresa, en escala menor para empezar, pero sin tocar el dominio exclusivo del partido, al que, por comodidad y elemental higiene, no se le cambia siquiera el nombre en el nuevo texto proyectado.

Lea además: Contrastes y adaptaciones
Venezuela entonces se encamina hacia el estalinismo clásico, en manos de su intransigente camarilla. Basado en la represión , la mordaza y el miedo, y cuya vigencia no es ni será corta en el país donde logra implantarse. Y después del estalinismo ahora en ciernes, transcurridos no pocos años, acaso décadas, según lo dice la experiencia histórica, vendrá una tímida o audaz apertura económica, para ir regresando al mercado libre. Cómo opera dicho tránsito en lo político, a través del habitual, socorrido mecanismo que hemos denominado “el monolito”, intentaremos describirlo más adelante. 

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Fiesta del Libro y la Cultura de Medellín
Mundo Literario /

Lo más de la Fiesta del libro 2018  

película Somos Calentura
Mundo Fantástico /

Somos calentura: el baile como resistencia, una salida en el Pacífico

Orquesta de Graciela Bello
Palabra & Obra /

En lo de Laura

Obra de Miguel Ángel
Palabra & Obra /

La responsabilidad por el otro Ferdinand v. Schirach y el asunto penal

Poeta Pablo Neruda
Palabra & Obra /

Pablo Neruda, el gran poeta de la audacia y la originalidad

Artículos relacionados

Cambio de escenario
Columnistas

Cambio de escenario

El Eln pues, a no dudarlo, se sentiría mejor acompañado en esas latitudes que en Quito, donde ya no deben estar mirándolo con la indulgencia de ayer.

Lo más leído

1
Infraestructura /

A descongestionar y desatrasar al Área Metropolitana 

Tramo a tramo el director del Área Metropolitana del Valle de Aburrá, Eugenio Prieto Soto, explica como...
2
Salud /

La pastilla del día después bajará de precio: MinSalud

La píldora hace parte de una lista de más de 1.042 medicamentos que el Ministerio de Salud regula para...
3
Cazamentiras /

La falsa carta de despedida escrita por Gabo

Desde hace más de una década, usuarios en internet han difundo un texto bajo el nombre de Gabriel García...
4
Política /

Panorama político

En los municipios del área metropolitana del Valle de Aburrá siguen apareciendo candidatos a las...
5
Entretenimiento /

Medellín es protagonista en La reina del flow 

A partir de este martes 12 de junio, en la franja prime de Caracol TV, a las 9:00 p.m., la Caja mágica de...
6
Columnistas /

¿Glorieta, rompoi o romboi?

@ortografiajuanv explica las interrelaciones de culturas y la formación de nuevas palabras