El afan de volver al poder

Autor: José E. Mosquera
3 diciembre de 2016 - 12:00 AM

La frase célebre“la ignorancia y el oscurantismo en todos los tiempos han producido rebaños de esclavos para las tiranías” de legendario revolucionario mexicano Emiliano Zapata. Le cae como anillo al dedo gran parte de la militancia del Centro Democrático, que carcomida por las secuelas del odio de la guerra, cabalga al ritmo de la sed de venganza y de las artimañas de una poderosa maquinaria de manipulación mediática del ex presidente Álvaro Uribe.

 

La frase célebre“la ignorancia y el oscurantismo en todos los tiempos han producido rebaños de esclavos para las tiranías” de legendario revolucionario mexicano Emiliano Zapata. Le cae como anillo al dedo gran parte de la militancia del Centro Democrático, que carcomida por las secuelas del odio de la guerra, cabalga al ritmo de la sed de venganza y de las artimañas de una poderosa maquinaria de manipulación mediática del ex presidente Álvaro Uribe.
Es asombroso la capacidad de manipulación que ha estructurado el senador Uribe, en su afan de volver al poder, antes de la votación del plebiscito su consigna fue que el Congreso de la República era el escenario natural para la refrendación del acuerdo de paz y no el plebiscito.
Fueron cascadas de críticas que esgrimió en contra del gobierno, entre tantas, considero que la inversión en el plebiscito era exagerada para un país con graves problemas económicos como Colombia. En aquella coyuntura Uribe, dijo que “el gobierno tenía afán de aprobar el plebiscito para gastar más, contraer más deuda, arriesgar la regla fiscal y la estabilidad de la economía”. Lo acusó de hacer un plebiscito “apoyado en los fusiles del terrorismo y la intimidación a los servidores públicos y a los civiles”.
Expuso que tenía argumentos sólidos para demostrar que el Acto Legislativo, mediante el cual se aprobó el plebiscito, violó la Constitución. De hecho, lo calificó de ilegítimo. Su argumento lo sustento que “no veía razón para que la Corte declarara inconstitucional la trampa, porque el gobierno sabe ajustar sus trampas a la ley (...). De manera que en aquel momento para el CD a pesar que la Corte declaró constitucional el plebiscito era ilegítimo. 
Calificaron al gobierno de tramposo y armaron una aceitada y poderosa estrategia de comunicación para engañar a los electores y deslegitimar los comicios con la difusión de los rumores que se cocinaba un monstruoso fraude electoral. Hasta el punto que faltando cuatro días para las elecciones, el excandidato presidencial, Óscar Iván Zuluaga, denunció que no había confiabilidad el sistema de la Registraduría para afrontar las votaciones”. 
Ganaron el plebiscito y cambiaron de postura. Los mecanismos que antes del plebiscito fueron calificado de dañinos para la democracia, actualmente son los más idóneos para consolidar la democracia y la participación popular. Ahora que el gobierno llevo el texto del nuevo acuerdo de paz al Congreso de la República para su refrendación, abogan por la celebración de un nuevo plebiscito y no les parece un método ni costoso, ni derrochador. Su desparpajo es tan grande que actualmente el Congreso de la República no es el escenario legítimo para la refrendación del nuevo acuerdo de paz. De allí que han enfilado baterías con una campaña para deslegitimarlo con la populista propuesta despalomada de su revocatoria.
Su estrategia es buscar mecanismos populistas y engañosos para dilatar y empantanar la implementación del nuevo acuerdo. Sus maniobras son tan evidente que han propuesto la recolección de firmas para realizar un plebiscito, mecanismo que para ser aprobado tiene que contar con las mayorías en el parlamento, donde no tiene la fuerza política decisoria para su aprobación. Sus objetivos son los de engañar y confundir a la opinión pública.
El ministro del interior, Juan Fernando Cristo, dijo que los sectores más radicales del No llegaron a la última reunión con propuestas diferentes a las que plantearon inicialmente, desconocieron los avances y al ver que ni siquiera reconocían los esfuerzos del gobierno y las Farc, “concluimos que a ellos ningún acuerdo les iba a gustas”. En conclusión: la mayoría de líderes del No con Uribe a la cabeza no le apostaron a avanzar en un proceso de entendimiento, sino hacer una oposición cerrada y sistemática al acuerdo de paz como estategía política para volver al poder.

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Fiesta del Libro y la Cultura de Medellín
Mundo Literario /

Lo más de la Fiesta del libro 2018  

película Somos Calentura
Mundo Fantástico /

Somos calentura: el baile como resistencia, una salida en el Pacífico

Orquesta de Graciela Bello
Palabra & Obra /

En lo de Laura

Obra de Miguel Ángel
Palabra & Obra /

La responsabilidad por el otro Ferdinand v. Schirach y el asunto penal

Poeta Pablo Neruda
Palabra & Obra /

Pablo Neruda, el gran poeta de la audacia y la originalidad

Lo más leído

1
Columnistas /

Lineamientos académicos

La mayúscula se ha convertido en la herramienta para representar la intensidad o volumen de la voz: lo...
2
Columnistas /

Plata local, no nacional

La solución a los problemas fiscales nacionales es local.
3
Entretenimiento /

Medellín es protagonista en La reina del flow 

A partir de este martes 12 de junio, en la franja prime de Caracol TV, a las 9:00 p.m., la Caja mágica de...
4
Columnistas /

¿La líder o la lideresa?

No creo que la gente se muera de mala ortografía, ni siquiera que indique brutalidad.
5
Columnistas /

Héroe silencioso

Me despedí de mi hermana con un simple adiós, en la seguridad de que no nos volveríamos a ver más.
6
Mundo Estudiantil /

Diálogo para no seguir padeciendo desfinanciación en la U. pública 

Los interlocutores en la crisis de la educación superior estatal del país coinciden en algo, urge el...