Democracias disfuncionales y el voto

Autor: David Roll Vélez
24 mayo de 2018 - 12:09 AM

Como en las familias disfuncionales, en las democracias disfuncionales, las mentiras se imponen a la verdad contra toda resistencia…

Las democracias no existen realmente, nos dijo Dahl en su libro Poliarquía, un clásico de la Ciencia Política, y las que conocemos como tales son realmente niveles intermedios entre un ideal imposible y las dictaduras. Es decir, todas tienen disfuncionalidades , y cuando superan algunas de ellas se poliarquizan, o sea que se democratizan un poco, y si retroceden se despoliarquizan o se hacen menos democráticas. El autor se quedó corto al hablar de este tema, porque redujo la disfuncionalidad, aunque él no usa esa palabra, a la libertad de votar y debatir, y a eso no se reducen los problemas democráticos. Sin embargo, acertó al insistir en que la libertad de expresión es un requisito básico, que en términos políticos él llama debate. Hay sistemas por lo tanto en los que se restringe la participación, como el Frente Nacional y otros en los que se puede votar por quien quieras, pero no opinar mucho. En sistemas tan fuertemente presidencialistas como el nuestro dependerá del presidente elegido en gran medida si nuestro sistema electoral se adecua para que estos dos derechos sean más efectivos, y por lo tanto la reforma política debiera ser el centro del debate, y no lo es.

Lea también: ¿Voto Racional?
Al ciudadano no le queda otra opción que adivinar, analizando la personalidad del candidato y su pasado, si tiene tendencia al autoritarismo o al debate, si será dialogante o impositivo y si parece una piñata llena de sorpresas o es predecible en sus decisiones y por lo tanto no generará ingobernabilidad. Hasta ahora los que menos intención del voto tienen son los más confiables en ese sentido. ¿Por qué? Quizá sea debido a que, como en las familias disfuncionales, en las democracias disfuncionales, las mentiras se imponen a la verdad contra toda resistencia. El problema es que, salvo la emigración definitiva, en las democracias no puede uno cortar con la familia disfuncional en que nació por azar e intentar fundar una nueva con menos errores, sino que hay que tragarse el marrón, como dicen los españoles, y tirar para adelante. Así pues, como no se vaya usted del país, le va a tocar aguantarse hasta su muerte a estos cincuenta millones de hermanitos tal como somos y a las autoridades establecidas por defectuosas que sean, per secula seculorum. Entonces: a votar bien

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Somos calentura
Palabra & Obra /

Somos calentura: con el sinsabor de la supervivencia

Jorge Amado
Palabra & Obra /

Cacao, una novela social

La gira de Destruction
Palabra & Obra /

Destruction, viejaguardia del thrash metal

Museo Casa de la Memoria Medellín
Urbanismo /

La Toma, una chica con historia

Fiesta del Libro y la Cultura de Medellín
Mundo Literario /

Lo más de la Fiesta del libro 2018  

Lo más leído

1
Política /

Senador Iván Agudelo arma rancho aparte

Anda consiguiendo candidatos para afrontar la campaña territorial en Antioquia y Medellín. Ya se deja ver...
2
Política /

Panorama político

El contraste a la cosecha de divorcios políticos que se presentó en las últimas semanas en Antioquia, lo...
3
Política /

Un huracán pasó por la Asamblea

Pese a los estragos que causó el ciclón la vieja coalición resistió el impacto. El diputado liberal de...
4
Cazamentiras /

La falsa carta de despedida escrita por Gabo

Desde hace más de una década, usuarios en internet han difundo un texto bajo el nombre de Gabriel García...
5
Columnistas /

Intervención militar en Venezuela

Todos, muy correctos, quieren evitar la fuerza, y al final los colombianos podemos ser los más...
6
Urbanismo /

La Toma, una chica con historia

Crónica con fábricas muertas, el puente de “Brooklyn” y la quebrada Santa Elena.