Discrecionalidad en la fijación de la prima en colocación de acciones

Autor: Juan Esteban Sanín Gómez
12 mayo de 2018 - 12:09 AM

No debe existir ningún cuestionamiento por parte de las entidades de control respecto al valor de la prima en colocación de acciones que fije el órgano competente en el respectivo reglamento de colocación de las mismas.

La prima en colocación de acciones representa, según el artículo 84 del (aun parcialmente vigente) decreto 2649 de 1993, “el mayor valor cancelado sobre el valor nominal o sobre el costo de los aportes, el cual se debe contabilizar por separado dentro del patrimonio”. Si bien, para efectos fiscales, este concepto tuvo cambios considerables a raíz de la promulgación de la ley 1607 de 2012 (tales como que se considera parte integral del aporte y por ende sigue las reglas aplicables al capital), su contenido financiero y contable permanece incólume.

En el libro Injerencia recíproca societaria y tributaria (CETA, Segunda Edición, 2012, p. 102), el profesor Ignacio Sanín Bernal sostuvo que “no puede olvidarse que la prima no es un concepto meramente jurídico, sino más bien económico y financiero, puesto que, en el fondo, es un factor nivelatorio entre el asociado que está entrando a la compañía con posterioridad a la constitución de esta, teniendo que reconocer un “premium”, pues en muchos casos no resultaría equitativo que el asociado que pretenda vincularse tardíamente a una compañía exitosa aspire a cancelar las acciones o cuotas por su valor nominal, como si lo estuviera haciendo desde el momento mismo de la constitución. Quien llega tarde debe asumir un sobrecosto, del cual se benefician la sociedad y los asociados originarios”.

Lea también: Capitalización donde no se liberan acciones o cuotas sociales

Si bien existe claridad respecto del concepto (jurídico y financiero) de prima en colocación de acciones, es común que se cuestione por las autoridades de control hasta qué punto pueden las partes (emisor y aceptante de la oferta), en virtud de la autonomía de la voluntad, definir este valor, o cuestionar tales entidades de control cuál fue el parámetro o modelo financiero utilizado para hacerlo. Ello por cuanto, de acuerdo con la ley comercial (artículo 386-4 del Código de Comercio) la única orden imperativa respecto al valor de emisión de las acciones en un reglamento de colocación de acciones es que el mismo no puede ser inferior al valor nominal de éstas, salvo que la sociedad esté inmersa en un proceso de reorganización empresarial (ley 1116 de 2006, artículo 42).

Mediante Oficio 220-039068 del 13 de marzo de 2018, la Superintendencia de Sociedades aclaró este punto indicando que “el órgano social respectivo puede determinar libremente el precio al que serán ofrecidas las acciones, al aprobar el reglamento de colocación de acciones, con la única limitante establecida en el artículo 386 del Código de Comercio (…) en consecuencia, es claro que es el órgano social competente para aprobar el reglamento de colocación, el llamado a determinar discrecionalmente el precio al que serán ofrecidas las acciones, de tal suerte que si se fija un valor superior al nominal, ese mayor valor o diferencia respecto del cual no existe un límite legal, se considera prima en colocación de acciones”. Por “discrecionalidad” debemos entender, según la Real Academia de la Lengua Española, “(…) lo no sometido a regla, sino al criterio de una persona o autoridad”.

Además: La restitución de aportes y el reembolso total o parcial de acciones

En conclusión, según la posición institucional de la Superintendencia de Sociedades antes revisada es claro que, salvo el límite legal mínimo consagrado en la ley comercial, no debe existir ningún cuestionamiento por parte de las entidades de control respecto al valor de la prima en colocación de acciones que fije el órgano competente en el respectivo reglamento de colocación de las mismas, pues este se fija de forma discrecional, es decir, sometido única y exclusivamente al criterio del emisor.

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

La deducibilidad de las comisiones pagadas a los accionistas
Columnistas

La deducibilidad de las comisiones pagadas a los accionistas

Concluyó el Consejo de Estado que tales erogaciones correspondían más al pago de una utilidad o dividendo que al pago efectivo de una comisión o bonificación.

Lo más leído

1
Columnistas /

¿Dulcecito o dulcesito?

El elemento que agregamos al final de una palabra para cambiar su sentido se llama sufijo… Este sufijo...
2
Columnistas /

Ingeniería y ética profesional

La ética en la ingeniería empieza por establecer que la responsabilidad primaria del ingeniero es...
3
Palabra & Obra /

Aprendiz de brujo en Luciano de Samosata, Goethe, Dukas y Walt Disney

Recorrido por la historia del personaje Aprendiz de brujo en la literatura, la música y el cine.
4
Columnistas /

¿Glorieta, rompoi o romboi?

@ortografiajuanv explica las interrelaciones de culturas y la formación de nuevas palabras
5
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
6
Columnistas /

¿Migrar o emigrar? ¿E inmigrar qué?

Migrar, emigrar e inmigrar hablan de la misma realidad, pero no por ello son sinónimos. Las diferencias...