Descentralizar para globalizar y conectar

Autor: Carlos Mauricio Jaramillo Galvis
10 febrero de 2018 - 12:07 AM

Parag Khanna precisa que los países o regiones menos conectados tienden a ser menos predecibles y más volátiles

“El centralismo es una bestia que embrutece.

La descentralización es una lucha que no podemos perder

Luis Pérez Gutiérrez

Las obras que desarrolla en la actualidad el departamento de Antioquia (túnel del Toyo, rehabilitación del Ferrocarril de Antioquia, túnel de Oriente, Pescadero - HidroItuango, etc.) son una muestra fehaciente de la necesidad de que los pueblos o regiones dejen de depender de su respectiva capital como fórmula para alcanzar su riqueza, y de paso, acelerar su proceso de globalización y conectividad tanto desde lo local como desde lo internacional

En su libro Conectrografía, Parag Khanna enseña la importancia que ha tomado la globalización (a través de las conexiones) en las últimas décadas y muestra cómo los bancos chinos prestan importantes cifras en Latinoamérica para promover las exportaciones; bancos europeos que financian empresas para expandir la producción de maquinaria en Asia; empresas norteamericanas de software que desarrollan aplicaciones en Japón para los mercados asiáticos y un sin número ejemplos que hacen de la globalización un gran salto al futuro de muchos países o regiones.

¿Cuál es el elemento fundamental para medir la importancia de un país, una región o un Estado en un mundo que tiende cada vez más a la globalización? No es precisamente su ubicación geográfica o el tamaño de su población, pero sí lo es su grado de CONECTIVIDAD tanto física, como económica y digital. Por ejemplo, pensemos no más el tamaño de la población de países como la China e India. El primero representa el 10% de las importaciones mundiales, mientras que el segundo solo representa el 2.5%. China es el principal socio comercial de más de 100 países (supera a la USA), mientras que la India solo lo es de Nepal y Kenia. Los economistas más destacados del planeta señalan que un descenso del 1% del PIB en la China impacta brutalmente el precio del petróleo y lo arrastra hacia abajo hasta en un 10%.

Lea también: Túnel del Toyo marcará un hito en la historia de Colombia

Pero si la economía China descresta por su dinámica, la norteamericana nos demuestra de lo que está hecha. Los Estados Unidos cuentan con el sistema financiero mejor conectado del planeta pues es el responsable de cerca de la mitad de los activos financieros del mundo (cerca de 300 billones de dólares); posee el mayor mercado del Tesoro (12 billones de dólares); sus mercados de valores están valorados en la mitad del total mundial que es de aproximadamente 70 billones de dólares y, para rematar, posee el mercado de deuda corporativa más grande del mundo, y a la vez, domina la emisión de bonos corporativos en euros. ¿Imaginan por qué tanto éxito económico? Por su vasto poder de conectividad.

Ante lo señalado, Parag Khanna precisa que los países o regiones menos conectados tienden a ser menos predecibles y más volátiles. Un ejemplo de ello son países como Irán, Corea del Norte, Yemen, Níger, Afganistán y República Centroafricana que ocupan un lugar muy bajo en la conectividad, lo que los hace países muy proclives a la violencia, hecho que sugiere en avanzar rápidamente en formas más positivas de conectividad que permita una alta densidad de flujo de bienes, finanzas, personas y datos. Más conectividad significa más crecimiento y mayores flujos de bienes, servicios y capital a través de las fronteras.

Así las cosas, las obras de conectividad que se vienen desarrollando en el departamento acercará a Medellín a su principal aeropuerto a través de un túnel y, a su vez, aproximará ésta a las regiones más apartadas por medio del tren y vías bien desarrolladas; se generarán 2400 MW de energía para vender en el mercado entre muchas otras grandes obras, lo que es crear un sistema de conexiones que se verá traducido en un desarrollo rápido y eficiente del departamento, con sus flujos de bienes y servicios que generará una gran dinámica económica con muchas regiones del país y, por supuesto, con el mundo. La conectividad regional tiene otra gran ventaja: dejar de depender de un sistema centralista, devorador, paquidérmico y abusivo. Toda una bestia que embrutece.

Vea además: Estados fallidos

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

CIS Carepa
Salud /

Comfama abrió nuevo Centro Integral de Salud en Carepa

Clubes de ciencia
Ciencia /

Universidad CES acoge los futuros científicos del país

Mincomercio
Política /

Mincomercio espera un empalme organizado, transparente y objetivo

Viveristas colombianos
Sectores /

Sector viverista genera sustento a casi 250 mil familias en el país

Cuarta Brigada construye albergues en Valdivia
Territorio /

Ejército construirá tres nuevos albergues en Valdivia por Hidroituango

Artículos relacionados

Luis Pérez
Gobierno

“Tengo el corazón lleno de amor por Antioquia”

Luis Pérez Gutiérrez se declaró un enamorado de Antioquia, por eso aseguró que trabaja de lunes a domingo para consolidar la región como la más próspera de...

Lo más leído

1
Política /

Con Iván Duque el uribismo vuelve a la Presidencia de Colombia

La derecha colombiana derrotó con legitimidad a la izquierda y a los alternativos representados por...
2
Columnistas /

La austeridad llega a EPM

A esta situación se llegó por las decisiones equivocadas, que se tomaron para aligerar la entrada en...
3
Política /

"Elección de Duque era predecible": Fajardo

Al conocer los resultados de este domingo, Fajardo comentó que "hay que aprender a leer lo que está...
4
Política /

Reacciones a la victoria de Duque a la presidencia de Colombia

Mandatarios de países vecinos de Latinoamérica, políticos del país, el mismo opositor en segunda vuelta...
5
Cazamentiras /

Corpus Christi, el falso estreno que se hizo viral en redes

Una falsa cadena que llama a boicotear el estreno de la película Corpus Christi en Colombia circuló entre...
6
Política /

Un final esperado

Dos periodistas cubanos asisten por primera vez a una jornada electoral en Colombia. Desde las mesas de...