En tiempos borrascosos, la moderación: Fajardo

Autor: Guillermo Maya Muñoz
21 mayo de 2018 - 12:07 AM

Tenemos que votar, en primera vuelta, por el candidato de nuestras preferencias, no por el candidato que supuestamente va a ganar.

 

No parece que haya un ganador absoluto en la primera vuelta de las elecciones presidenciales de mayo 27, aunque no se descartan sorpresas. Entre los posibles ganadores para la segunda vuelta se destacan tres posibilidades: Una final entre Duque versus Petro, y otra Duque versus Fajardo, aunque no se descarta la improbable de Duque versus Vargas ¿Quién puede predecir el futuro de los asuntos humanos como la economía y la política?

En este sentido, lo que no se sabe es cuánto de todo esto es pura especulación o se puedan proyectar en un escenario cambiante los resultados de las encuestas hacia el futuro 27. En la mayoría de los casos, las firmas encuestadoras trazan tendencias de opinión sobre un ganador para formar expectativas que se auto cumplen, como en el cuento de Gabo “Algo muy grave va a suceder en este pueblo”: Todos abandonan el pueblo porque algo muy grave iba a suceder, como efectivamente sucedió: El pueblo se quedó solo.

En este análisis cualitativo, al candidato del Partido Radical, que de radical no tiene nada, Germán Vargas, al parecer, no le prosperan sus perspectivas de llegar a la segunda vuelta. Aunque de pasar, lo haría sobre su maquinaria electoral, que todavía no se sabe qué capacidad de movilización política tiene. En este escenario, Vargas también le puede ganarle a Duque porque ya todos votarían contra Duque, como pasó el 15 de junio de 2014, en el duelo de Juan Manuel Santos y Oscar Iván Zuluaga cuando ninguno alcanzó la mayoría electoral en la primera vuelta. Salió ganando Santos.

En igual situación esta Fajardo. Si pasa la primera vuelta, también le puede ganarle a Duque por el mismo motivo que Vargas le puede ganar al candidato de Uribe: Todos se unen alrededor del opositor a Duque con tal de atajar a Uribe, quien todavía no ha podido llegar a la presidencia a través de sus candidatos, y el alejamiento del poder duele.

Lea también: Estructuras económicas determinan el atraso político

En el eventual caso de una final Duque-Petro, el escenario mas deseado por Uribe para polarizar las elecciones, lo más probable es que gane Duque, si las fuerzas de centro-izquierda (De La Calle-Fajardo) no se unen a Petro, debido mas al motivo de que gran parte de sus votantes se deslizarán hacia la derecha, que porque haya un impedimento insalvable de una alianza por arriba. Una unión con muchos obstáculos y un futuro oscuro para la democracia.

Por otro lado, ¿cuáles son las opciones para Humberto De La Calle? A De La Calle, el gran negociador, su partido lo dejó en veremos, pues el jefe de partido César Gaviria está más interesado en sus coqueteos con Duque, en quien ve la mejor opción futura para consolidar la candidatura presidencial de su delfín Simón, madurado a las carreras como los aguacates. Si Duque puede por qué no mi hijo, es la pregunta de Gaviria.

¿Por qué es importante derrotar a Duque? El problema central no es quién gana, sino quién tiene el control sobre el ganador. Uribe a través de Duque aspira a hacer trizas los acuerdos del gobierno con las Farc para poner en el cuarto de San Alejo las reformas mínimas a la propiedad agraria. Estas reformas buscan incentivar (los uribistas dicen obligar) a los propietarios terratenientes a explotar sus tierras. Incluso hasta un hombre de derechas como Hernán Echavarría Olózaga proponía un impuesto a la tierra para adecuarla a las necesidades del desarrollo capitalista (Véase: elmundo.com, Hernán Echavarría y el problema agrario en Colombia, Lunes , 24 de Octubre de 2016).

También, por otro lado, Uribe en la Presidencia del Senado y Duque en la Presidencia del ejecutivo pretenden reformar el sistema de justicia y reemplazar el actual por una sola corte, achicar el Congreso de la República y pasar de un sistema bicameral a una sola cámara, etc. Si gana Duque nos esperan muchas calamidades con una presidencia subrogada sin contrapesos, la tentación totalitaria.

¿Por qué la gente vota contra sus intereses? Esta es una paradoja, que solo tiene su explicación en la irracionalidad que también acompaña a los humanos, que no son completamente racionales en las decisiones económicas y políticas como alega en contra la economía de tablero. Los electores toman decisiones con información incompleta y motivados más por los sentimientos que por la razón, como el miedo, el resentimiento, los prejuicios racistas, sexistas, regionalistas, etc.

Vea: ¿Presidente? El escogido de Uribe

Un elector racional escogería su candidato después de hacer un análisis de cada programa en cuanto a contenido, empleo, educación, bienestar, programas sociales, etc. Un elector informado significa un elector educado, que no pueda ser cooptado por sus carencias materiales e ignorancia a votar por un candidato que no le conviene. Estas limitaciones materiales y espirituales explican la existencia del clientelismo y el caciquismo político que debería desaparecer de una nación próspera y educada. Pero, las elites prefieren un sistema educativo -que discrimine por la capacidad económica- y un sistema productivo excluyente con altas tasas de desempleo y altas tasa de desigualdad social que condene a la población necesitada a los programas asistencialistas del estado y al sistema clientelar partidista, en defensa a ultranza del statu quo. ¿Cómo podemos los colombianos llamarnos una nación en un sistema estratificado rígido y de poca movilidad social?

Por lo tanto, tenemos que votar, en primera vuelta, por el candidato de nuestras preferencias, no por el candidato que supuestamente va a ganar. Además, que si Fajardo le gana a Duque fácilmente en segunda vuelta, en mi caso, votaré por Fajardo que constituye la opción histórica por la moderación política que requiere Colombia en estos tiempos borrascosos.

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Juanes
Mundo Fantástico /

Juanes en una cita sin igual en Medellín junto a Miguel Bosé

Funcionamiento del PAE en Antioquia
Mundo Estudiantil /

El PAE inicia un nuevo camino

Salto del Tequendama
Ciclismo /

El Salto del Tequendama continuó la lucha de los escaladores

Somos calentura
Palabra & Obra /

Somos calentura: con el sinsabor de la supervivencia

Jorge Amado
Palabra & Obra /

Cacao, una novela social

Artículos relacionados

¿Fajardo presidente? Si
Columnistas

¿Fajardo presidente? Si

Los políticos de hoy no pueden ser menores a la grandeza que es necesaria para aclimatar la paz en Colombia

Lo más leído

1
Política /

No somos unos leprosos para aspirar a la alcaldía

Los concejales de Medellín, Fabio Rivera, Jesús A. Echeverri, Aura M. Arcila y Carlos Zuluaga fueron...
2
Columnistas /

Carta a los hijos ausentes

Hay que procesar, “digerir” las emociones para sobrevivir. Vivir no es fácil, y cada día es más...
3
Columnistas /

Situación de control en las S.A.S. unipersonales

Si bien el decreto tiene un fin válido, cual es lograr el registro de la situación de control de los...
4
Fútbol /

Técnicos colombianos le ganan el pulso a los extranjeros

Equipos no favoritos históricamente dominan el torneo Finalización, mientras los “grandes” luchan por...
5
Política /

Senador Iván Agudelo arma rancho aparte

Anda consiguiendo candidatos para afrontar la campaña territorial en Antioquia y Medellín. Ya se deja ver...
6
Cazamentiras /

La falsa carta de despedida escrita por Gabo

Desde hace más de una década, usuarios en internet han difundo un texto bajo el nombre de Gabriel García...