Dizque solución - Compensar favores

Autor: Alberto Maya Restrepo
23 abril de 2018 - 12:10 AM

Esa no es solución estilo Siglo XXI a semejante atropello a los votantes.

El Procurador ordenó a la Registraduría destruir los formularios E-11, esos en los que se anotaron, por separado, quienes el pasado 11 de marzo votaron por la consulta de la izquierda y quienes lo hicieron por la de la derecha. Esa no es solución estilo Siglo XXI a semejante atropello a los votantes y no es una solución a la trampa que tan disimuladamente hicieron porque el contenido de esos formularios E-11 hace rato pudieron haber sido pasados a memorias de computadores y copiados unas cuantas veces para repartirlos a interesados en tal golpe al ejercicio libre y secreto del voto. Otras consecuencias habrán de derivarse de esa acción fraudulenta ocurrida en el gobierno santista que ya no puede con su carga de mentiras, de verdades a medias, de incumplimientos y de “jugadas”.

Lea también: Expropiaciones -era secreto

***

Hace un tiempo muchos colombianos, familias enteras, resolvieron irse para Venezuela, pues las condiciones en Colombia no les ofrecían garantías para vivir. En general, hubo unos años en los que la emigración fue numerosa, pero después también salieron muchos otros, sobre todo, gracias a que los llegados allá fueron acogidos bien, en la mayoría de los casos, así que abrían campo y oportunidades para que parientes, amigos o vecinos emprendieran el viaje hacia el vecino país. Muchos de los llegados de aquí se volvieron ciudadanos venezolanos y hoy podrían contarse por millones los venezolanos con raíces colombianas.

Las condiciones de Venezuela, sobre todo las encontradas por aquellos primeros emigrantes, eran muy satisfactorias, había trabajo, se pagaba bien, había abundancia, en fin, se podía vivir en paz. En lo que va de este siglo las cosas han cambiado radicalmente y hoy es imposible la vida en ese país vecino, razón por la que muchos colombo-venezolanos resolvieron regresar tras años de haber estado echando raíces allá, induciendo a otros venezolanos a venir a Colombia, al punto que hoy no sabemos bien ni cuántos ni quiénes han ingresado al país.

Ese fenómeno de ingreso masivo de gentes de Venezuela hacia Colombia era fácil adivinarlo, pues el hambre, la falta de atención médica y de medicinas, la creciente pobreza extrema, la inseguridad, en fin, hacían prever una fuga enorme. Pero, pareciera, el gobierno colombiano no se preparó para ese evento y por eso hoy en algo lo vemos “tomando acción” tardía frente a un problema ya enorme y con signos de ir creciendo con el paso del tiempo, pues, además, ese éxodo de venezolanos forma parte del plan del gobierno Maduro.
En su momento los venezolanos tenían cómo atender la llegada de colombianos y, al final, hasta les fue provechosa esa mano de obra que llegaba con ganas de trabajar, de establecerse, de hacerse a una vida grata. En cambio, aquí la situación no es equiparable a aquella y por eso algunos de los entrados a Colombia lo han tomado como un tránsito hacia otros países del sur del continente porque aquí no hay trabajo, los servicios de salud están colapsados en las zonas de frontera, etc.

La Colombia de hoy no tiene cómo compensar adecuadamente los favores hechos a los colombianos que se fueron y que por años formaron sus familias y sus patrimonios en Venezuela. Ahora bien, lo peor es que podremos ver un deterioro de las condiciones sociales con tantos llegados porque, a falta de qué hacer, de cómo suplir lo que en su país no pueden tener, podría degenerar en desorden, en inestabilidad y, en fin, pasar de un asunto humanitario a otro de orden público.
Hay mucho venezolano aquí trabajando o buscando cómo validar títulos universitarios para poder ejercer sus profesiones. Lo que pasa, decía alguien, es la volatilidad que puede estar allí implícita, puesto que esas personas de todas maneras tienen su patria y seguramente muchos dejaron propiedades, casas, fincas, etc. y eso atrae, así que tan pronto en Venezuela caiga el régimen cruel seguramente muchos querrán regresar, dejando aquí un hueco. Por ellos, ojalá puedan retornar a lo suyo.

***

Germán Vargas Lleras y su fórmula vicepresidencial son el continuismo, son los de los afectos de Santos. Al decaído partido de la U solo le quedaba hacer un “acuerdo programático” para garantizarse el flujo de puestos y de mermelada y así adhirió a la campaña Vargas–Pinzón.

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Funcionamiento del PAE en Antioquia
Mundo Estudiantil /

El PAE inicia un nuevo camino

Salto del Tequendama
Ciclismo /

El Salto del Tequendama continuó la lucha de los escaladores

Somos calentura
Palabra & Obra /

Somos calentura: con el sinsabor de la supervivencia

Jorge Amado
Palabra & Obra /

Cacao, una novela social

La gira de Destruction
Palabra & Obra /

Destruction, viejaguardia del thrash metal

Artículos relacionados

Asunto serio
Columnistas

Asunto serio

No se ve que el Estado colombiano esté adelantando planes para encarar esa tremenda eventualidad.

Lo más leído

1
Política /

No somos unos leprosos para aspirar a la alcaldía

Los concejales de Medellín, Fabio Rivera, Jesús A. Echeverri, Aura M. Arcila y Carlos Zuluaga fueron...
2
Columnistas /

Situación de control en las S.A.S. unipersonales

Si bien el decreto tiene un fin válido, cual es lograr el registro de la situación de control de los...
3
Fútbol /

Técnicos colombianos le ganan el pulso a los extranjeros

Equipos no favoritos históricamente dominan el torneo Finalización, mientras los “grandes” luchan por...
4
Columnistas /

Carta a los hijos ausentes

Hay que procesar, “digerir” las emociones para sobrevivir. Vivir no es fácil, y cada día es más...
5
Política /

Senador Iván Agudelo arma rancho aparte

Anda consiguiendo candidatos para afrontar la campaña territorial en Antioquia y Medellín. Ya se deja ver...
6
Cazamentiras /

La falsa carta de despedida escrita por Gabo

Desde hace más de una década, usuarios en internet han difundo un texto bajo el nombre de Gabriel García...