Domingo día de descanso

Autor: Laura Cecilia Bedoya Ángel
3 octubre de 2017 - 12:00 AM

Presentación del escritor de tangos Cátulo Castillo y de piezas memorables de su historia

Medellín

Bandoneón, hemos acostumbrado hacer paseos los domingos. Este de hoy al barrio Belgrano estuvo revestido de evocación y más ahora que nos marchamos. Pero, siento “una pena estrordinaria” (1) al saber que recorrimos el lugar en el cual murió José Hernández el autor de Martín Fierro, la obra por excelencia de la literatura argentina. Y como solemos cantar en estas caminadas, afloró la canción Caserón de tejas, de Cátulo Castillo y Sebastián Piana.

Con todo esto, se me puso en frente, aunque te parezca una locura, la relación que hay entre el nombre de Cátulo Castillo y el nombre Descanso Dominical. Pero eso, lo entenderás después, porque ahora voy a pasarte la letra de este inolvidable vals.

“¡Barrio de Belgrano!

¡Caserón de tejas!

¿Te acordás, hermana?

de las tibias noches

sobre la vereda?

¿Cuando un tren cercano

nos dejaba viejas,

raras añoranzas

bajo la templanza

suave del rosal?

 

¡Todo fue tan simple!

¡Claro como el cielo!

¡Bueno como el cuento

Que en las dulces siestas

Nos contó el abuelo!

Cuando en el pianito

de la sala oscura

sangraba la pura

ternura de un vals.(…)

 

¡Revivió!¡ Revivió!

En las voces dormidas del piano,

y al conjuro sutil de tu mano

el faldón del abuelo vendrá…

¡Llámalo! ¡Llámalo!

Viviremos el cuento lejano

que en aquel caserón de Belgrano

venciendo al arcano nos llama mamá…

 

¡Barrio de Belgrano!

¡Caserón de tejas!

¿Dónde está el aljibe,

dónde están tus patios,

dónde están tus rejas? (…)

Después de estos momentos de evocación, hablemos de Ovidio Cátulo, ese era su nombre, hubiera podido llevar otro muy singular por cierto: Descanso Dominical, pero el funcionario encargado del registro civil le dijo a su padre, José González Castillo, que se negaba a inscribirlo de esa manera, y unos amigos que lo acompañaban escogieron el nombre Ovidio Catulo- en honor al poeta iniciador de la elegía italiana- eso sí, el segundo nombre esdrújulo para que no se prestara a rimas.

Este impulso algo exótico, brotó de la promulgación de la ley en el año 1905, por la que se establecía el descanso en los días domingos para la clase trabajadora. José González Castillo, llevaba en la médula su inclinación anarquista.

¡Ay fuelle! tener encima toda la poesía y la entraña de Cátulo Castillo es algo serio porque implica decidirse a escoger palabras, temas y versos, pensando que pueden ser los mejores. Me quedan sonando estos versos de sus tangos: de El trompo azul: “la punta de su acero fue una estrella”, de El último café: “y entonces comprendí mi soledad sin para qué” y esta última que va dedicada a ti: “Lastima, bandoneón, / mi corazón/ tu ronca maldición maleva…”. Un corto pero profundo recorrido por la niñez, la soledad y las heridas que afloran al vivir.

Este poeta, letrista y director, le dio al tango una fecunda producción. Antes de la muerte del padre, trabajó en su compañía, y después, cuando ya no estaba, salió su faceta de poeta profundo.

Para resaltar de la dupla que hizo con su padre está el tango Organito de la tarde y claro, como José González Castillo era comediógrafo y dramaturgo, la letra de esta pieza es una verdadera tragedia que podría ser representada  y que seguro sacaría muchas lágrimas y exclamaciones.

No quisiera dejar pasar esta composición que hace un homenaje a la pampa, esa geografía que a veces nos parece que es una fantasía de los escritores y me refiero a El aguacero. Es una bella pintura hablada de ese paisaje rural con carretas, bueyes,  lluvia y el poético viento pampero.

También fue boxeador en la categoría de peso pluma y esto lo traigo al tema, para que veas, fuelle, lo complejo que puede ser un personaje, que a la vez que hace bellos versos, se entrena en un ejercicio rudo.

Muy amigo de Juan Domingo Perón, ocupó cargos públicos durante su mandato y defendía su gestión por las reivindicaciones sociales que prometía su gobierno, lo que le causó como a Discépolo enemistades y desengaños.

Más tarde en 1965, fue nombrado miembro de número de la Academia Porteña del Lunfardo. Ocupó el sillón que un día fuera de Alberto Vacarezza, de pronto el mejor representante del sainete.

Ha sido costumbre de los argentinos, poner apodos y diminutivos a sus amigos, y Susana Rinaldi, por ejemplo, le llamaba Catulín. Pues bien, este Catulín nació en 1906 y murió el 19 de octubre de 1975 a las 5.45 de la tarde, su mujer fue a despertarlo de la siesta y estaba muerto. Y entonces, sonó la letra de aquel tango que le compusiera Eladia Blázquez:

 

“Tu muerte fue una tarde muy cálida de octubre

acaso presentiste que sucediera así:

en plena primavera y cuando el sol se viste

de luz y mariposas y el aire de jazmín.

 

A vos que te gustaba, profundamente serio

desentrañar las cosas, llegaste a tu confín

y esa doliente tarde entraste en el misterio

para volver en tango, ¡mi viejo Catulín.!

  1. Primera estrofa de Martín Fierro: “Aquí me pongo a cantar/ Al compás de la vigüela, / Que el hombre que lo desvela/ Una pena estrordinaria, /Como la ave solitaria, /Con el cantar se consuela.”

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Fiesta del Libro y la Cultura de Medellín
Mundo Literario /

Lo más de la Fiesta del libro 2018  

película Somos Calentura
Mundo Fantástico /

Somos calentura: el baile como resistencia, una salida en el Pacífico

Orquesta de Graciela Bello
Palabra & Obra /

En lo de Laura

Obra de Miguel Ángel
Palabra & Obra /

La responsabilidad por el otro Ferdinand v. Schirach y el asunto penal

Poeta Pablo Neruda
Palabra & Obra /

Pablo Neruda, el gran poeta de la audacia y la originalidad

Lo más leído

1
Columnistas /

Lineamientos académicos

La mayúscula se ha convertido en la herramienta para representar la intensidad o volumen de la voz: lo...
2
Columnistas /

Plata local, no nacional

La solución a los problemas fiscales nacionales es local.
3
Entretenimiento /

Medellín es protagonista en La reina del flow 

A partir de este martes 12 de junio, en la franja prime de Caracol TV, a las 9:00 p.m., la Caja mágica de...
4
Columnistas /

¿La líder o la lideresa?

No creo que la gente se muera de mala ortografía, ni siquiera que indique brutalidad.
5
Columnistas /

Héroe silencioso

Me despedí de mi hermana con un simple adiós, en la seguridad de que no nos volveríamos a ver más.
6
Mundo Estudiantil /

Diálogo para no seguir padeciendo desfinanciación en la U. pública 

Los interlocutores en la crisis de la educación superior estatal del país coinciden en algo, urge el...