Escribir es desnudar: Alexander Solzhenitsyn  

Autor: Joseph Hodara
20 noviembre de 2017 - 12:06 AM

Escribir fue su pasión secreta. Secreta y peligrosa en una sociedad que no admitía la desnuda crítica

En estos tiempos en los que Google reemplaza y disuelve a las bibliotecas, el WhatsApp toma el lugar de la palabra íntima y personal, y el Waze reemplaza a la memoria y torna superfluo cualquier mapa por innecesario, parece inútil –casi demente– aludir aquí a algún escritor y a las páginas que en algún momento, sobre algún tema, se le ocurrió diseñar.

Observación que – confieso – gravita en mí tiempo ha después de haberme encaprichado a comentar las travesías y los aciertos de múltiples personajes que se atrevieron a volcar en alguna página relatos y reflexiones.

 ¿Alguna razón lo justifica o excusa? ¿Por qué y para qué este alocado empeño? ¿Se trata en verdad de una vanidosa actitud que a muy pocos interesa?  ¿Y para qué y por qué continuar en una tarea que ya se antoja ingrata y estéril?  ¿Llegó el momento de renunciar?

Lea también: Solzhenistyn

Para encontrar alguna respuesta – o quizás personal consuelo – retorné a algunas páginas del ruso Alexander Solzhenitsyn, tal vez porque este personaje escribió y publicó batallando contra todo lo previsible: física y matemáticas fueron su temprana afición, no gozó de libertad alguna para atar frases voluntariamente, sufrió el Gulag casi veinte años, y durante un periodo igual conoció el destierro, aislado en una pequeña aldea norteamericana.

Se atrevió a escribir lo que muy pocos querían saber. Obras como Archipiélago Gulag, Un día en la vida de Iván Demisovich,y  El Pabellón del cáncer son testimonios de una terquedad que hoy, entre nosotros, se antoja incomprensible y ridícula: ¿Para qué escribir cuando la audiencia no quiere –aunque bien puede– leer?

Nació Alexander S. en 1918 cuando su padre polaco moría en el amanecer revolucionario de Rusia. Física y matemática le atrajeron como campos de estudio y reflexión; y gracias a ella acertará a sobrevivir en los campos de prisioneros. Escribir fue su pasión secreta. Secreta y peligrosa en una sociedad que no admitía la desnuda crítica. Pagó caro por ella. Bastaron algunas cartas enviadas pocos días antes de la caída de Berlín - cartas donde rebajaba las glorias que se obsequiaban a Stalin- para ser condenado al helado Gulag.

Puede interesarle sobre las incertidumbres de la lectura

El XX Congreso comunista que cuestionó la santidad inapelable del dictador que modeló a la moderna Rusia le concedió alguna libertad para difundir sus creaciones. Pero su Archipiélago resultó indigerible para los círculos políticos que apenas empezaban a probar algunas dosis de libertad. Fue expulsado en 1969 de la Unión Rusa de Escritores, y es probable que el Gulag le habría dado nuevamente una malvenida si un año después no se le hubiera concedido el Premio Nobel.

Pero su expulsión de Rusia no se demoró: desprovisto de pasaporte y nacionalidad, en 1974 se asiló en Estados Unidos. Allí vivirá veinte años cambiando el destinatario de sus protestas: ya no es el encierro sino la insulsa e insultante libertad capitalista que rebaja, por otros medios, la humana condición. Sin embargo, el público lector admira y se regocija con sus relatos; se eleva su figura a los niveles de un Tolstoi o un Dostoevsky. 

Y cuando Putin llega al poder le devuelven la ciudadanía y la posibilidad de un retorno. Y retorna para glorificar a una Rusia que acepta las bendiciones de la Iglesia ortodoxa sin renunciar a las aspiraciones expansionistas de los zares.

Conspirando contra los múltiples incidentes que aquejaron su vida y la salud, Alexander muere frisando los 90 años. Y como sus predecesores que hoy apenas gozan de alguna lectura, él fue y es testigo de un noble impulso revolucionario que se envenenó a mitad de camino.   

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Fiesta del Libro y la Cultura de Medellín
Mundo Literario /

Lo más de la Fiesta del libro 2018  

película Somos Calentura
Mundo Fantástico /

Somos calentura: el baile como resistencia, una salida en el Pacífico

Orquesta de Graciela Bello
Palabra & Obra /

En lo de Laura

Obra de Miguel Ángel
Palabra & Obra /

La responsabilidad por el otro Ferdinand v. Schirach y el asunto penal

Poeta Pablo Neruda
Palabra & Obra /

Pablo Neruda, el gran poeta de la audacia y la originalidad

Artículos relacionados

A los fanáticos ¡ salud! --Amós Oz
Columnistas

A los fanáticos ¡ salud! -- Amós Oz

Amos Oz resolvió una vez más, frisando los ochenta años, lanzar un yo acuso a políticos y políticas que, a su juicio, están llevando el país a un desastre de...

Lo más leído

1
Más Deportes /

La Maratón fue una carrera de enseñanzas

La Maratón Medellín aún lamenta los episodios tristes con que terminó el evento el pasado domingo, pero...
2
Política /

Panorama político

En los municipios del área metropolitana del Valle de Aburrá siguen apareciendo candidatos a las...
3
Columnistas /

La Venezuela errante

Los venezolanos nos ponen a prueba porque desafían nuestra capacidad de responder ante la tragedia hecha...
4
Columnistas /

Torpe y desesperada guerra del gobierno actual contra el narcotráfico

En la guerra contra el narcotráfico esta medida es inútil y responde más a criterios moralistas y...
5
Columnistas /

¿Orquesta sin batuta?

Estrategias, programas y planes perfilan y dan rumbo a un gobierno.
6
Infraestructura /

A descongestionar y desatrasar al Área Metropolitana 

Tramo a tramo el director del Área Metropolitana del Valle de Aburrá, Eugenio Prieto Soto, explica como...