El estado del arte en el servicio de alumbrado público

Autor: Carlos Alberto Atehortúa Ríos
5 enero de 2018 - 12:10 AM

Se trata de un “servicio administrativo”, con características de monopolio, no sujeto a pago por sus beneficiarios, cuyo suministro le corresponde a los municipios

El servicio de alumbrado público históricamente no ha estado sujeto a un régimen jurídico legal especial, hasta la expedición de la ley 1819 salvo las disposiciones de las leyes 97 de 1913, 84 de 1915, el inciso 2º del artículo 130 de la ley 142, el artículo 29 de la ley 1150 y algunas normas especiales contenidas en el artículo 191 de la ley 1753, que fueron declaradas inexequibles por la Corte Constitucional, todo el régimen aplicable al servicio ha estado contenido en regulación de la Creg y en el Decreto Reglamentario 2424 de 2006.

La doctrina constitucional sobre el asunto se concentra básicamente en cuatro providencias, (i) la C-504 de 2002, que reconoció la vigencia y exequibilidad de la ley 97 del 13, que autorizó la creación del impuesto sobre el servicio de alumbrado público; (ii) la C-035-03 que declaró exequible la expresión: “Lo prescrito en este inciso se aplica a las facturas del servicio de energía eléctrica con destino al alumbrado público”, contenida en el inciso tercero del artículo 18 de la ley 689 de 2001; (iii) la C-736-08, que declaro exequible el artículo 29 de la Ley 1150, que fija condiciones especiales a los contratos de concesión de alumbrado públicos  y otorga unas competencias a la CREG y (iv) la sentencia C-272 de 2016, que declara inexequible los artículos de la ley 1753 que reglamentan la contribución especial y algunas condiciones de prestación del servicio.

Puede interesarle: Reformas en el régimen de alumbrado público

Pero a la vez la sentencia C-272-16, establece un conjunto de orientaciones constitucionales que fijan un nuevo norte para el servicio y que sin duda deben ser tenidas en cuenta por las autoridades nacionales al reglamentar la Ley 1819 y por la propia Corte cuando vuelva a referirse a esa materia; por su contenido e importancia esta sentencia deberá tenerse como referente cuando se decida hacer una reglamentación legal integral sobre la materia.

En la actualidad se trata de un “servicio administrativo”, con características de monopolio, no sujeto a pago por sus beneficiarios, cuyo suministro le corresponde a los municipios y estos podrán prestarlo directa o indirectamente, a través de empresas de servicios públicos domiciliarios u otros prestadores del servicio de alumbrado público [artículo 4º del Decreto 2424 de 2006]

Sin embargo, como una verdadera novedad la ley 1819 de 2016 en sus artículos 349 a 353 contiene un conjunto de medidas en relación con el impuesto de alumbrado público, que inciden en forma directa en la prestación del servicio, y en los términos del artículo 353 de esa ley, los concejos municipales, han debido adecuar el contenido de los acuerdos vigentes a sus mandatos, en un plazo que precluyó el pasado 29 de diciembre pasado, todo con sujeción a los reglamentos que expida el Gobierno Nacional.

Son varias las novedades introducidas por  la ley 1819, entre otras: (i) establece que el hecho generador del impuesto es el beneficio que se deriva del servicio; (ii) permite que los municipios en lugar el cobro del impuesto establezcan una sobretasa a la propiedad inmueble; (iii) somete a los municipios al reglamentar el impuesto  a unos criterios fijados por el Gobierno Nacional; (iv) fija una limite a la contribución asociada a los costos del servicio; (v) le asigna una destinación específica al impuesto, (vi)  establece una carga especial a las empresas al obligarlas a la prestación del servicio de facturación y cobro del impuesto en forma gratuita; y  (vii) establece un régimen de transición, que ya precluyó en el cual los municipios debieron adecuar sus acuerdos a la nueva legislación.

Vea además: Autonomía municipal en la prestación del alumbrado público

Ojalá las condiciones especiales que se han fijado para el cobro del servicio de alumbrado público no pongan en riesgo la prestación del servicio y la Corte Constitucional defina por vía de la doctrina constitucional la enorme confusión que se genera en la Ley expedida por el Congreso, o que el Gobierno Nacional dentro de los límites de la doctrina constitucional vigentes asuma la dirección en la prestación del servicio.

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

El coco 2 en Cine para todos
Cine /

Cine para Todos tendrá función en Medellín con El coco 2

Ilustración a propósito de la obra de Julio Verne
Palabra & Obra /

La curiosidad de Julio Verne (Pensando en el dónde y sus quehaceres)

Cometas de origen oriental
Palabra & Obra /

La estrella del navegante

Orus Cyber Punk
Música /

Concierto futurista en el Teatro Lido

Somos afro de Rubén Crespo
Artes Plásticas /

Rubén Crespo exhibe Somos afro

Lo más leído

1
Columnistas /

Por fin llegó un médico

Con el anterior ministro en realidad siempre se habló de poder financiero y de la sumisión de la cartera...
2
Justicia /

Víctimas buscarán justicia en las cortes internacionales

El asalto de la Corte Constitucional a la Constitución, el Congreso y los tratados internacionales será...
3
Columnistas /

¡Envidia!, ¡ignorancia!, rigen el universo

Era en la India. Imposible dormir, soñar, amanecer, ser una mujer libre de este siglo, considerando las...
4
Economía /

“Los gremios no somos casas ideológicas ni casas electorales”

Con esta frase, el presidente de Augura, Juan Camilo Restrepo Gómez, resumió la buena relación que tuvo...
5
Columnistas /

Pensando el gasto en la cartera de educación

El gobierno tiene la oportunidad de poner en práctica su lema de “gastar mejor antes que gastar más”,...
6
Cazamentiras /

La falsa carta de despedida escrita por Gabo

Desde hace más de una década, usuarios en internet han difundo un texto bajo el nombre de Gabriel García...